28 de Nov de 2021

Nacional

Benedicto XVI pone fin a ocho años de papado

PANAMÁ. Pasaron 598 años para que llegara nuevamente una fecha como esta: que el máximo pontífice de la Iglesia católica —Benedicto XVI ...

PANAMÁ. Pasaron 598 años para que llegara nuevamente una fecha como esta: que el máximo pontífice de la Iglesia católica —Benedicto XVI en este caso— renunciara en plenas libertades a su cargo.

El día de hoy, a las 8:00 p.m. local de la ciudad del Vaticano —2:00 p.m. en Panamá— y el momento en que la jornada de los pontífices generalmente culmina, Benedicto XVI pasará a ser reconocido oficialmente como ‘papa emérito’.

En ese momento, Joseph Aloisius Ratzinger se retirará sin ceremonia especial de la máxima sede en la Plaza de San Pedro en un helicóptero para recluirse en Castelgandolfo, la residencia veraniega de los papas, ubicada a 30 km de Roma, con el fin de alejarse de la agitación del cónclave que elegirá a su sucesor (ver recuadro), en donde permanecerá durante dos meses, antes de instalarse en un monasterio dentro del Vaticano.

A su vez, Ratzinger empezará a despojarse de los símbolos exclusivos que lo acreditaban como el papa de la Iglesia católica. Dejará de usar los zapatos rojos —que evocan la sangre de los mártires— y calzará unos marrón rojizo hechos a mano que le regalaron artesanos de León, México, durante su pasada visita. En tanto, el anillo del Pescador, de oro macizo, símbolo del sello pontifical, en el cual está grabado su nombre en latín, será destruido por el cardenal camarlengo. Su vestido ahora será la sotana blanca, color que podrá seguir llevando una vez se haga efectiva su renuncia.

ÚLTIMAS HORAS PAPALES

Pero antes de todo esto, durante esta mañana, en el palacio pontifical, el cardenal decano Angelo Sodano hará un pequeño discurso de despedida y todos los cardenales podrán decir adiós al papa.

Por la tarde, en el patio San Damaso, en el corazón del Vaticano, le saludará un destacamento de la Guardia Suiza, el cuerpo militar encargado de la seguridad del Vaticano.

Ya situado en Castelgandolfo, el papa saludará desde el balcón a los fieles, en la que será su última aparición como jefe de la Iglesia.

A las ocho en punto locales, un pequeño destacamento de la Guardia Suiza cerrará la puerta y pondrá fin a su servicio de vigilancia exclusi va del papa, pero la gendarmería continuará velando por la seguridad de ‘su santidad, papa emérito’.

Ese mantenimiento de la dignidad pontificia una vez que Ratzinger abandone el ministerio Petrino será una auténtica innovación, han asegurado algunos expertos.

Ya un día después de su renuncia, el viernes, Sodano invitará a los cardenales electores (115 por el momento) a las congregaciones previas al cónclave, reu niones previas en las que los cardenales comienzan a definir el perfil del nuevo papa y que podrían empezar el lunes 4 de marzo.

Y así culmina el proceso de cese de funciones de Benedicto XVI, que iniciaron ayer en la Plaza de San Pedro en donde dio su última audiencia pública dirigida a más de 150 mil presentes. En ella, reconoció que la Iglesia vive ‘pese a aguas agitadas’ y que está seguro de que ‘Dios no dejará que la Iglesia se hunda’.