Temas Especiales

14 de Apr de 2021

Nacional

Anuncian cierre en puente Pacora

PANAMÁ. En solidaridad con sus hermanos ngäbes —en vigilia permanente desde hace 16 días en la comunidad de Viguí, provincia de Chiriquí...

PANAMÁ. En solidaridad con sus hermanos ngäbes —en vigilia permanente desde hace 16 días en la comunidad de Viguí, provincia de Chiriquí— el movimiento indígena del área este de la provincia de Panamá anunció ayer que cerrarán la vía

Interamericana a la altura del puente de Pacora desde las 6:00 p.m.

En conferencia de prensa, Kevin Sánchez, presidente de la Coordinadora Ngäbe-Buglé en esa región del país, lamentó que ni el gobierno ni ninguna de las partes de la mesa del diálogo haya tenido la voluntad para establecer la fecha del peritaje independiente en el proyecto hidroeléctrico Barro Blanco.

DENUNCIAN REPRESIÓN

El dirigente Sánchez repudió la violación de los derechos humanos de la que fueron objeto los ngäbes que ‘resultaron detenidos y golpeados el pasado sábado en el campamento ubicado en Cerro Venado’.

Sobre esta detención, Ricardo Miranda, del Movimiento 10 de Abril, explicó que la aprehensión de los cuatro detenidos se dio en área comarcal, por lo que las autoridades policiales violaron la autonomía de esta región del país.

Miranda aseguró que las unidades policiales continuamente ‘amenazan y amedrentan’ a pesar de que ellos no han obstaculizado la carretera Interamericana. Además, mostró fotografías de las personas que estuvieron detenidas y que, tras ser liberadas, aseguraron haber sido golpeadas con toletes, como el caso de Dorinda Acosta, de 60 años de edad (ver fotografía).

LA VERSIÓN DE LA POLICÍA

Pero ayer el comisionado de la Zona Policial de Chiriquí, Luis Navarro, aseguró en esa región del país que los indígenas detenidos nunca fueron agredidos por los agentes policiales.

Los ngäbes también cuestionaron el ‘poco interés’ y el ‘silencio’ que tanto las autoridades del gobierno como de la Iglesia le han prestado a la solicitud de agilización del peritaje independiente del proyecto Barro Blanco.

Entre las irregularidades mencionaron que inicialmente el estudio de impacto ambiental que aprobó la Autoridad Nacional del Ambiente a la empresa Genisa era para la construcción de una hidroeléctrica con capacidad de 19 MW, pero en la actualidad se construye otro proyecto que tendrá una capacidad de 28.58 MW, el que —aseguran— ‘es un tercio más grande que el proyecto original’.

Desde el punto de vista de los indígenas, existen sobradas razones para que el proyecto hidroeléctrico sea suspendido, por lo que esperarán hasta este jueves la decisión que se tome en la sede de la ONU.

Por su parte, Jorge González, de la Unidad de Lucha Integral del Pueblo, manifestó que esta agrupación respaldará las próximas acciones que decida la dirigencia indígena frente a lo que describen como el ‘ataque sistemático del gobierno en contra de las comunidades’.

En solidaridad se expresarán los representantes del Movimiento Juvenil Popular de la Facultad de Derecho de la Universidad de Panamá, quienes no descartaron que en la semana cierren la vía Transístmica, en la ciudad capital.