Temas Especiales

12 de Apr de 2021

Nacional

El anhelo del regreso de un sistema del que nadie gustaba

PANAMÁ. ‘Los diablos rojos se van, pero llegará el día en que los van extrañar’, advertía Esteban Rodríguez en diciembre de 2011. Quizás...

PANAMÁ. ‘Los diablos rojos se van, pero llegará el día en que los van extrañar’, advertía Esteban Rodríguez en diciembre de 2011. Quizás en ese momento el dirigente de la Cámara Nacional del Transporte no imaginaba cuán proféticas serían sus palabras.

Apenas ha transcurrido una semana de la salida de los estridentes buses de los que todo el mundo se quejaba y hoy día muchos claman por su regreso.

Como si se tratara de cadáveres amontonados en una fosa común, los ‘diablos rojos’ yacen hoy en un terreno en el camino a Veracruz en espera de ser ‘chatarreados’ o ‘exorcizados’, como dijo una vez el entonces ministro de la Presidencia Jimmy Papdimitriu.

No ha faltado quien comentara que muchos de estos vehículos —los que están en mejores condiciones— han sido traspasados a políticos de los partidos oficialistas o donados a planteles de regiones apartadas del interior del país.

Mientras, Iván Posada y Miguel Cardona, representantes de la empresa Mi Bus, defienden los cambios que ha presentado este proyecto puesto en marcha hace dos años y medio.

Argumentan que se está en un proceso de transformación del transporte y que no se compara con el que había antes.

‘Tenemos autobuses que fueron diseñados y construidos para el transporte masivo y que es utilizado en varios países del mundo’.

También alegan que la cantidad de accidentes de tránsito ha disminuido ‘drásticamente’, pero esta versión es todo lo contrario de lo que piensan los usuarios, que son quienes deben esperar hasta por más de una hora y luego pelearse a puños con otros para abordar alguno de los pocos metrobuses que llegan al rescate a las paradas donde deben esperar a la intemperie por un transporte que los traslade a su destino.

POLÍTICOS OPINAN

Mientras los ‘gladiadores’ aseguran que la oposición se está aprovechando de la situación para atacar al gobierno, el candidato presidencial del PRD, Juan Carlos Navarro, dijo ayer que le preocupa lo que están viviendo los panameños de la capital con el trasporte.

Según Navarro, el problema ha sido ocasionado por falta de planificación del actual gobierno. También mencionó que si bien las unidades del metrobús son mejores que los ‘diablos rojos’, no se trata de reemplazar uno por otro, sino que hay que planificar mejor la distribución de rutas, la circulación de los nuevos buses y el sistema de pago.

La máxima autoridad de la República, Ricardo Martinelli, aunque ha estado fuera del país, vía Twitter ha ofrecido disculpas dos veces excusando a Mi Bus, ‘el metrobús ha tenido unos leves, contratiempos, que todos ustedes saben y estoy seguro que va a mejorar el servicio’, dijo.

Pero ninguna de estos mensajes ha aliviado las largas filas, molestias y el desconcierto que ha ocasionado este cambio que prometía comodidad a los panameños, a los que de nada les sirve madrugar como un intento por llegar más temprano.

¿Por qué sacaron los ‘diablos rojos’? ¿Dónde quedó lo cómodo, seguro y confiable? que ofrecieron, son preguntas que invaden la mente del panameño en estos momentos que no vislumbra la luz al final del túnel y ve cómo lo que le prometieron sería la solución a uno de sus principales problemas sigue siendo su principal calvario.