Temas Especiales

17 de May de 2022

Nacional

Parquizar parques, la alternativa al tranque

PANAMÁ. Que la ciudad es un caos es una sentencia que los panameños sueltan a diario. Cansados del tranque, hartos de los viajes de dos ...

PANAMÁ. Que la ciudad es un caos es una sentencia que los panameños sueltan a diario. Cansados del tranque, hartos de los viajes de dos horas para pocos kilómetros, mareados por las vueltas que hay que dar para lograr estacionar el carro. Aquí -¡hola Perogrullo!- faltan estacionamientos.

¿Cómo se puede resolver esa necesidad? ¿Cuál sería la medida más inteligente para solucionar el problema? ¿Cómo borrar de la panorámica urbana esos carros parqueados en aceras, sin importar que sean amarillas, que bloquean entradas y salidas de otros vehículos y el andar de los peatones? En la Alcaldía tuvieron una idea: aniquilar cuatro parques para estacionamientos soterrados. ¿Cómo? ¿No es que en la ciudad también hacen falta más espacios públicos? Sí. De todas maneras, el casi centenario Parque Porras, el Harry Strunz, el Urracá, y el Francisco Arias Paredes serán reformados y rediseñados por una empresa privada —o varias—.

Algunas de las contrariedades de esta idea saltan a la vista. Otras no. Especialistas la definen como un ‘parquicidio’ y llaman la atención porque se está construyendo en la ciudad una política para el automóvil. Y si se entrega la ciudad a los carros, luego deberá recuperarse para los peatones.

Hay más: para concretar la medida, desde fines de 2012 se postergaron varias veces las fechas de licitaciones. En la última, que se concretó en febrero, las dos con chance fueron creadas pocos días antes del llamado y los titulares o responsables son los mismos.

LICITACIÓN DUDOSA

Desde el último trimestre de 2012, varias veces se han postergado las fechas de cierre de las licitaciones públicas o incluso declarado desiertas. Las razones que señala el portal web de la Alcaldía es que ‘el monto para desarrollar el proyecto es bastante elevado’.

El pasado 21 de febrero finalmente llegaron propuestas y se abrieron los sobres de las empresas interesadas en crear estas soluciones en el Salón de Reuniones del Departamento de Compras. De las 22 firmas que en alg ún momento habían manifestado su interés en participar, solo dos entregaron sus propuestas para la licitación pública por mejor valor y con evaluación separada para el estudio, diseño, construcción, equipamiento, mantenimiento, operación y financiamiento de cuatro áreas de estacionamientos subterráneos en el distrito de Panamá, por un período de 20 años consecutivos bajo la modalidad de ‘‘llave en mano’’.

Ambas mostraron interés en intervenir en tres de los cuatro parques nombrados. El Urracá es el que se salva de la intervención. Solo por el momento.

Al otro día de la presentación, se conocieron los nombres de las empresas interesadas: Estacionamientos Unidos S.A. y Plaza Parking S.A. Allí saltaron a la luz unos detalles que llaman la atención. Primero, ambas empresas fueron registradas el 24 de enero de este año. O sea que se crearon 29 días antes que cerraran la licitación en la alcaldía. Segundo, los dignatarios de ambas corren a cargo de las mismas tres personas: Iván Bernal, presidente; Antonio Álvaro López, tesorero y Antonella Della Valle, tesorera. Son dos firmas distintas con el mismo plantel de mando.

LOS OTROS PROBLEMAS

Además de las inconsistencias de las dos empresas privadas, larga es la lista de los problemas que sugieren las propuestas de la comuna que lidera Roxana Méndez. Distan algo de esa frase que se repite en varios de los comunicados de su comuna: ‘Brindar soluciones es una de las metas principales de esta administración, para que todos los ciudadanos tengan más espacios de estacionamientos, poder despejar las avenidas, mejorar la circulación vial y las aceras con un nuevo modelo que favorecerá la vialidad del peatón que está teniendo muchas dificultades en la actualidad’.

Azael Barrera, que es doctor en física egresado de la Colorado State University de Estados Unidos y que fue presidente de la Asociación de Vecinos de Clayton entre 2008 y 2009, aparte de involucrarse frecuentemente en temas de urbanismo en la capital, es el responsable de varios estudios realizados alrededor del tema de los estacionamientos. Él ha señalado categóricamente que lo que propone la alcaldía mayor con los espacios abiertos arbolados es un ‘parquicidio’.

En una exclusiva para La Estrella, Barrera dejó claro que el problema de los estacionamientos en Panamá es ‘de una falta absoluta de planificación’. Él considera que en la Alcaldía ‘existe una desidia al querer ordenar la ciudad en manos de la empresa privada’.

‘Lo que parece ser es que se toma el camino más fácil: ‘tomemos lo que es del municipio, lo que es propiedad del Estado y licitémoslo’; lo único que tiene así el municipio son los parques’, establece el también catedrático de física y astronomía.

En los últimos meses, Barrera ha establecido diversos contactos con los miembros del Consejo Municipal, a fin de hacerlos entender la problemática que representa hacer estacionamientos soterrados en los parques públicos. Aparte, presentó un informe detallado a Javier Ortega, presidente del Consejo Municipal, de todos los riesgos en la empresa que planea la alcaldía.

En ese estudio, Barrera hace hincapié en los casos anteriores que existieron en capitales de primer mundo como Madrid, París, Los Ángeles y Chicago, varias décadas atrás. Espacios repletos de verdor, sombras y caminerías que quedaron aplanadas, llenas de cemento, adoquines, algunos arbustos y grandes estructuras arquitectónicas, pese a las promesas de sus alcaldes para complacer a grupos ambientalistas que abogaban por más espacios dignos de esparcimiento y protección natural del sol.

En todos ellos, y agrega que ‘en otras capitales más’, siempre se ha construido a cielo abierto con excepción del estacionamiento de la Casa de la Ópera en Sidney -que asegura que es el estacionamiento soterrado más caro del mundo por la forma subterránea en que se construyó-.

Es por eso que los árboles de larga data y gran tamaño que se encuentran en todos estos parques serán removidos para no volver más, asegura. En tal caso que estos fuesen reinsertados, deberían contar con unos 15 metros bajo tierra, suficiente para que se sostengan, para que se nutran.

‘Mi posición en este tema’, reitera el entendido, ‘es porque todos los proyectos nunca terminan siendo lo que prometieron en un principio’.

EL VALOR AMBIENTAL

En cuanto a los riesgos ambientales, aparte del que supone desplazar a los árboles, Barrera estima que estos estacionamientos tienen una sola vía de escape de gases tóxicos y partículas de diésel que darán a la superficie y afectarán directamente a las personas que estén en estos parques, en especial, los niños.

Aparte de esto, el catedrático destaca en un blog especializado que administra (bosquesurbanospanama.wordpress.com) el valor económico que tienen los parques urbanos. Asegura que los parques arbolados producen ‘ahorros significativos’ en materia económica ya que ‘frenan los costos asociados con los servicios públicos’, entre otros tantos beneficios como la limpieza que ofrecen al aire con la reducción de la huella de carbono.

EL TEMA DE UBICACIÓN

Los fallos del proyecto continúan. Barrera afirma que la ubicación de estos espacios tampoco parece ser la más idónea. Alrededor del Parque Porras y el Francisco Arias Paredes se encuentran, en su mayoría, oficinas públicas y dice que ‘entonces tendrás carros propiedad del Estado que le pagan a un concesionario privado por el uso de un parqueo que era planeado como público’.

Aparte, Barrera señala que estos posibles futuros estacionamientos no tendrían correlación directa con las estaciones de la Línea 1 del Metro, lo que para el arquitecto y planificador Álvaro Uribe, es un punto esencial ya que, según él, ‘el sistema del transporte colectivo se debe mezclar idóneamente con la forma en que vamos a encerrar los carros’.

Uribe, que también es profesor de arquitectura de la Universidad de Panamá, se suma al grupo de los que piensan que ‘se está edificando en la capital una política para el automóvil’ y opina que las grandes ciudades deben implementar una sistema de transporte colectivo que no obedezca a las clases económicas, sino que incluya a todas las personas.

También pide velar por que ‘no se perturbe la superficie de los parques’: ‘Cuidado que si le damos la ciudad a los automóviles, porque deberá luego recuperarse para los peatones; hay que tratar de buscar soluciones creativas’, exhorta Uribe.

ALTERNATIVAS POSIBLES

Por su parte, Azael Barrera señala que entre las opciones factibles estarían la de crear una legislación que obligue a los próximos edificios públicos y privados que se construyan que destinen una parte de sus estacionamientos para el uso público. ‘Eso le conviene a los propietarios, porque el cobro del servicio va para el mantenimiento del mismo’, apuntó. Aparte, dijo que hay varias áreas en la capital que el Estado tiene y ‘que no sabemos qué se está haciendo con ellas’.

Entre los espacios ociosos a sugerir de Barrera se encuentran un terreno que tiene el Hospital Nacional en donde existe un lote que, a su consideración, tiene años sin usarse.

Sin embargo, sus esfuerzos por abrir el diálogo se pierden en la comuna capitalina. Barrera señala que ha establecido contactos con diversos concejales, tras lo cual algunos le han confesado que se sienten ‘engañados’.

Aparte, ya es de dominio público que a Javier Ortega, a cargo del Consejo Municipal, donde principalmente se examinan las ejecuciones de Roxana Méndez, lo único que exige es que el proceso de licitación sea ‘transparente y que se adjudique la licitación a la mejor propuesta’.

Tras varios intentos en busca de obtener una respuesta por parte de las autoridades en la Alcaldía, de su primera figura o de algún especialista involucrado, el único que dio palabra fue su vocero, José Herrera, quien aseguró que ‘la alcaldesa -Roxana Méndez- ha sido clara en este aspecto: estos proyectos son para remozar los parques’.