Temas Especiales

25 de May de 2022

Nacional

Analizan mezcla de medicamentos

PANAMÁ. Las autoridades de Salud apuntan a que las muertes de los ocho bebés ocurridas en la Sala de Neonatología del Complejo de la Caj...

PANAMÁ. Las autoridades de Salud apuntan a que las muertes de los ocho bebés ocurridas en la Sala de Neonatología del Complejo de la Caja de Seguro Social pudieron haber ocurrido por reacciones al combinarse medicamentos.

Es una posibilidad que aún no descartan los análisis que se realizan para comprobar si las reacciones entre medicamentos causaron consecuencias adversas en los pequeñitos que fallecieron en la semana del 12 al 17 de junio en el Complejo.

Según el ministro de Salud, Javier Díaz, se realizan pruebas intercalando medicamentos para dar con la respuesta, y para ello se utilizan dosis iguales o similares a las que había en la nutrición parenteral suministrada a los neonatos prematuros que murieron.

‘De lo que se tiene sospecha es que hubo interacción medicamentosa, eso no tiene que ver con algún error humano. Cuando un medicamento reacciona con otro medicamento puede producir una interacción medicamentosa que produce una reacción anafiláctica o puede producir un colapso cardiovascular, eso es lo que debe determinar la investigación’, dijo Díaz.

DENOMINADOR COMÚN

Informes recabados por los padres que participaron en la reunión con el Dr. Gustavo Santamaría, subdirector de Auditoría de Servicios Médicos del Complejo, coinciden en que los bebés empezaron con dificultades respiratorias y que a los cinco sobrevivientes les encontraron rastros de alcohol bencílico en la orina, sin detallar concentraciones.

Los ocho bebés fallecidos presentaron hemorragias y fueron alimentados a través de una sonda o catéter central que suministraba la solución parenteral entre cuyos ingredientes estaban presentes dos clases de heparina sódica que contiene alcohol bencílico.

Lo único distinto o nuevo en la solución fue el ‘Nirpid’, una emulsión de grasa que forma parte de los ingredientes nutritivos, y que las autoridades buscan determinar si contenía o no alcohol bencílico o su interacción con el resto de los ingredientes.

Este medicamento de uso regular en la nutrición parenteral se basa —según la información farmacológica— en aceite de soja, lecitina de huevo, glicerol, oleato de sodio y agua.

Pero entre las precauciones se advierte que no debe administrarse en pacientes con acidosis metabólica, (uno de los síntomas presentados en los neonatos fallecidos), disfunción hepática severa, enfermedad pulmonar, sepsis, anemia o desórdenes de la coagulación sanguínea, entre otras complicaciones.

También se conoció que una de las reacciones de los médicos en Neonatología de la CSS ante las complicaciones presentadas en los bebés fue administrar un bloqueador de heparina y plaquetas; sin embargo, a pesar de los esfuerzos algunos bebés no respondieron al tratamiento y murieron.

En reiteradas ocasiones las autoridades han manifestado que el mismo personal que labora en Neonatología desde hace más una década —sin que se haya presentado una crisis similar— lo hizo en esta ocasión.

EFECTOS DEL MEDICAMENTO

Bibliografía médica consultada indica que el efecto anticoagulante de la heparina o la presencia del preservante pudieran tener relación con los síntomas de los bebés fallecidos. Casos similares se registraron en hospitales norteamericanos en la década de los ochenta.

El riesgo de toxicidad al alcohol bencílico, por lo tanto, depende de la cantidad recibida en el neonato y su capacidad de desintoxicación hepática u otros factores que se presentan en los recién nacidos que los hace más susceptibles a este riesgo, según la bibliografía médica.

¿Pudo haber influido este componente, Nirpid, en la recuperación o desmejoramiento de los bebés? Solo los análisis científicos podrán determinarlo.

Pero aun así es necesario preguntarse en primera instancia ¿qué causó hemorragia a estos bebés? ¿Qué concentración de alcohol bencílico había en la orina de los sobrevivientes?