Temas Especiales

19 de Apr de 2021

Nacional

Bebé afectada es dada de alta

PANAMÁ. Milagros Nazareth Moreno Atencio ya está en casa. Tal vez no haya un sentido más literal que abarque su nombre después de lo viv...

PANAMÁ. Milagros Nazareth Moreno Atencio ya está en casa. Tal vez no haya un sentido más literal que abarque su nombre después de lo vivido. Después de permanecer tres meses y una semana en el hospital, ayer finalmente los doctores le dieron salida. La bebita es una de tres sobrevivientes afectadas en aquel episodio de la sala de Neonatología de la Caja de Seguro Social, cuando 13 neonatos resultaron afectados y nueve murieron por una intoxicación aguda con alcohol bencílico que pudo haber sido producida por una sobreheparinización, según reveló en informe forense.

Milagros, no obstante, se lleva consigo una válvula ventrículo peritonial que va desde su cabecita hasta el estómago para drenar el líquido como consecuencia de la hemorragia que produjo presuntamente la heparina. Un motivo para enfatizar los cuidados.

‘Ahora inicia la lucha de nosotros porque ella tiene que atenderse con el cirujano, con el gastroenterólogo que le observará el hígado por las afectaciones del medicamento; debe atenderse con el neurólogo, con el fisioterapéuta, también debe recibir un tratamiento de broncodisplacia para sus pulmones, y también con la oftalmóloga para dar seguimiento por si tuvo algún daño colateral por las lámparitas de la incubadora’, manifestó Salomón Moreno, el padre de Milagros.

Moreno contó que la parte más delicada ahora es la del hígado, principal órgano afectado por el acohol bencílico. Por tanto, ‘el doctor le va a dar un tratamiento para su regeneración por las afectaciones’. Sin embargo, los padres no están seguros de las consecuencias que tendrá su hija con el tiempo a raíz de este incidente.

En esta segunda fase de restablecimiento, la familia, que reside en Santiago, deberá viajar a Panamá cada mes para dar seguimiento al tratamiento de la bebé con los especialistas mencionados. En casa tendrá que atenderse en la policlínica y acudir a terapia tres veces por semana, mientras los padres están pendientes de realizarle otras terapias tres veces al día.

Salomón Moreno y Cenaida Atencio, padres de Milagros, agradecieron a Dios primero por haberle dejado a la niña con vida, pero también quisieron enviar un agradecimiento a las enfermeras y médicos de la Sala de Neonatología que atendieron a la niña y velaron por su recuperación.

A pesar de los males, los padres manifiestan que han recibido mucho apoyo moral de familiares, amigos, conocidos y desconocidos que desinteresadamente les ayudaron con los gastos económicos para sobrellevar la situación, pues las secuelas que también les ha golpeado el bolsillo. Ambos dan gracias a los medios de comunicación, ya que ‘sin ellos no hubiéramos podido lograr esto’, dice Salomón. Tampoco se olvidan de las personas que les brindaron hospedaje y les dieron la mano cuando venían a ver la bebé.

Cenaida dio a luz un 3 de junio, y su bebita evolucionaba favorablemente hasta que tuvo dos sangrados, que según la versión de los padres le provocaron una hidrocefalia.

Más tarde se enteraron por boca de los funcionarios del Ministerio Público que su hija estaba en el grupo de bebés afectados por aquel suceso del 11 de junio en la CSS. Desde esa fecha, los padres han tenido que viajar a Panamá para acompañar a su hijita y cuidar de ella; una larga travesía que esperan se acorte conforme evolucione Milagros.