Temas Especiales

02 de Mar de 2021

Nacional

Los niños que dejaron el trabajo

LA CHORRERA. A Merlina, de 13 años, le gustaba quedarse en casa ayudando a su madre a tejer gorros de lana en vez de ir a la escuela.

LA CHORRERA. A Merlina, de 13 años, le gustaba quedarse en casa ayudando a su madre a tejer gorros de lana en vez de ir a la escuela.

La niña dice que con la venta de los artículos apoyaba en la adquisición de dinero para tener el sustento diario, porque en su vivienda residen 14 personas.

Ella cursaba el V grado en la Escuela de Valle del Sol, en Arraiján, pero le era más atractivo quedarse tejiendo hasta cinco gorros al día, lo cual hacía hasta altas horas de la noche, a pesar del llamado de atención que le realizaba Edilsio, su padre, por no acudir a la escuela y quien tenía toda la razón, porque al final ella perdió el año escolar.

Hoy Merlina cursa el sexto grado y ha dejado a un lado el trabajo para ir a la escuela, pues fue beneficiada con el programa de Acción Directa Gubernamental contra el Trabajo Infantil, que lleva a cabo el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel).

Al igual que ella, unos 115 jóvenes residentes en Panamá Oeste, que se dedicaban a trabajar, han sido becados con un beneficio de $420 anuales, con lo cual se les retira de la calle para que se dediquen a estudiar, así lo informó Rosa Carrasco, jefa de la Dirección Contra el Trabajo Infantil y Protección de la Persona Adolescente trabajadora (Diretippat) del Mitradel.

Carrasco dijo que esta semana se hizo entrega de uno de los pagos a 52 niños que se dedicaban a trabajos como venta de estampitas en la calle, a la agricultura, laboraban en lavaautos que son lugares donde están completamente mojados y manejan maquinarias que funciona con electricidad, además de ser un ambiente donde hay adultos.

‘Son niños que provienen de diferentes corregimientos de La Chorrera, e incluso de los otros distritos de Panamá Oeste, quienes reciben el pago de $105 cuatro veces al año cada tres meses, incluyendo el tiempo de vacaciones, con lo cual se contribuye a la erradicación del trabajo infantil’, dijo la funcionaria.

Afirmó que la población más difícil para llevar a cabo el trabajo de erradicación es la adolescente de 15 a 17 años, porque manifiestan que $105 no les resuelve, pues cuando están en la calles pueden adquirir $100 por semana, lo que involucra realizar un trabajo fuerte en la autoestima, además se les apoya incluyendo a la familia en la Red de Oportunidades y si hay abuelos también son incorporados al programa 100 a los 70.

TRABAJO ABARCADOR

La funcionaria dijo que hace un tiempo se decía que en Panamá había 90 mil niños trabajadores, hoy la cifra ha bajado y existen 50 mil 420 niños, no es algo que reconforta pero síi nos hace sentir un poco alegre porque ha bajado algo.

Informó que a nivel nacional se están haciendo recorridos en los vertederos porque hay casos de niños pepenadores, pero existe el problema de que hay vertederos privados donde no se puede acabar con esta práctica, a pesar de que se asiste constantemente.

Dijo que hace escasas semanas acudieron a un vertedero cerca de Cerro Patacón, donde se pudo retirar a ocho niños, quienes alegaron que era la primera vez que realizaban este trabajo, pero se sabe que no es cierto.

Lo mismo se hizo en el vertedero ubicado en Playa Chiquita, La Chorrera, donde solo se pudo ubicar a un niño, el cual dijo no tener dónde residir pues habían muchos conflictos entre sus padres.