Temas Especiales

29 de Mar de 2020

Nacional

Proceso podría ser invalidado

PANAMÁ. Uno de los dos policías responsables del Informe de Novedad sobre 60 estudiantes del Instituto Nacional capturados durante los i...

PANAMÁ. Uno de los dos policías responsables del Informe de Novedad sobre 60 estudiantes del Instituto Nacional capturados durante los incidentes en el centro educativo el 7 de octubre pasado admitió que no fue él quien los detuvo, sino que lo mandaron a firmarlo.

Esto podría invalidar el proceso en contra de los institutores, ya que en el artículo 2042-A de la Ley 15, que dicta medidas para la agilización de la instrucción sumarial en los procesos penales ordinarios y en los especiales de responsabilidad penal de adolescentes, se estipula que los ‘informes y formatos deberán estar debidamente firmados por el agente o los agentes policiales que participaron en la aprehensión en flagrancia’.

Es decir, aquellas unidades que hayan participado directamente en la captura son las que están habilitadas para responsabilizarse del documento.

LA CONFESIÓN

César Berrugate, teniente encargado de la Policía de Niñez y Adolescencia del Área Oeste, compareció ante el director regional de Educación, Federico Castro, el 30 de octubre, y confesó: ‘No aprehendí a nadie, el informe lo firmé yo porque me dijeron que tenía que firmarlo, yo no puedo agarrar a todos esos muchachos yo solo’; sin embargo, no especificó de quién fue dicha orden.

Además, Berrugate admitió que no puede señalar con exactitud de quiénes eran las máscaras, antifaces, piedras, palos y otros objetos que se señalan como evidencia en el informe. Según el teniente, se hizo ‘una cadena de evidencia’ con todo lo que hallaron en los predios del Instituto Nacional al momento de arrestar a los alumnos.

La declaración del teniente fue requerida por Daniel Ramírez Lasso, abogado defensor de los estudiantes Manuel Saavedra, Joseph Sthill, Franklin Herrera, Jhonny Guerrero, Raúl Del Río, Juan Castañeda, Ángel Morán y César Samudio.

EL INCIDENTE

El 7 de octubre pasado, agentes de la Policía Nacional ingresaron al Instituto Nacional, por primera vez en su historia, para reprimir una protesta estudiantil que exigía la renuncia de la ministra de Educación, Lucy Molinar, y rechazaba la presencia policial en el plantel.

Los agentes entraron en el instituto y aprehendieron a 60 alumnos que, presuntamente, lanzaban piedras y vandalizaban el centro educativo y sus inmediaciones.