Temas Especiales

02 de Apr de 2020

Nacional

Panamá, su identidad nacional

La lucha por el bien común, por ver a nuestra patria libre y soberana ante la crisis y el poder autoritario que sometió en distintas déc...

La lucha por el bien común, por ver a nuestra patria libre y soberana ante la crisis y el poder autoritario que sometió en distintas décadas a nuestro pueblo, se caracterizó por quienes lucharon arriesgando la familia, la libertad, la vida, llevando y defendiendo la Bandera Nacional hasta el final, derramando sangre por nuestra patria, por su pueblo, por la justicia y la libertad en Panamá, a todos esos panameños héroes de nuestra historia, les dedico este artículo.

Todos nacemos con una identidad que nos distingue de otros ciudadanos del mundo. Somos panameños, porque nacimos en esta tierra bendita y en este mes de Noviembre, en que celebramos 110 años como nación libre y soberana, me siento, más que nunca, orgulloso de ser panameño.

Y es que este sentimiento patriótico que invade todo mis ser lo sienten muchos panameños y es algo muy especial. Yo empecé a sentir amor por mi patria al conocer desde muy pequeño la historia de Panamá, a través de los relatos de mis abuelos y de mis padres.

Por estas referencias, me di cuenta de que mis antecesores tuvieron mucho que ver con la historia de mi país, eso me llena de mucho orgullo y, a la vez, fortalece mis anhelos de servirle a mi patria en algún momento de mi vida con los valores, ejemplos y principios que mi familia me ha inculcado y que sabré venerar a lo largo de toda mi existencia.

Esta herencia axiológica, que tan dignamente conservaré como un gran tesoro, deriva de la figura egregia de mi tío tatarabuelo Demetrio H. Brid, quien fue uno de los precursores de la gesta separatista del 3 de Noviembre de 1903 y primer presidente de facto de Panamá.

La historia es rica y llena de curiosidades, que a veces nos dan la sensación de querer haberla vivido como muchos lo hicieron. Pero las lecciones de patriotismo son enseñanzas que le quedan a las generaciones presentes y futuras, a las que le ha de tocar aprender de la historia, porque la historia es un presagio del futuro y ayuda a no caer en los errores del pasado, para construir un buen futuro, tomando como ejemplo las buenas acciones de los estadistas.

De nuestra historia patria quiero destacar el 9 de Enero de 1964, como una fecha de gran trascendencia y significación para nuestra nación, que se encuentra estampada en lo más profundo del corazón de todo patriota panameño. Los jóvenes del Instituto Nacional, salieron de sus aulas de clases para realizar una marcha pacífica, con la finalidad de exigir la soberanía de un país dentro de su territorio, de alzar nuestra Bandera Nacional en la exzona del Canal, esto trajo como consecuencia enfrentamientos entre panameños y norteamericanos, con resultados fatales de heridos, muertos y la ruptura de las relaciones con EE. UU.

Mi tío abuelo, el Dr. Carlos Iván Zúñiga Guardia (QEPD), en su escrito ‘El 9 de Enero, gloria de la patria vieja’, publicado en el diario La Prensa, el 7 de enero de 2006, dice: ‘El empeño plausible de los estudiantes del Instituto Nacional de izar la bandera panameña en los pedestales escolares zoneítas constituyó un acto de reafirmación territorial y soberana largamente acariciado.’.

El entregar la vida por la patria que te vio nacer, es una lección de amor por el país y por su futuro libre y soberano, como el que hoy en día tenemos, por eso es importante recordar el 9 de Enero rindiéndole un tributo a los mártires que perdieron la vida defendiendo la soberanía de nuestra Patria.

En este sentido, siendo diputado, el Dr. Carlos Iván Zúñiga Guardia, en la Asamblea Nacional, presentó un proyecto de ley en 1964, en donde declara el 9 de Enero día de duelo nacional, el cual fue acogido por unanimidad por todos los diputados que integraban la Asamblea de esa época.

Cuatro años después de ocurrido este suceso, se abre otra página más en la historia republicana de nuestro país, el 11 de octubre de 1968, comienza una de las épocas más oscuras de la historia patria, la dictadura militar, que interrumpió la vida democrática y constitucional, acabando así con la vida de muchos panameños.

Fueron veintiún años de una dictadura militar, como muy bien lo ilustra el informe de la Comisión de la Verdad, elaborado el 18 de abril del año 2002, creada la misma para ilustrar a las futuras generaciones de panameños sobre los momentos trágicos que vivió la democracia panameña, donde se violaron las garantías constitucionales y los derechos humanos.

Muchos ilustres panameños lucharon por la democracia que hoy tenemos. Quiero en esta oportunidad referirme especialmente al Dr. Carlos Iván Zúñiga Guardia, un hombre con valor y sentimiento patriótico, que debe ser un ejemplo para nuestras generaciones, quien simbolizó la lucha contra la dictadura con la consigna de los pañuelos blancos, como emblema de la resistencia pacífica de nuestro pueblo contra toda forma de autocracia.

El Dr. Carlos Iván Zúñiga Guardia, fue un predicador de valores en todos los ámbitos, por tal razón, en virtud de sus grandes dotes patrióticas y nacionalistas, probadas a lo largo de su ejemplar trayectoria pública y profesional, se honró su memoria declarando, mediante Ley No. 17 del 21 de abril de 2010, ‘DÍA DEL PATRIOTA’ el 14 de Noviembre, fecha en que se conmemora su partida de este mundo terrenal, como fecha emblemática para honrar a todos los patriotas panameños, especialmente a mi tío, que con su valentía y amor a la patria luchó día a día por un Panamá Libre, Soberano y Democrático.

Al declarar el 14 de Noviembre ‘DÍA DEL PATRIOTA’, el Estado panameño, le rinde homenaje a todas esas personas que rindieron honor a la Patria, dejando un legado maravilloso en este país tan querido, ‘puente del mundo y corazón del universo’.

Creo firmemente que es importante educar a nuestra sociedad sobre este día y que en los colegios se conmemore la fecha resaltando figuras ilustres de panameños con distintas actividades, tales como concursos de oratoria, dramatizaciones, ensayos y escritos, a fin de inculcar en nuestro niños y jóvenes el patriotismo y el amor por nuestro país, con el claro objetivo de forjar ciudadanos orgullosos de servir a la patria.

Me gustaría a través de este artículo sembrar levaduras espirituales en el corazón de cada uno de los estudiantes panameños, para hacer crecer, aún más, ese patriotismo que nos legaron insignes panameños como el Dr. Carlos Iván Zúñiga Guardia, a quien jamás debemos olvidar.

Panamá, su identidad nacional.

ESTUDIANTE DE LA FACULTAD DE DERECHO DE LA USMA.