Temas Especiales

06 de Apr de 2020

Nacional

VIH / Sida, el temor en Panamá

El VIH / Sida en Panamá requiere no solo un foco de atención, sino muchos. Se ha trabajado sobre campañas de prevención, educación y re...

El VIH / Sida en Panamá requiere no solo un foco de atención, sino muchos. Se ha trabajado sobre campañas de prevención, educación y responsabilidad social.

También hay políticas de salud llevadas por el ITS Sida del Ministerio de Salud, sin embargo en el tema de abastecimiento de medicamentos y las terapias para lograr las terapias aún dependen de mucha ayuda tanto del gobierno como de la cooperación internacional.

Según Onusida Panamá, el grupo etáreo más afectado y/o diagnosticado en fase sida es el de 25-44 años de edad (60% de los casos reportados), donde se ubica el segmento de la población que se encuentra en edad reproductiva y que es económicamente activa.

Los datos señalan que el 67,0% adquirió el sida a través de la vía sexual, si bien este dato podría ser superior, ya que el 28,7% se reportó como "no especificado". Se conoce que, de éste 67,0% de casos en fase Sida, el 50,7% se auto-identificó como heterosexual, el 12.4% como homosexual y el 3.8% como bisexual.

En la relación hombre-mujer se registra 3 casos sida en hombres por cada mujer infectada. La transmisión materno-infantil representa el 3.0% del total de casos reportados.

En la República de Panamá los casos de sida y VIH son analizados separadamente donde encontramos casos de VIH que no han desarrollado enfermedad oportunista en 6 261 personas, siendo 3691 en hombres y 2670 en mujeres, para una relación de hombre mujer de 1.4 hombres para cada mujer infectada.

Mañana, en el Día Mundial de la Lucha contra el Sida La Estrella te presenta el reportaje “Pandemia en Panamá, el miedo invadió el Istmo”, en la que refleja la realidad del país ante esta enfermedad que cobra miles de vida y que no mira rostros.

Datos oficiales de la organización indican que Panamá se caracteriza por tener una epidemia concentrada en los grandes conglomerados urbanos, pero se le observa una dinámica expansiva hacia las áreas rurales.

Así mismo, los datos apuntan hacia una concentración de la epidemia en grupos específicos de trabajadores/as sexuales, hombres que tienen sexo con hombres y población transgénero.

No obstante, en los últimos años se han enfocado estrategias de intervención en materia de prevención hacia otros grupos prioritarios específicos como lo son: la población indígena, las personas privadas de libertad, jóvenes en riesgo social, personas con VIH y personal uniformado.

La epidemia se perfiló en rápido crecimiento desde 1994 y, actualmente, se concentra en Panamá Centro, Colón, San Miguelito, Panamá Oeste, además de las Comarcas de Guna Yala y Ngabe Buglé. Para el año 2011, según el último ejercicio de estimaciones del país, se estimó la prevalencia en 0,77% en la población de 15 a 49 años.