12 de Ago de 2022

Nacional

Viajaré a donde sea para exigir responsabilidad a empresas: Martinelli

Una vez finalizado el último discurso del presidente de la república, Ricardo Martinelli, el mandatario fue cuestionado por los periodi...

Una vez finalizado el último discurso del presidente de la república, Ricardo Martinelli, el mandatario fue cuestionado por los periodistas sobre la incertidumbre que se genera entorno al contrato del Consorcio Grupos Unidos por el Canal (GUPC) y la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) para el proyecto de ampliación del canal que debe ser entregado para el primer semestre de 2015.

Martinelli fue enérgico y dijo que se reunirá con los ministros y autoridades de la ACP para tratar el tema del contrato y exigió responsabilidad moral para las empresas que llevan a cabo el proyecto de ampliación así como a las autoridades.

El mandatario aseguró que viajará a la "conchinchina" (a dónde sea) para pedir respuestas y responsabilidades porque las obras de la ampliación tienen que continuar. En este megaproyecto participa la empresa española Sacyr Valle Hermoso, quien libera el contrato, junto a la empresa italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la panameña Cusa.

Sacyr ocultó sus problemas con el Canal de Panamá Al respecto, el diario El País de España informó que que Sacyr ocultó a la Comisión Nacional de Mercado de Valores (CNMV) este mes sus problemas con el Canal de Panamá.

La amenaza de Sacyr de suspender las obras de ampliación del Canal de Panamá por los elevados sobrecostes del proyecto, que alcanzan el 50% del importe total del contrato con 1.200 millones de euros, dejan en el aire uno de los proyectos emblemáticos del sector español en el extranjero.

Sin embargo, también han revelado los intentos de la constructora por ocultar a los reguladores de España la situación real de los trabajos y las dificultades por las que atravesaban su relación con las autoridades panameñas.

Así, hace menos de un mes, Sacyr aseguró a la CNMV que la ACP iba a aceptar sus reclamaciones para afrontar parte de los sobrecostes cuando esta última ya había rechazado esta opción.

Sacyr explica en un comunicado fechado el 23 de diciembre de 2013 que se imputó como ingresos las reclamaciones por 665 millones de dólares (487 millones de euros) que había interpuesto ante la ACP el consorcio que ejecuta las obras y del que la española controla el 48%.

El argumento es que "se estimaba probable que el cliente aceptará las reclamaciones registradas", según afirma la constructora en un documento que responde a un requerimiento de información realizado desde la CNMV a sus cuentas de 2012.

En el texto añade, además, que "el importe de las mismas ha sido valorado con suficiente fiabilidad por un experto independiente".

Sin embargo, pese al optimismo de Sacyr en cuanto a la postura de la ACP y los sobrecostes, los responsables de la infraestructura ya habían rechazado las peticiones de la española.

Según señala la institución en sus Estados Financieros Auditados, "la reclamación referente a las mezclas de concreto [hormigón] y agregados fue denegada por la ACP”, afirma en el documento antes de recordar que el consorcio participado por Sacyr había presentado el 30 de septiembre la solicitud ante la Junta de Resolución de Conflictos (conocida por sus siglas en inglés como DAB).

Se espera que, tras una audiencia programada para enero, este organismo emita sus conclusiones en el primer trimestre.

En el comunicado, firmado por José Carlos Otero, director general de Administración y Operaciones de Sacyr, el grupo también aborda las preguntas de la CNMV sobre la marcha de las obras del tercer juego de esclusas del canal.

En este apartado, la empresa española afirma que las obras "se están ejecutando dentro de los plazos establecidos". Asimismo, añade que la sociedad Grupos Unidos por el Canal no afronta penalización ninguna por eventuales retrasos.

No obstante, la ACP informaba al cierre del tercer trimestre que el propio consorcio había actualizado la fecha de finalización para marzo del mismo año aunque el contrato aún mantenía como día tope el 21 de octubre de 2014.