Temas Especiales

02 de Mar de 2021

Nacional

Conflicto de Sacyr con el Canal genera preocupación a sus clientes

La felicitación por la llegada del nuevo año se la daba el Grupo Unidos por el Canal (GUPC), liderado por la empresa Sacyr Vallehermoso...

La felicitación por la llegada del nuevo año se la daba el Grupo Unidos por el Canal (GUPC), liderado por la empresa Sacyr Vallehermoso a la Autoridad del Canal de Panamá con una carta en mano donde le anunciaba de un preaviso de 21 días para pagar 1.600 millones en conceptos de sobrecostos, de lo contrario paralizaban la obra.

Inmediatamente las consecuencias para la empresa se empezaban a sentir, en primer lugar las acciones en las bolsas de valores empezaban a caer y segundo sus potenciales nuevos clientes verían con recelo que iba a suceder con la ampliación del Canal de Panamá.

Sacyr tiene planeado quedarse con algunos contratos viales en Colombia, país donde no regresa desde 2007, luego que el Gobierno declarara la caducidad de un contrato firmado en 1997.

En Colombia, Sacyr tuvo que retirarse de dos proyectos: el del Magdalena Medio, adjudicado en 1997, para la construcción de la vía Tobiagrande–Puerto Salgar, que actualmente se construye bajo el nombre de la Ruta del Sol, entre Bogotá y Santa Marta, por licencias ambientales y una presunta adjudicación irregular de la Vía para la Prosperidad, en el departamento del Magdalena.

El otro proyecto fue el de la rehabilitación de la línea férrea del Pacífico, el cual le fue adjudicado en 1998, al ser la única empresa que se presentó, ya que las otras seis firmas interesadas desistieron finalmente al considerar insuficientes los fondos del gobierno.

Para realizar los aeropuertos de Barranquilla, Neiva, Popayán y Armenia no fue preseleccionada la empresa española.

América no es el único continente donde han tenido problema, en su propia tierra la empresa ha tenido inconvenientes, por ejemplo en Sevilla (España), en el 2010, la constructora fue acusada por el Gobierno de la ciudad de incumplir en tiempo y presupuesto la remodelación de la plaza de la Encarnación.

Según la denuncia, Sacyr “llevaba más de dos años y medio de retraso y, con independencia de cuál sea su coste global, supondrá para las ya maltrechas arcas públicas municipales un quebranto de más de 50 millones de euros, el doble de lo que hace solo cinco años se prometió”, reportaba un diario de la ciudad.

Ese mismo año, en la región de Asturias, una constructora de la cual es socia Sacyr solicitó 58 millones de euros más para la culminación de las obras de un hospital, el cual tendría un costo final de 317 millones de euros.

El día de hoy inician las negociaciones entre el consorcio Grupo Unidos por el Canal (GUPC) y la Autoridad del Canal de Panamá para tratar de llegar a un acuerdo sobre la exigencia de 1.600 millones que exige GUPC en concepto de sobrecostos. El administrador de la Autoridad del Canal de Panamá, Jorge Quijano, confirmó que la institución podría inyectar fondos a GUPC debido a los problemas económicos que enfrenta el consorcio y que amenazan la continuidad de construcción del tercer juego de esclusas.