Temas Especiales

02 de Mar de 2021

Nacional

La beca universitaria que nunca se materializó

PANAMÁ. ‘Las palabras se las lleva el viento’. El conocido adagio encaja en unas declaraciones que dio el lunes 7 de noviembre de 2011 e...

PANAMÁ. ‘Las palabras se las lleva el viento’. El conocido adagio encaja en unas declaraciones que dio el lunes 7 de noviembre de 2011 el presidente Ricardo Martinelli y que alegró a muchos estudiantes de universidades del sector público.

Durante la entrega del II pago trimestral de la beca universal en beneficio de 202 alumnos de la Escuela Alejandro Tapia en Aguadulce, provincia de Coclé, Martinelli anunció que se proyectaba en el año 2013 incorporar este beneficio en las universidades públicas para que los estudiantes que asisten a las diferentes extensiones universitarias cuenten con un ingreso para pagar su matrícula.

Pueden dar fe de esas palabras porque estaban en el acto público, el entonces ministro de la Presidencia, Jimmy Papadimitriu; la directora del Ifarhu, Sonia de Luzcando; el entonces gobernador de Coclé, Fernando Núñez Fábrega, hoy canciller, y los diputados Noriel Salerno, Dana Castañeda y Manuel Cohen.

¿QUE HA PASADO?

La Estrella indagó sobre la beca universal para los universitarios en la Presidencia, en la Secretaría de Metas, pero se informó que no está entre los ‘‘objetivos’’ imperdonables o metas presidenciales.

La Secretaría de Metas, a cargo de Lilianne Thompson, es la oficina encargada de fiscalizar que las propuestas del presidente Martinelli se cumplan.

La Secretaría de Metas fue creada en 2004, bajo la administración de Martín Torrijos, copiando el modelo del gobierno de Vicente Fox, de México, para monitorear el avance de los proyectos.

LOS ESTUDIANTES ESPERAN

Jared López, presidente del Centro de Estudiantes de Derecho de la Universidad de Panamá (UP), indica que el gobierno busca ganarse el voto joven haciendo ‘toda clase de promesas politiqueras que al final, todos sabemos, no cumplirán’.

Para López, quien es uno de los tres universitarios miembros del Consejo Académico —máximo órgano de gobierno de la UP—, estas promesas que ahora el presidente dice de cara a las elecciones no representará que el estudiantado se deje comprar su conciencia crítica.

De hecho, en la UP, las máximas autoridades no tienen nada materializado.

Según el doctor Miguel Ángel Candanedo, secretario general de la primera casa de estudios superiores de Panamá, no han recibido por parte del presidente Martinelli ninguna información oficial sobre la beca para los universitarios.

De la Universidad Tecnológica de Panamá (UTP) no se pudo conocer si hay alguna coordinación, ya que se informó que el rector, Óscar Ramírez, estaba de gira por el interior del país.

Sin embargo, Edison Broce, dirigente estudiantil, manifestó estar de acuerdo con la beca universitaria. ‘Es un buen incentivo para que los jóvenes se motiven y estudien. No obstante, la misma debe extenderse a estudiantes con buen promedio’, precisó.

MATRÍCULA ES BAJA

Nicolás Ardito Barletta, expresidente de la República y director del Centro Nacional de Competitividad, recordó que la matrícula en la UP y la UTP ‘es francamente pequeñísima’. ‘Yo creo que la mayoría de los estudiantes la pueden pagar’.

En la UP la matrícula es $27.50, mientras que es $30 para las licenciaturas en la UTP y $70 para las ingenierías.

Ardito Barletta sostuvo que hay que poner más énfasis en la calidad y en la pertinencia de la educación, que es que la oferta llene la demanda de la economía.

El año pasado, al inicio a los actos protocolarios del ‘Día de los Símbolos Patrios’, Martinelli anunció que este 2014 se hará la entrega de computadoras a los jóvenes universitarios para continuar el apoyo a la educación nacional.

De eso tampoco hay nada en blanco y negro.