Temas Especiales

28 de Jan de 2021

Nacional

Agua potable para botar

El Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales recibe 30 reportes diarios de fugas.

Por los daños en las tuberías del Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacional (IDAA) se escapa parte del 40% de la producción que se pierde, según el último informe de la Fundación para el Desarrollo Económico y Social de Panamá.

Juan Antonio Ducruet, director de la entidad hasta 2009, relató que durante su gestión no se reportó ningún daño de gran magnitud. ‘Solo atendimos afectaciones en las tuberías durante la instalación de los semáforos inteligentes’, recordó.

La cantidad de daños se incrementó al tomar posesión el presidente Ricardo Martinelli.

La nueva administración emprendió obras como la Línea 1 del Metro, la ampliación de la vía Domingo Díaz y los puentes de Calle 50, Ricardo J. Alfaro (Tumba Muerto) y la Simón Bolívar (Transístmica).

En octubre de 2013, una empresa contratista del Metro rompió la tubería madre de 54 pulgadas en Los Andes, San Miguelito.

El equipo del IDAAN tardó ocho horas en reparar el daño. ‘Se hará un informe de los gastos por este trabajo y la empresa deberá pagar’, declaró entonces el director metropolitano de la entidad, Abilio Pittí.

En 2012, un contratista del Metro había cortado otra tubería. Esta vez, en Pan de Azúcar, San Miguelito.

Abdiel Cano, director, calculó que se perdían $2 mil diarios. La empresa que causó el daño reparó la tubería 37 días después de haber ocasionado el daño. Los contratistas del Metro ocasionaron, en tres años, seis roturas en las tuberías.

Además de las averías que causan las maquinarias de estas empresas, unas 200 familias se quedaron sin agua potable en Camino Real, Betania.

La tubería rota, de diez pulgadas, estaba debajo de un comercio. Pittí señaló que el cilindro tenía más de 50 años y que desconocía que la red estuviese debajo de las viviendas o comercios.

El funcionario, que se ha reincorporado al IDAAN, prometió licitar un proyecto para reubicar las tuberías.

Pittí aseguró que reciben 30 reportes de fugas de agua en residencias, hidrantes y roturas causadas por constructoras.

PERSONAL EXTRA

Pittí concluyó, tras consultar en otros países de la región, que la cantidad de tuberías dañadas por las obras del Metro fue pequeña.

Pese a lo anterior, en los últimos tres años fue necesario contratar personal que atendiera estas necesidades. ‘Ese personal extra lo asignaremos a las reparaciones provocadas por la presión del agua.

Sobre el proyecto de reubicación de tuberías, el funcionario dijo que se llamará a licitación. Sobre la factura del agua que se pierde cuando ocurren los daños, contestó que se tramita con el departamento de Comercialización de la entidad.

A LA CARRERA

Según el ingeniero Ducreut hay dos alternativas para evitar las afectaciones en las líneas de conducción de agua: el Estudio de Impacto Ambiental y el Preestudio de la Obra. Ambos documentos deberían contener información sobre las posibles afectaciones a la naturaleza y a las zonas vecinas a los proyectos.

‘Sufrimos los efectos de entregar esos contratos antes de tiempo. Por los niveles de afectados, esos estudios no contemplaron planes de mitigación. Aunque les cobrasen a esas empresas, el dinero no compensa estar sin agua por varias horas’, comentó.

El IDAAN, por su parte, no reveló la cantidad de galones que se pierden por los daños ocasionados a las tuberías.