Temas Especiales

22 de Jan de 2021

Nacional

Un día de la transición

Caras largas, gente caminando por los pasillos, subiendo y bajando escaleras.

Mientras encaminaba mis pasos hacia el palacio de la Calle Cuarta, pensaba en qué cosas podría encontrar, que fueran distintas a las que viví hace cinco años.

Pero no había diferencias... las mismas escenas, recurrentes en el tiempo y el espacio: gente caminando apurada, pasillos donde no faltaba una conversación... caras largas, tristes, apesadumbradas.

Las cosas en la sede presidencial no han cambiado para los servidores públicos, cuya labor se circunscribió a la renovación de contratos entre el 1 de julio de 2009 y el 30 de junio de 2014.

CORDIALIDAD Y DESDÉN

A diferencia de otros momentos en el último quinquenio, mi paso por el retén del Servicio de Protección Institucional (SPI) en la entrada norte del palacio presidencial, casi pasa inadvertido.

Casi debí yo mismo flanquear a la unidad apostada en lugar, para señalarle que me dirigía hacia la rueda de prensa que se celebraría en el mediodía de ayer en el anfiteatro de la Presidencia de la República.

Eso fue bueno, al menos, en estos momentos en que después de nueve días de haberse celebrado elecciones en nuestro país, el clima de tensión electoral se encuentra en su mínimo nivel.

Pero el día era especial... al menos, yo lo percibía de esa forma. El primer encuentro post electoral de funcionarios del gobierno se daba en ese lugar. ¿El motivo? La candidatura de Panamá para ser sede de los XXIII Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe.

La iniciativa partió desde el gobierno saliente, y debe proyectarse en el gobierno entrante; es decir, queda como un compromiso de Estado en la nueva administración.

Una vez dentro del anfiteatro, los saludos a antiguos compañeros fue más que un protocolo. Fueron llegando gratos recuerdos de trabajo, pero al mismo tiempo, se sentía inquietud entre quienes por muchos años han laborado en la más sensible de las instituciones del gobierno: el ministerio de La Presidencia.

¿Por qué..? Porque allí se concentra el poder real de quien gobierna el país.

PREOCUPACIÓN

Esperaba ver movimientos propios de un proceso de cambio... mas no fue así.

Antes, las caras largas y algunos rostros enrojecidos, tal vez por haber derramado algunas lágrimas, podían verse sin disimulos.

Muchos de los que me saludaron mostraban su resignación. ‘Bueno, aquí estuve por cinco años, ahora tengo que buscar a dónde ir’, me dijo uno de mis colegas, que saltó de la empresa privada a laborar (por un mejor salario), al servicio del gobierno saliente.

Otros, los empleados permanentes, contaban como si fueran paradas obligadas en el camino los presidentes para los cuales habían trabajado.

‘Yo llegué aquí cuando Endara era el presidente; él se murió, y yo estoy aún aquí’, comentó otro trabajador presidencial, con sienes ya nevadas.

Otros, sin embargo, mostraban realmente su preocupación por la decisión que tenían que tomar ese mismo día.

‘A mí me informaron que si presento mi renuncia hoy mismo (ayer), me entregarían mi liquidación correspondiente, hasta el 30 de junio de 2014’. Ella, una dama de muy buen ver aún, tenía más preocupaciones, porque sus hijos también habían recibido esa misma información.

¿Es que la transición se trata de eso?

En términos de cierto tipo de trabajadores, sí; pero en el común de quienes han laborado por años al servicio del Estado (no del gobierno), las preocupaciones deberían salir sobrando.

Mas no es así. Entre los trabajadores eventuales que tiene solo el ministerio de La Presidencia, hay desde asesores legales hasta conductores, pasando por ayudantes generales, coordinadores de programas, oficinistas, electricistas, asistentes técnicos, secretarias, inspectores de obras, albañiles, promotores comunales, recepcionistas y trabajadores sociales, entre otros muchos puestos de libre nombramiento y remoción.

Lo que esperaba ver no sucedió. Se había señalado que el primer acto de la transición entre el gobierno saliente de Ricardo Martinelli, y el entrante de Juan Carlos Varela sería en el marco del anuncio para la celebración de la justa deportiva regional en Panamá.

En cambio, encontré que la transición es justamente lo que el diccionario de la lengua española consigna:

‘Situación o estado intermedio entre uno antiguo o pasado y otro nuevo, al que se llega tras un cambio’.

Así es y será esta ‘transición democrática’.