Temas Especiales

27 de Nov de 2020

Nacional

Teatro: ¿Moda, negocio o ‘boom’ temporal?

No hay datos oficiales sobre el movimiento económico de esta actividad, pero cada año hay más montajes y las salas de teatro

Teatro: ¿Moda, negocio o ‘boom’ temporal?
Anina y Aurea Horta , son las mejores clientas de ABA. Alquilan 26 de las 42 semanas que se ocupa la sala.

‘El teatro está de moda’. Así dice un anuncio de radio de una comedia que se está presentando actualmente. Y es cierto. Está en todos lados: en los medios (radio y periódico, principalmente), en las calles (anuncios en las paradas de autobús, en los metrobuses y, muchas veces, en afiches pegados en los postes) y en las redes sociales (cada vez son más frecuentes los comentarios de personas que dicen ‘acabo de salir de la obra tal y me encantó’ o mensajes similares).

El año pasado –indica Larry Díaz, presidente de los Premios Escena (evento que reconoce lo mejor del teatro panameño), además de actor y productor– se inscribieron 64 obras; sin embargo, hubo otras que no participaron, por lo que el total pudo haber sido de unas 70 obras en 2013.

En el 2012, el entonces director de los Escena, Félix Gómez, comentó a La Prensa , durante la realización de la XV edición de esta ceremonia: ‘De 2010 a 2011 la producción teatral (para adultos) aumentó en un 25%, mientras que la producción de obras infantiles lo hizo en un 54%’.

Díaz añade: ‘El promedio de los últimos cuatro años ha sido de 60 obras. Se puede decir, entonces, que se han realizado, aproximadamente, más de 200 obras’.

A pesar de que en la Contraloría General de la República reconocen que no hay estudios ni estadísticas sobre esta actividad artística, Díaz comenta : Los ‘teatristas’ (término que utilizan quienes se dedican al teatro para referirse a ellos mismos) invertimos en la economía nacional alrededor de $3.5 a $4 millones, sin contar lo que invierten los dueños de sala de teatro’. El presidente de los Premios Escena destaca: ‘Cada vez somos más los artistas que vivimos de esto. Definitivamente, esta es una profesión como cualquier otra’.

Sin embargo, al consultar con productores, directores, dueños de salas, actores, actrices, técnicos y diseñadores, muchos comentan que la actividad no deja gran cantidad de dinero, que, incluso, este año las cosas han ido a la baja y que, al final, el teatro, más que un negocio o una profesión, es algo que se hace por amor al arte. ¿Es la moda del teatro solo una mera ilusión?

PRIMER ACTO: LAS SALAS DE TEATRO

Actualmente, hay cinco salas de teatro de capital privado en la ciudad de Panamá y que tienen obras de manera regular: Teatro En Círculo, Teatro ABA, La Quadra (que cuenta con dos salas y en donde, a veces, se ha habilitado una de sus salas de ensayo para presentar obras ), Bambalinas (solo obras infantiles) y Teatro La Estación (abierto en abril del 2014). En una categoría aparte está el Teatro Guild, que solo presenta obras en inglés con elencos aficionados y que, como ellos mismos explican en su página web, es un teatro ‘sin fines de lucro, comunitario, administrado por la comunidad para la comunidad’.

PRIMER CUADRO: ¿CÓMO ES TENER UN TEATRO?

Anina Horta es una de las mitades del Teatro ABA, sala de la cual ella y su hermana, Aurea, son dueñas. Quien pasa a esa altura de la Simón Bolívar en horas de la noche o en las tardes durante los fines de semana, podrá notar las largas filas que hay para ingresar al teatro. En parte porque el local de 200 m² solo tiene una entrada y una salida, y en parte también por la cantidad de público que acude a la sala, cuya capacidad es de 170 personas.

El lugar en un principio no estaba acondicionado para presentar espectáculos, y tuvieron que hacer ‘una inversión de $60 mil para que el local (que es alquilado) funcionara como teatro’.

–En seis años pagamos la inversión... sin recibir ni un centavo de ganancia–, comenta la también actriz–. Para nosotras (Anina y su hermana y socia, Aurea) es una herramienta de trabajo, no es un negocio que genere mucha ganancia, por lo menos cubre sus costos, pues las ganancias al año son bajas.

A pesar de no ser tan rentable, de las 52 semanas que tiene el año, indica Horta que el ABA está abierto 42 y que, además, ‘es el teatro con mayor ocupación de la ciudad’. Para que las cosas sean rentables, ‘los ingresos por los alquileres de las 42 semanas tienen que pagar los costos de las 52 semanas del año’, comenta Anina.

El costo de alquiler del ABA es de $1,400 a la semana. Indica la hija de ‘Beby’ Torrijos que, bajo esta tarifa, cada productor tiene derecho a hacer siete funciones por semana (cada función cuesta $200). Si el productor quiere hacer más de eso, explica, a partir de la octava presentación, el teatro cobra $100 adicionales. ‘Mi hermana y yo hacemos 14 funciones a la semana’, indica la propietaria , quien añade: ‘Somos nuestras mejores clientes. Ambas pagamos alquiler también. De las 42 semanas de ocupación, mi hermana y yo ocupamos 24’. Las 18 semanas restantes se dividen entre diversos productores.

Por si fuera poco, en ABA también se presentan obras infantiles durante esas 42 semanas: ‘Nuestras hijas son productoras de teatro infantil, ellas ocupan 26 domingos al año de los 42 domingos ocupados, el resto lo alquilamos a otros productores de obras infantiles’, menciona Anina Horta.

ABA organiza y brinda cursos de actuación para niños, adolescentes y adultos. Explica la exingeniera que como ‘los alquileres del teatro no cubren la totalidad de los gastos, para poder cubrirlos hay que dictar cursos de actuación’.

Y es que, mensualmente, los gastos del negocio ‘pueden estar entre $7,000 y $9,000. Solo en electricidad pagamos $1,400 al mes; pero también se incluyen alquiler, salarios, útiles de aseo, reparaciones varias, servicios de contabilidad para la remisión del 7% que cobramos y remitimos a la ANIP y un montón de etcéteras todos los meses’, comenta Horta.

Hoy se habla del boom teatral. Las Horta (Anina, Aurea y su madre, Beby Torrijos), estuvieron mucho antes de que las cosas explotaran. Y ella cuenta cómo era todo en ese tiempo: ‘En el año 1990, una obra solo se presentaba cuatro semanas y solo 23 funciones en esas cuatro semanas’.

Anina no quiere hablar de ‘la moda del teatro’ y opina: ‘No sé si el teatro está de moda, pero sí sé que cada vez hay más grupos que buscan al teatro como actividad comercial. Antes los grupos hacían muchos happy hours , ahora ‘hacen’ obras de teatro para generar ingresos. Tal vez por eso se ha popularizado tanto el teatro. Es menos elitista, pues llega a más panameños de clase media trabajadora’, concluye Horta.

(Anina Horta hace mutis y sale de escena. Apagón)

INTERMEDIO (CONTINÚA EN LAS PÁGINAS 6-7A).