24 de Feb de 2020

Nacional

‘Hay que educar a los niños fuera de las aulas’

John Bennett plantea en su nuevo libro que el Estado entregue recursos a los padres para que ellos envíen a sus hijos a la escuela

‘Hay que educar a los niños fuera de las aulas’
El empresario y fundador de dos escuelas de aviación afirma que la revolución educativa ya empezó en países como Corea del Sur y Estados Unidos.

John Bennett habla del contenido de su libro y el público se pone rojo y se queda sin palabras.

Le ocurrió en una reunión de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas (Apede), en un conversatorio con directores de escuelas estatales.

¿De quién es la responsabilidad de la educación, de la familia o del gobierno?, preguntó Bennett.

No hubo respuesta. ‘Ustedes lo saben, pero no se atreven a decirlo porque contradice todo lo que han hecho durante toda la vida’, le contestó.

La educación es una función indelegable, igual que la respiración de cada persona. ‘Formar a tus hijos no se le puede delegar al Estado. En la medida en que tú separas la familia del proceso formativo eso fracasa. Cualquier propuesta tiene que sumar a los padres y la comunidad’.

UN SOLO SISTEMA

Bennett, un educador que ha fundado dos escuelas de aviación, sustenta en su libro Educación ¿estatal o particular? , que solo existan colegios particulares.

Explica que ha sido demostrado que la formación estatal no es de calidad. ‘La exminitra Lucy Molinar reconoció en CADE que el problema de la educación es que está politizada’.

Para cambiar la educación, agregó, tampoco hay que inventar la rueda. En Estados Unidos, el gobierno entrega una tarjeta para que el padre contrate la escuela particular que desee. Este sistema le permite a los padres escoger la escuela con el dinero que se destina a las escuelas estatales.

Este mismo planteamiento lo recomendó a la Universidad de Panamá. ‘Con el presupuesto destinado a la UP hay para mandar a los mejores estudiantes a las universidades europeas y a los alumnos intermedios los matriculas en los centros particulares locales’.

REFORMAS Y MONOCULTIVO

Bennett explica la transformación curricular con el cultivo de un producto agrícola. ‘Si solo se siembra una especie de otoe tendremos la versión oficial del otoe. Si viene una plaga y se come los otoes, nos quedamos sin nada. No tiene que educar a todo el mundo con un solo currículo. Hay que apostar por la diversidad porque todos somos distintos. Cada uno es bueno para algo. Por qué no dejar que cada familia eduque a su hijo con el currículo que le dé la gana... pero ese currículo lo controla el gobierno’.

Ante este escenario, el empresario recomienda romper el molde. ‘Cuando pregunto en Apede ¿cuál de los dos modelos, el gubernamental o el particular?, se ponen rojos’.

REVOLUCIÓN EN CASA

Del gobierno no se debe esperar un cambio en la educación, sostiene Bennett.

La revolución comenzó en Corea del Sur. En ese país, los padres contrataban tutores para la formación de los hijos. ‘Cuando el gobierno se dio cuenta prohibió que se contratara a estos profesionales. No lo lograron. Los jóvenes estudian en casa o en el barrio. Hay tutores que son más famosos que algunos actores de cine’.

El educador mencionó que el 7% de los estudiantes de Estados Unidos son aventajados. En Corea del Sur, estros alumnos son el 47%. ‘Esos países comenzaron con la educación fuera de las aulas. Se ha liberado la educación’, concluyó.