Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Nacional

Campos de Pesé podría dejar de producir etanol

El gobierno obligó a la empresa a rebajar en un tercio el precio de su biocombustible

Campos de Pesé podría dejar de producir etanol
Cañaverales en Azuero y, al fondo, la planta de producción de etanol de Campos de Pesé.

Campos de Pesé, que posee la única planta autorizada para producir etanol como combustible, enfrenta horas complejas: la reciente modificación del Ejecutivo a la fórmula para definir el precio del biocombustible le resta poco más de un tercio de sus ganancias y, según la compañía, le ‘imposibilitará seguir’ operaciones.

Según las proyecciones del gobierno, la empresa deberá vender a al menos $0.80 el litro de etanol, $0.44 menos que el precio que había definido con la Secretaría de Energía de la administración de Ricardo Martinelli.

El presidente de la destiladora, Rafael González Fernández-Pacheco, aseguró que el nuevo tope, cónsono con el de los mercados que se rigen por el precio de la costa del golfo de Estados Unidos, ‘no toma ni siquiera en cuenta el costo de la materia prima’, por lo que llamó al nuevo gobierno de Juan Carlos Varela a revisarlo. Si no lo hace, se detendrá la producción del combustible verde, afirma quien augura malos tiempos: habrá ‘repercusiones en materia de empleo (y de la) actividad económica en la región de Azuero’, dijo el empresario.

La diputada Zulay Rodríguez, proponente del anteproyecto de ley que haría opcional la compra del etanol que produce Campos de Pesé, sostiene que la advertencia de la compañía no tiene cabida legal, porque la fórmula de precio que el gobierno derogó era ‘ilícita e inconstitucional’, por no promover la libre competencia y la libertad de mercado. Aun con el cambio que dio el Ejecutivo al negocio del etanol, Rodríguez aseguró que la Asamblea seguirá con el debate de la opcionalidad del consumo del biocombustible.

La aprobación apretaría el escenario de Campos de Pesé, que insiste en que la inmadurez del mercado panameño ‘imposibilita’ abrir las reglas del juego como se está haciendo. La compañía pertenece al grupo Alcoholes del Istmo, un consorcio de empresas que siembra caña, destila alcohol medicinal y para beber. Desde 2009, cuando se anunció la incursión de Panamá en el consumo de combustibles ‘verdes’, la mitad de sus acciones están en manos del Grupo Pellas, uno de los protagonistas del negocio de la caña de azúcar en Nicaragua, a través del Ingenio San Antonio, el primer exportador de etanol en Centroamérica.