17 de Sep de 2021

Nacional

Federico Humbert Arias, el elegido de Juan Carlos Varela

Aunque no cuenta con el respaldo de la bancada mayoritaria en la Asamblea, la del PRD, apuesta por uno de los suyos para el cargo

Con moderación, pero sin rodeos, Alvin Weeden responde a la pregunta ‘¿Federico Humbert Arias tiene lo necesario para ser contralor?’. Weeden, quien ocupó el puesto hace ya algún tiempo, comenta: ‘Federico Humbert cuenta con méritos, es una persona seria y honesta; sin embargo, el cargo amerita más que eso’. Cuando se le consulta a qué se debe su contestación, añade: ‘El asunto no es tan sencillo, (no se limita a) si Federico Humbert es meritorio o no. Ahí se requieren otra serie de cualidades y condiciones personales, distintas a solamente ser meritorio. Ese es el problema de enfoque. Él puede ser meritorio, pero no sé si tiene las condiciones para ser contralor’, explica el también candidato independiente a diputado por el circuito 8-8 en las pasadas elecciones.

EL VÍNCULO

Federico ‘Freddie’ Humbert Arias, exembajador, expresidente de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura, exdirector de La Prensa y banquero (es parte de la junta directiva de la empresa accionaria, entre otras, del Banco General y sus subsidiarias), es el nombre que empezó a sonar cuando, oficialmente, se comenzó a hablar sobre el sucesor de Gioconda Torres de Bianchini en la Contraloría General de la República.

Federico Humbert cuenta con méritos, es una persona seria y honesta; sin embargo, el cargo amerita más que eso

Justamente, Alvin Weeden destaca que ‘Humbert acompañó en la campaña a Varela y, me imagino, es de su confianza. Ese es un elemento que lo puede promocionar (para ser elegido contralor)’.

DE CLASES SOCIALES

Y aunque Humbert Arias es la carta del panameñismo; el PRD, la otra parte del acuerdo de gobernabilidad, tiene su propia visión de quién debe ocupar la oficina de Gioconda Torres cuando ella salga de la Contraloría General de la República.

El Revolucionario Democrático, colectivo con la bancada más grande en el Palacio Justo Arosemena, desea hacer valer su mayoría. Y así lo manifestaron en una conferencia de prensa hace unos días. ‘Hemos establecido que como bancada mayoritaria, el contralor o contralora tiene que salir de las filas del PRD’, comentó Zulay Rodríguez Lu, diputada del colectivo. Y, si bien varios perredistas han alzado la mano para que sean tomados en cuenta como posibles postulantes Alfredo Oranges y Bernabé Pérez, parece que la opción fuerte de los torrijistas es Leandro Ávila, jefe de la bancada de este partido.

Javier Ortega, copartidario de Rodríguez Lu, lo confirma al decir: ‘No vamos a apoyar a Federico Humbert. Nuestro candidato es Leandro Ávila, por lo menos el mío’. Al preguntarle los porqués, el también conocido como ‘Patacón’ es más radical y enfoca el tema en una lucha de clases. Comenta que el PRD no respaldará a Federico Humbert como aspirante a contralor, porque ‘lo único que Humbert puede hacer es cuidarle la espalda al gobierno de Varela y a los Motta; él va a proteger a su gente y a su clase social. No va a trabajar por el país porque no es ningún independiente. Los ricos solo defienden y apoyan ricos’.

–¿Y qué independencia puede tener el diputado Leandro Ávila, si responde al PRD?– se le cuestiona.

–Leandro Ávila es de otra clase social, tiene 27 años de servicio en la Contraloría, tiene experiencia. Además tiene un reto más grande: demostrar que la gente nuestra, de abajo, sí puede llegar a los puestos grandes y hacer el trabajo bien. Además, no es del gobierno y va a ser más estricto en cuidar los intereses del pueblo, lo más importante. Cuando pones un candidato de gobierno, que es lo que ha pasado ya, siempre nos estamos quejando de eso– es la explicación del exrepresentante de Río Abajo.

El nombre de Ávila, en realidad, no es una sorpresa. Desde el periodo de transición gubernamental se ha rumorado como un posible candidato, a pesar de que él lo rechazaba, porque ‘había sido elegido por el pueblo para estar en la Asamblea’. ¿En qué momento cambió de opinión? Ortega lo justifica: ‘Hay cosas que algunos políticos no pueden determinar por ellos solos, hay equipos, gente, estructuras. Hay que resolver un problema en el país que es darle credibilidad a la Contraloría, Leandro puede hacer eso’.

–¿Y qué pasa con la gente de San Miguelito que votó por él? ¿Cree que estén muy contentos con que deje su curul para irse a la Contraloría, en caso de que lo elijan?

–Depende, porque podrían ver a uno de los suyos hacer un trabajo que protege al país entero. Eso dignificaría a los hombres y mujeres de San Miguelito– comenta el diputado del 8-8.

NADIE EN PARTICULAR

Carlos Vallarino, quien fuese contralor entre 2007 y 2009 considera que el futuro contralor debe tener ‘capacidad de poder administrar una institución pública por su experiencia; pues, una cosa es manejar una empresa privada’.

Aunque indica que no quiere ‘señalar ningún caso en específico’, Vallarino comenta que la persona al mando de la Contraloría debe evitar ‘los conflictos de intereses’. Quien fuese jefe de campaña de Martín Torrijos, añade: ‘Los bancos abarcan todas las actividades económicas de un país. Puede que en algún momento se pueda dar un conflicto de intereses porque deba defender algo o refrendar algo que alguna empresa tenga con mi banco o el de mi padre o de algún allegado a mí. Esos conflictos es mejor evitarlos. No es que la persona sea inmoral, pero debe apartarse y declararse impedido’.

El excontralor destaca la necesidad de ser independiente. Aunque se le comenta que Leandro Ávila, el candidato del PRD, es miembro de ese partido, Vallarino señala que una persona con militancia política puede también ser independiente: ‘La independencia es la relación con tu consciencia, con tus principios, con tus valores, ética y con tu moral. Puedes estar en un partido, pero eres de mentalidad independiente que te permite señalar cuando algo es indebido o es correcto. Son dos temas diferentes’.

Según el otrora contralor, si se hace un repaso de quienes han estado en el mismo cargo que él, ‘todos, prácticamente todos, han estado con algún colectivo político’. Vallarino destaca algunos casos como el de Henrique de Obarrio, José Chen Barría, Rubén Darío Carles, quienes encabezaron la institución ubicada en avenida Balboa y estaban inscritos en algún colectivo. Al buscar una excepción a la regla, comenta: ‘quizás el único que no defendió a ningún partido político es el contralor Aristides Romero’. Empero, también comenta que la vinculación a un partido no se define solo por estar en sus libros: ‘Algunos contralores no han participado en partidos, pero eran los que apoyaban al presidente durante su campaña, al final tenían un vínculo con el mandatario’.

Además de las cualidades que mencionó Vallarino, Alvin Weeden considera que el próximo contralor debe ser ‘alguien que tenga una capacitación para entender el acto administrativo y el principio de legalidad, una persona con el valor para enfrentar a tanta gente que ha delinquido contra el patrimonio. Los cinco años que pasaron fueron muy delicados. Tiene que ser una persona que debe tener el valor de enfrentarse a muchos actos de corrupción, y no todo el mundo quiere enfrentarse a eso’.

EL ‘PLAN V’

Antes de que asumiera el poder, Juan Carlos Varela solicitó a una serie de funcionarios nombrados por Ricardo Martinelli, entre ellos Gioconda de Bianchini, contralora de la República, que pusieran su puesto a disposición, aunque sus periodos estuviesen lejos de terminar. La solicitud del entonces presidente electo no fue atendida por ninguno de los funcionarios en cuestión.

La desconfianza de Varela hacia estos personajes provenientes de la administración anterior no era disimulada por el mandatario, tanto así que, en entrevista con La Estrella de Panamá, José Luis Varela, hermano del presidente y diputado, comentó, en referencia a Torres de Bianchini y Ana Belfon, procuradora de la Nación: ‘Con Belfon y De Bianchini, los primeros seis meses serán perdidos. No le tengo ningún tipo de confianza a ambas funcionarias, por lo que he visto que han firmado’.

Ante este sentimiento, el plan panameñista era destituir a Gioconda Torres o, como comentó el diputado Varela, ‘pasar (en la Asamblea Nacional) la aprobación de ambos funcionarios (contralor y procurador), aunque tomen posesión en enero, pasarlos en los primeros días de gobierno, para que pudieran asumir una transición de 4 o 5 meses y así tener más control en lo que han hecho’.

Los primeros días del gobierno de Varela están por culminar (mañana se cumplen dos meses de que el panameñismo asumió el poder ) y Torres de Bianchini sigue ahí. Apenas hace unos días que se le llamó a comparecer durante dos días en la Asamblea Nacional y esta semana se logró que una petición a la Corte Suprema de Justicia para removerla del cargo fuera aprobada por todos los que conforman el Pacto de Gobernabilidad. Tras esta petición, el presidente de la Asamblea, Adolfo Valderrama, anunció, además, que el nombramiento de un nuevo contralor y subcontralor será, a más tardar, el 31 de octubre.

¿Leandro, el ungido?

Desde un principio, el nombre de Leandro Ávila ha sido el mencionado para reemplazar a Gioconda Torres de Bianchini; mas, esta semana dos nuevos aspirantes han surgido para ocupar este rol: Bernabé Pérez y Alfredo Oranges, cuyas intenciones se hicieron oficiales cuando Zulay Rodríguez, diputada de San Miguelito igual que Leandro Ávila, declaró esta semana: ‘Alfredo Orange y Bernabé Pérez, son los únicos que me han pedido el voto para ser contralor’.

Javier Ortega, diputado perredista, ningunea las intenciones de Oranges y Pérez, y comenta: ‘Ellos son relleno. Quieren todo en todas las elecciones. Quieren ocupar todos los puestos, siempre quieren que sea la misma gente, que sean ellos. Hay más gente con más capacidad, con más liderazgo. Piensan que son ungidos porque son amigos de cierta gente en este país’.

Archivo | La Estrella de PanamáAlfredo Oranges

Sin embargo, Leandro Ávila descarta que haya favoritismo por él y, como publicó La Estrella de Panamá el pasado jueves, declaró: ‘Hasta el momento no hay ungido, no tengo ungüento, debo pasar por el partido y la mayoría de diputados, creo que la cosa será diferente en esta ocasión’. Lo que sí es que esta semana la bancada legisativa del PRD, en conferencia de prensa, declaró que el contralor saldrá de sus filas.

Cambio Democrático, no incluído en el pacto de gobernabilidad, declaró que el colectivo estaría dispuesto a respaldar a Beranbé Pérez para el cargo.

Los candidatos perredistas para contralor

Bernabé Pérez es el otro mencionado dentro de las filas del PRD para ser contralor. Pérez, ingeniero civíl, quien fuese legislador por el desaparecido Movimiento Papá Egoró, ya laboró en la Contraloría General de la República, como asesor, cuando el contralor era Dani Kuzniecky. También fue asesor en la Presidencia de la República.

La bancada de Cambio Democrático en la Asamblea Nacional, a través de su asesor político y jurídico, Arturo Vallarino, declaró que el partido de Ricardo Martinelli estaría dispuesto a respaldar a Pérez como candidato a contralor.