Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Nacional

‘Marta’, de Atlanta, busca apellido panameño

El Gobierno orientará la operación del metrobús al modelo de Atlanta, administrado por una empresa pública de esa ciudad estadounidense

‘Marta’, de Atlanta, busca apellido panameño
El presidente Varela y el secretario del Metro, Roberto Roy, visitaron en Atlanta las instalaciones de la Marta.

La ciudad de Panamá dejará de buscar inspiración para su sistema de transporte en los de Bogotá, Cali (Transmilenio y Mío) y Santiago (Transantiago), para mirar al de Atlanta, la capital del estado estadounidense de Georgia, donde el presidente Juan Carlos Varela cursó la universidad.

La reestructuración del modelo de movilización urbana supondrá la creación de la Autoridad Metropolitana de Transporte, que calcará a la Metropolitan Atlanta Rapid Transit Authority (Marta). La administración de Varela adelanta un acuerdo con esa entidad local para que ‘coopere técnicamente’ con Panamá.

La tesis del gobierno es que el movimiento del cono urbano de Atlanta tiene ‘muchas similitudes’ con el de la zona metropolitana panameña, aunque se han estudido otros sistemas, como el de Madrid, gestionado por la Empresa Metropolitana de Transportes (EMT).

La asesoría de Marta a Panamá se ejecutará vía la empresa del metro y los municipios en los que funcionará la Autoridad Metropolitana, dijeron ayer fuentes oficiales.

DE BLANCO A NEGRO

Marta es un consorcio público que administra en cinco distritos de Atlanta el sistema multimodal de buses y trenes: tiene cuatro líneas de metro, un tranvía, dos líneas de buses rápidos y otras 92 de regulares.

Todos los servicios son operados, además, por la misma entidad (que concesiona sólo los negocios alternos), aunque justo ese es el matiz de lo que propone el gobierno de Varela. En Panamá se proyecta la tercerización de la ejecución del sistema de buses, ‘a una o varias empresas privadas’, un modelo que, curiosamente, se acerca mucho a lo que la ciudad intenta despojarse: el Mío y el Transantiago.

El metrobús de Cali es manejado por cuatro empresas, y el de Santiago por otras 12, entre ellas SuBus, una sociedad de Fanalca, la compañía colombiana que detenta el 70% de las acciones de Mi Bus, en Panamá.

De hecho, SuBus enfrentó la semana pasada un paro de operadores por dos días, en reclamo de un aumento de salario, un escenario muy parecido al que vivió Panamá el año pasado, cuando los choferes supendieron la actividad en los seis patios de la concesionaria.

Una fuente cercana al presidente relató que en un encuentro en la reciente cumbre de Naciones Unidas en Nueva York, la mandataria chilena Michele Bachelet le reconoció a Varela que el sistema de buses santiagueño no había rendido los resultados esperados: igual que en Panamá, la frecuencia causa incomodidad e incita a la piratería. El Transantiago, en 2005, por casi la saca del poder.

EN ESTUDIO

En el gobierno sostienen que lo de la tercerización no está aún en firme. Tampoco lo está la forma en la que el sistema de transporte se financiaría, aunque esto último también estaría en el paquete de asesoría que dará la Marta.

A diferencia de la operación del metro y el metrobús de Panamá, que son subsidiados por el Gobierno central (hasta en poco más del 55%), Atlanta debe recaudar los fondos para sostener el Marta.

Los cinco distristos que reciben el servicio aportan el 1% de sus impuestos sobre la transferencia de bienes para sufragar los costos de operación del transporte público.