25 de Feb de 2020

Nacional

La dulce emboscada al etanol

La Secretaría de Energía aseguró que si la empresa no acepta un nuevo precio de $1.02, deberá retirarse

La dulce emboscada al etanol
Planta de Campos de Pesé, en la localidad de Las Cabras, provincia de Herrera.

‘Si el etanol es tan caro, podemos vivir sin él’, sermoneó este lunes el consejero de Energía de la Presidencia, Víctor Urrutia, postura con la que extendió el ya dilatado conflicto del biocombustible: si la productora Campos de Pesé no se adecúa, se va. Y la empresa no se adecuará porque, dice, el precio de venta propuesto por el Ejecutivo no da. Para colmos, el Gobierno argumenta que no lo subirá.

Urrutia confirmó en la televisión que se ha planteado a Campos de Pesé vender el etanol a $1.02 el litro, lo que le representaría $0.23 sobre el precio decretado por el Gobierno en agosto pasado, aunque estaría todavía $0.20 por debajo de lo que solía cobrar por el producto hasta mediados de este año.

El funcionario explicó que la lógica del negocio (cuyo impacto ambiental no ha sido medido aún por ninguna institución oficial) es que beneficie al bolsillo de los usuarios y se asemeje al precio internacional, que en promedio no alcanza los $0.50.

‘No sé si eso es viable, eso sólo lo sabe la empresa’, matizó Urrutia en Telemetro.

UN SOPLO DE VIDA

El aumento a $1.02 se materializaría con un subsidio que tendría que pasar por la Asamblea y que, arguye Urrutia, supera al de otras industrias, como la del arroz, a la que se le desembolsarán $20 millones para la cosecha 2014-2015.

La productora asegura, por su parte, que el nuevo precio la aleja del sueño de la viabilidad: por litro gastan $0.92 en materia prima (el presidente de la empresa, Rafael González, explica que en Panamá es más cara la caña que en el resto de los países productores), y $0.30 en molienda, fermentación, destilación y pagos de salarios.

También otros $0.08 en procesos administrativos, $0.03 en logística y $0.17 en asuntos financieros.

En consecuencia, insiste González, $1.22 es apenas suficiente para que el negocio camine. Urrutia reconoció ayer en la televisión haber recibido la información sobre los costos de producción y Campos de Pesé reafirma que se los explicó el jueves por la mañana, en una reunión en la sede de la Secretaría, en la calle 50.

LOS ÚLTIMOS SUSPIROS

‘Fue de 35 minutos. Empezaron hablando del clima, del fenómeno El Niño, y luego el ministro consejero, Francisco Sierra, explicó lo que el Gabinete había aprobado. Después se fue’, detalló el ejecutivo del etanol.

Sierra, abordado por La Estrella de Panamá , corroboró ayer que participó del encuentro, pero que el asunto ha estado y está en manos de la Secretaría de Energía.

‘Eso se maneja con ellos, pero el tema está ahora en evaluación’, respondió el asesor del presidente Juan Carlos Varela, y ejecutivo del Banco General, cuya unidad de inversiones ( BGI) posee Petróleos Delta, una de las cuatro despachadoras de gasolina del país.

‘Nos han cambiado las reglas del juego’, reclama González, sobre un negocio que el Estado consideró prioritario en 2007, y ‘que siempre ha tenido la oposición de parte de ellas’. Ellas, — según explicó en una reciente investigación de este diario el empresario azucarero Anel ‘Bolo’ Flores— las petroleras.

González coincide con ese planteamiento y profundiza: ‘todo lo que han hecho es una farsa, un montaje. Casualmente, desde hace tres meses, coincidente con el inicio del gobierno de Varela, es que todo nos va mal: procesos judiciales, un proyecto en la Asamblea para hacer opcional el consumo de etanol, y esto del precio, que viene del Ejecutivo’.

El acuerdo presentado sería gradual. Con el subsidio propuesto por el Gobierno, en cinco años el litro de etanol pasaría de $1.02 a $0.89.

‘Si esa opción no funciona, se retira’, sentencia Urrutia, presagiando la muerte del etanol, atragantado por el dulce de su propia azúcar.