07 de Dic de 2022

Nacional

Salud invierte 25% del crédito otorgado

El Consejo de Gabinete aprobó un crédito extraordinario de $10 millones el pasado mes de octubre

La enfermedad que ataca duramente al continente africano —el virus del Ébola— no ha pisado todavía el suelo panameño, sin embargo, por no contar con un sistema de salud apto para enfrentar la eventualidad de una epidemia de este tipo, el Estado ha tenido que invertir, hasta el momento y de manera urgente, unos $2.5 millones para adecuar un piso del hospital ‘Irma Tzanetatos’ (antiguo Regional Docente 24 de Diciembre), comprar insumos y capacitar a su personal.

Las autoridades han reconocido la precariedad del sistema público de salud y la urgencia con la que han tenido que acatar las recomendaciones —que han sido casi órdenes— de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

‘No estábamos capacitados para atender la epidemia del ébola, la tuberculosis multisistémica o la KPC’, admitió durante una rueda de prensa Rafael Pérez, coordinador de la comisión interinstitucional contra el ébola.

De acuerdo con Pérez, el Ministerio de Salud (Minsa) no gastará todo el crédito extraordinario de $10 millones para atender la alerta contra el mortal virus del Ébola.

‘Hemos hecho algunas compras. Tenemos de todo, muy poco, pero lo tenemos’, señaló Pérez, que aseguró que intentan contener los gastos a través de la ayuda internacional y de la empresa privada panameña.

EL HOSPITAL

Una de las recomendaciones de la OPS para Panamá, en caso de que se registre algún caso sospechoso, es el tener una sala especializada en un hospital para poder atender al o los pacientes. Las proyecciones del Minsa ha sido equipar recámaras aisladas en el cuarto piso del ‘Irma Tzanetatos’; no obstante, luego de mes y medio de emergencia, sólo una está equipada.

El equipamiento de esa sala se ha llevado casi el 50% de los $2.5 millones invertidos, hasta ahora, en la emergencia.

El Minsa ha comprado equipos de biomédica por $500 mil, a proveedores, en su mayoría internacionales, ‘por ser los que cumplían las especificaciones de la OPS’, sustentó Itzel Smith, coordinadora del Departamento de Previsión.

Entre los equipos de biomédica se destacan autoclaves que servirán como esterilizadores para desinfectar los equipos, termómetros de infrarrojos y materiales aislantes.

Otro renglón de inversión ha sido el laboratorio del Instituto Conmemorativo Gorgas —sitio donde se evalúan y descartaran los posibles casos—, en el que la compra de reactivos ha alcanzado los $250 mil.

PERSONAL

En lista, existen cerca de 200 profesionales de la salud capacitándose para enfrentar la entrada de un caso sospechoso de ébola; no obstante, sólo 25 se encuentran preparados para dar cara al virus.

La preparación de este personal, según el Minsa, no le ha costado dinero al Estado panameño, luego que lograron financiarla con ayuda internacional.

Sin embargo, desde el 1 de noviembre, las 25 personas entrenadas han estado haciendo guardia con el objetivo de entrar en acción inmediata ante algún llamado de sospecha. Estas guardias le costarán al Minsa $25 mil mensuales, que serán descontados de los $10 millones correspondientes del crédito extraordinario.

A este mismo personal se le ha equipado con tres mil unidades del equipo de protección personal (EPP3), cuyo costo individual alcanza $119.50.

La mañana de hoy, miércoles, arribará personal del Centro de Control de Enfermedades de Atlanta, Estados Unidos, para verificar que todas la inversiones y compras hechas por el Minsa cumplan con las especificaciones dictadas por ellos en conjunto con la OPS.

De no pasar esta inspección, el Minsa deberá realizar los ajustes necesarios, al mismo tiempo que aumenta la presión por tener todo listo en el menor tiempo posible.