Temas Especiales

29 de Nov de 2020

Nacional

Aumenta este año el número de emergencias por árboles caídos

Esa cifra supera con creces la del año pasasdo, cuando solo se registraron 740 atenciones

Las lluvias y los fuertes vientos han derribado árboles y ramas en diferentes puntos del país, afectando casas, vías y sitios públicos.

De enero hasta la fecha, se han reportado, a nivel nacional, 822 emergencias por árboles caídos, según estadísticas del Departamento de Operación de Radio del Cuerpo de Bomberos de Panamá.

Esa cifra supera con creces la del año pasasdo, cuando solo se registraron 740 atenciones. Con seis atenciones más, en los restantes 16 días del presente año, se llegará a rebasar el récord del año 2012.

Las zonas con mayor incidencia son las provincias de Panamá, Los Santos y Panamá Oeste.

PASO A PASO

En enero, los camisas rojas atendieron 44 casos de árboles que afectaron propiedades o personas; en febrero fueron 43, y 45, en marzo.

El mes de abril mantuvo el promedio con 44 emergencias; mientras que en los meses siguientes el número subió.

En mayo, la incidencia de atenciones fue de 78; junio registró 96 casos y julio superó todo el año con 145, por el incremento de las lluvias.

Agosto reportó 60 casos, septiembre, 69; octubre, 107; noviembre, 56 y en lo que transcurre del mes ya hay 35 casos.

FACTORES

El capitán Ángel Caballero, jefe de la Compañía 5 de Emergencias Médicas del Cuerpo de Bomberos, menciona dos elementos que han llevado a la alta incidencia de emergencias: este 2014 han aumentado las lluvias y los fuertes vientos en zonas de tupida vegetación.

Además, se suma, en el caso específico de la ciudad de Panamá, al gran número de árboles vetustos, que tienen sus raíces débiles y están afectados por la contaminación ambiental.

‘Estos ejemplares no resisten las fuertes brisas de invierno y se caen o hay que derribarlos’, señaló.

En ocasiones, explicó Delgado, los árboles presentan un estado tan crítico que se desploman sobre las vías sin la intervención de agentes externos.

Ante una emergencia, el equipo de bomberos valora primero que el árbol no haya caído sobre el tendido eléctrico o si se necesita hacer un rescate.

El capitán Delgado aconsejó a la población alejarse de árboles y palmas en épocas de fuertes temporales y cuidar de no estacionar los automómives en áreas de peligro.

Igualmente, recomendó cuidado si la especie empieza a perder las hojas o a descolorarse, señal de debilidad que compromete su estabilidad. En esos casos, hay que comunicarse con el Municipio o el Sistema Nacional de Protección Civil.