09 de Ago de 2022

Nacional

Indígenas se quejan de sus diputados

El M-10 denunció que dos diputados negocian con la empresa y el Gobierno la culminación del proyecto Barro Blanco, al que se oponen.

Indígenas se quejan de sus diputados
Barro Blanco se construye sobre el río Tabasará, que nace en las cordilleras de la comarca.

El Movimiento 10 de Abril (M-10) por la conservación y defensa de los recursos hídricos y ambientales del pueblo ngäbe buglé denunció ayer que los diputados de la comarca han negociado la culminación del proyecto hidroeléctrico Barro Blanco con la empresa Generadora del Istmo, S.A (Genisa) y el Gobierno.

Los líderes del M-10 culpan directamente a los diputados Ausencio Palacios y Jaime Pedrol.

Goijet Miranda, presidente del M-10, dijo que estos diputados están creando una ONG para ‘negociar con los derechos de los pueblos indígenas’. ‘Dejamos claro que no estamos de acuerdo con la intromisión de personas que no tienen nada que ver con el área de Quebrada Caña y Kiad, los pueblos más afectados’, precisó Miranda.

El dirigente informó que más de 100 indígenas se han desplazado hacia el área donde se construye el proyecto para rechazar la medida de los diputados.

Ricardo Miranda, otro dirigente, señaló que por el momento no se contempla acciones en las calles, pero que el grupo va a exigir al Gobierno y a los diputados suspender cualquier negociación en desacuerdo con la Ley 10 de 1997, que crea la comarca.

Los indígenas, desde un inicio, han rechazado la construcción del proyecto, incluso en instancias internacionales. ‘No nos han hecho caso’, reclamó Miranda.

La empresa comunicó que no haría comentario, mientras no conozca el contenido de la nota del M-10.