Temas Especiales

30 de Oct de 2020

Nacional

Asoprof y AMIA denuncian el mal estado de 32 escuelas públicas

Meduca tiene un presupuesto de $60 millones para reparación y mantenimiento de los planteles

Unos 700 mil estudiantes inician hoy el periodo lectivo en las 3,281 escuelas públicas del país.

Seguramente, la alegría de muchos de los niños y jóvenes que lleguen hoy a sus centros escolares se desvanecerá apenas observen las malas condiciones en que se encuentran las estructuras y mobiliario.

En el IPT de San Miguelito, a principios de la semana, faltaban 800 sillas.

De acuerdo con una lista de colegios en malas condiciones elaborada por la Asociación de Profesores de la República (Asoprof), unos 21 planteles en Chiriquí, Bocas del Toro, Colón, Panamá, Veraguas, Panamá Oeste y Coclé presentan serias deficiencias.

El documento, exclusivo para La Estrella de Panamá, detalla que la escuela Ángel María Herrera, en Penonomé, tiene la infraestructura deteriorada, y República del Paraguay, en Colón, problemas de filtración y desagüe.

La escuela Nueva Arenosa, en Capira, no cuenta con suficientes aulas; Anastasia Mitre, en Colón, tiene el techo inservible.

DEFICIENCIAS

Las escuelas tienen deficiencias de arrastre en el equipamiento de laboratorios de física, química y biología.

De unas 160 escuelas de nivel medio que implementaron la transformación curricular, 28 no tenían laboratorios.

Un informe de la Asociación de Maestros Independientes Auténticos (AMIA) revela deficiencias en seis centros de la comarca Ngäbe Buglé, dos de Chiriquí, dos del distrito de Panamá y otro de Bocas del Toro.

En la escuela Guacamaya, del distrito comarcal de Müna, los niños reciben clases en el suelo; en Las Trancas, necesitan seis salones. En el colegio de Cerro Puerco, que tiene seis aulas rancho, faltan 300 sillas; la escuela Boca de Balsa requiere cuatro salones; Hato Corotú, cuatro, y Boca de Sagüi, quince.

En región ngäbe hay 30 escuelas rancho en pésimo estado, según la AMIA. Entre ellas, Cerro Algodón, Petita Santos y Cerro Cruz.

La escuela Ricardo J. Alfaro, en Tocumen, debe ser equipada con 200 sillas; en Chiriquí, el IPT David tiene los talleres y sillas en mal estado; la escuela Cuervito, en Barú, requiere 30 sillas. La escuela Ciudad Jardín Las Mañanitas necesita 250 bancas.

La escuela rancho Alto Mancreek, en Bocas del Toro, no cuenta con agua potable, tableros ni sillas.

El dirigente Armando Espinosa insistió en crear el Viceministerio de Infraestructura y Mantenimiento Escolar ‘si en verdad queremos escuelas de primer mundo’.

QUEJAS EN LA ASAMBLEA

Los padres de familia y docentes de los colegios chiricanos en mal estado presentaron sus denuncias ante la Asamblea Nacional. El diputado Miguel Fanovich reprochó que la escuela Antonio José de Sucre, una de las más antiguas en David, tiene serios daños desde hace más de un año y ‘no se ha iniciado la reparación’.

Fanovich mencionó también el colegio Benigno Tomás Argote, en Boquete, que ‘tampoco va a poder ser utilizado por los estudiantes’.

El diputado reportó que los estudiantes del colegio Pablo Emilio Corsen, en David, sufrirán nuevamente de hacinamiento.

Nicolás Bejerano, diputado suplente de la comarca Ngäbe Buglé, pidió atención para la escuela Alto Tólica, ubicada en el distrito de Ñürüm.

Bejerano criticó que, en la comunidad de Galera, los educadores dictan las clases fuera del centro escolar, porque no hay techo. ‘Es necesario que el personal técnico del ministerio agilice un estudio, para que se evalúe y se haga la construcción de esta escuela’, solicitó.

MEDUCA SE DEFIENDE

La ministra de Educación, Marcela Paredes, espera que las escuelas inicien hoy con ‘las condiciones mínimas’.

Paredes indicó que llevar a las escuelas grandes (381), con el 70% de la población estudiantil, al nivel del Instituto Rubiano, remodelado con una inversión de $3 millones, requerirá, por lo menos, cuatro años más.

Un centenar de los planteles de matrículas numerosas, según la ministra, está siendo intervenido y 158 han sido evaluados para programar las reparaciones debidas.

‘La meta no es solamente tener bancas, pintarlas y arreglar la plomería. Esos serían los elementos básicos para marzo, pero queremos continuar hasta llevarlos a un nivel de excelencia’, acotó.

Reiteró que el Meduca no tiene un programa de mantenimiento ni los materiales para atender a los colegios.

El Meduca ha tenido que apoyarse en otras instituciones del Estado y en las empresas privadas, además logró invertir $6 millones en pintura, plomería y electricidad.

Según la titular educativa, los colegios no han sido reparados desde hace años, pero solo el mantenimiento continuo garantizará que las estructuras perduren.

‘Es ahora que estamos desarrollando las capacidades administrativas para programar el mantenimiento escolar a nivel nacional’, arguyó.

El Ministerio de Educación tiene un presupuesto de $1,273.8 millones, de los cuales $981.1 millones son para funcionamiento y $195 millones para inversiones.