Temas Especiales

31 de Oct de 2020

Nacional

Llevan a casación la sentencia contra los cardiólogos de la CSS

Los médicos Benigno Quintero y Baldomero González, de los departamentos de Hemodinámica y Cardiología, apelaron la sentencia

Llevan a casación la sentencia contra los cardiólogos de la CSS
Los dos cardiólogos laboran en el Complejo.

El Segundo Tribunal Superior emitió un fallo contra los especialistas Benigno Quintero y Baldomero González; ambos, funcionarios del Complejo ‘Dr. Arnulfo Arias Madrid’.

El dictamen de los magistrados Wilfredo Sáez, Luis Carrasco y María de Lourdes Estrada, fechado el 22 de julio de 2014, fue llevado a casación a la Corte Suprema de Justicia.

Resolver esta petición para anular la sentencia podría tomar hasta tres años.

El incumplimiento de los deberes que les correspondían como funcionarios administrativos, por parte de los señores procesados (Quintero y González) determinó una afectación a la Caja de Seguro Social (CSS) y a varios asegurados, según la sentencia.

Nathaska Ameer de Obaldía, secretaria de la unidad de Hemodinámica, hizo cobros indebidos del insumo ‘medio de contraste iodado’, por lo que estuvo involucrada en los hechos y fue procesada, según los fundamentos del fallo.

EL VIAJE A ARGENTINA

Quintero relata que es cardiólogo desde 2006 y, en 2008, se le dio la oportunidad de dirigir el laboratorio de Hemodinámica. ‘En la CSS, no es raro que haya escasez de algo y, en aquel momento, entre otras cosas, Hemodinámica no tenía el contraste iodado’, cuenta.

El especialista menciona que, cuando había necesidad, se le solicitaba al paciente que comprara el medicamento afuera, lo que ‘no estaba permitido por las normas de la institución’.

Según el relato de Quintero, los pacientes se acumulaban y la secretaria insistía constantemente para que hiciera algo, pero él no estaba dispuesto a permitir que se comprara el medio de contraste afuera.

En medio de estos sucesos, a Quintero le correspondió viajar a Argentina por ocho días . A su regreso, la semana previa al Carnaval, notó lo ocurrido. Cuando preguntó a la secretaria sobre la procedencia de los medicamentos, esta le contestó que eran de dos empresas privadas.

Según Quintero, él mismo llamó a esas empresas y les hizo saber que se había procedido en contra de los reglamentos y que eso iba a repercutir contra todos. Posteriormente, le informó de la situación al jefe de Cardiología, Baldomero González, y ambos solicitaron una auditoría interna.

La secretaria, Nathaska Ameer de Obaldía, fue separada de su cargo.

Pero en marzo de 2009, un paciente, Pedro Montañez, llevó el caso al Ministerio Público.

‘MANOS EN EL FUEGO’

La Fiscalía Tercera Anticorrupción, mediante sentencia No. 134 de 8 de noviembre de 2013, sentenció a Nathaska a 32 meses de prisión por peculado consumado y exoneró de culpas a los dos cardiólogos.

La fiscal del caso apeló y solicitó condenar a los médicos de peculado culposo.

El Segundo Tribunal Superior de Justicia, al conocer el recurso de apelación de la Fiscalía, resolvió declarar penalmente responsables del delito de peculado culposo a los doctores Quintero y González y dictar una pena de tres años de prisión.

Quintero señala que sigue laborando en la CSS y que González, por quien pone las manos al fuego, sigue en la jefatura de Cardiología del complejo.

Por su parte, Mauro Zúñiga, quien conoce bien a Quintero, asegura que se trata de un ‘fallo político’ y que los magistrados no estudiaron el expediente antes de dictaminar esa condena.