Temas Especiales

21 de Jan de 2021

Nacional

“El presidente Varela debe ser inflexible con la corrupción”

El crecimiento económico, sumado a una buena administración, pueden transformar a Panamá para siempre, piensa Jorge Arosemena

“El presidente Varela debe ser inflexible con la corrupción”
Jorge Arosemena, presidente ejecutivo de la Ciudad del Saber

El presidente ejecutivo de la Ciudad del Saber, Jorge Arosemena, se declara un hombre optimista y así lo sostiene: ‘La humanidad va hacia adelante, a pesar del daño que le hemos hecho al planeta, a pesar de la violencia que vemos y escuchamos en las noticias. En conjunto, el mundo es hoy un mejor lugar para vivir que lo que fue en épocas anteriores. Mis nueve nietos están teniendo ya, y seguramente el futuro les ofrecerá, muchas más posibilidades que las que tuvimos nosotros'.

Para Arosemena, no hay razones para no sentirse optimista. Su positivismo es el de una persona que desde hace 15 años vive en función de un sueño que muchos catalogaron de ‘imposible' y que hoy es uno de los proyectos más emblemáticos del país, un referente hemisférico y la más hermosa de las metáforas: una base militar convertida en una pujante comunidad sostenible, en la que conviven más de 7 mil personas que colaboran y tienen como meta común la búsqueda del conocimiento y de nuevas formas de incidir en el bienestar de la humanidad. La Ciudad del Saber.

‘Si no hubiésemos sido optimistas en aquel momento, junto a Vicente Pascual, Juan David Morgan, Nicolás Ardito Barletta, Fernando Eleta, Gabriel Lewis, la Ciudad del Saber no hubiera estado aquí hoy', dijo.

Como sociólogo, Arosemena afirma que no existe una sola naturaleza humana, sino que los hombres y mujeres van forjando su carácter en una interrelación con la sociedad y que esta los nutre de modelos que replicar o rechazar. ‘El medio social condiciona y va a permitir que florezcan las más nobles y los más ruines comportamientos', dice.

Pero también está convencido de que hombres y mujeres son capaces de elevarse al nivel de las circunstancias y de los retos que tienen por delante. Y que, cuanto más importante es el reto, más se crece...

¿ES LA CIUDAD DEL SABER PRODUCTO DE UNO DE ESOS RETOS HISTÓRICOS? ¿CÓMO NACIÓ ESTE PROYECTO?

Sí lo es. La idea fue concebida a mediados de los 90, cuando los panameños nos hacíamos conscientes de que estábamos asumiendo por primera vez la plena responsabilidad de nuestro destino. A partir de ese momento ya no podíamos echarle la culpa a otros por nuestros problemas.

Fueron Fernando Eleta y Gabriel Lewis, dos extraordinarios seres humanos, quienes leyeron las circunstancias históricas del momento y, cada uno por su cuenta, tuvo la idea de que las bases militares que estábamos a punto de recibir debían ser dedicadas a los libros, la investigación y al conocimiento. Fernando Eleta concibió el proyecto como una gran plaza socrática y fue Lewis Galindo quien dio con el nombre, en una conversación con Juan David Morgan.

En ese momento era presidente electo Ernesto Pérez Balladares y cuando Fernando Eleta le presentó la idea, él le respondió que contara con su apoyo.

De hecho, durante la primera Cumbre de las América, que se realizó en Miami, en diciembre de 1994, el presidente Pérez Balladares explicó a los líderes de los demás países reunidos que Panamá pretendía cambiar las armas por libros y los soldados, por estudiantes.

Cuando el proyecto fue presentado a la Asamblea Nacional, fue aprobado de inmediato. Creo que si el mismo proyecto se presentara hoy, tal vez no habría sido recibido con el mismo nivel de apoyo.

¿CÓMO LEE USTED EL MOMENTO ACTUAL?

Cada momento histórico tiene sus condicionantes y pienso que vivimos uno muy interesante. Tenemos que ser justos y estar conscientes de que Panamá no nació plenamente como nación sino en el año 2000, cuando logró integrar la totalidad de su territorio. Desde entonces hemos estado construyendo y, es bueno decirlo, cada administración ha contribuido y aportado a su manera. Si no, no estuviésemos aquí hoy.

¿CUÁL ES EL PROBLEMA MÁS IMPORTANTE QUE COMO SOCIEDAD DEBEMOS ENFRENTAR?

Es probablemente la exclusión. Si un país tiene condiciones para darle bienestar a todos sus ciudadanos y a los que vienen de afuera, ese es Panamá. Es una vergüenza nacional que un país con las capacidades de crecimiento económico de las que hemos disfrutado desde el 2000 hasta acá, no haya mejorado las condiciones de vida de su gente y tengamos un veintilargo por ciento de población marginada, viviendo en condiciones precarias. Muchos de los visitantes extranjeros que vienen a Panamá por primera vez se quedan sorprendidos y me dicen que somos un país bendecido. Yo creo que es así, pero todavía tenemos que incluir a nuestra gente en desventaja y, más todavía, cuando sí podemos hacerlo.

¿QUÉ LE RECOMENDARÍA AL PRESIDENTE JUAN CARLOS VARELA, SI TUVIERA UNA CHARLA PERSONAL CON ÉL?

En los últimos tiempos hemos estado sometidos a unos vaivenes y vendavales muy fuertes, pero de ellos debemos salir fortalecidos. En este contexto, pienso que tenemos una oportunidad histórica extraordinaria y la expectativa y la esperanza de tomar un camino positivo. El presidente Juan Carlos Varela está consciente de eso. Este gobierno tiene la oportunidad dorada, única, de dar un salto cualitativo, de organizar sus instituciones. Pero hay que ser inflexibles con cualquier acto de corrupción. Es cierto que ningún país es completamente libre de este mal, pero lo que no puede ser es que la pauta general sea la corrupción. Hay que erradicar la generalización de la corrupción. Es un camino sin fin, un esfuerzo constante, pero la administración ha abierto el espacio para que fructifique la esperanza. El presidente tiene que rodearse de los mejores y ser muy determinado para que, cuando uno se desvíe, se le llame a capítulo.

SE REPITE QUE UNA DE LAS FORMAS MÁS EFECTIVAS DE COMBATIR LA POBREZA ES LA EDUCACIÓN. USTED FUE MINISTRO ENCARGADO DE ESTA CARTERA DURANTE OCHO MESES EN LA DÉCADA DE LOS OCHENTA. ¿TIENE ALGO QUE DECIR AL RESPECTO?

Yo estuve seis años en el Ministerio de Educación, como viceministro y ministro encargado. Estuve incluso durante la Reforma Educativa de 1979 y siempre he pensado que en ese momento se cometió el error de rechazar la Reforma en su totalidad, cuando lo que se debió hacer fue utilizar sus aspectos positivos y no rechazarla toda de plano. Lo que estamos viviendo hoy en educación es consecuencia directa de no haber implementado ningún cambio entonces ni en los años siguientes.

La labor del Ministerio de Educación es muy difícil porque siempre se está luchando en contra... los educadores han sido un foco de resistencia, en algunas cosas con razón, en otras, no tanto. Creo que ha llegado el momento de construir alianzas. Las respuestas están dadas. Hay experiencias exitosas en otras partes. No hay nada nuevo que descubrir o que inventar. Hay que seguir formando a los educadores, hay que incorporar a las familias. Hay que dotar, como en los países europeos más avanzados, de la debida dignidad al puesto de maestro y asignarle la debida remuneración.

Panamá tiene un crecimiento económico envidiable comparado con el resto del mundo. Pero todo se puede venir abajo si no contamos con una población con el debido conocimiento y los valores cívicos de compromiso con la construcción de una nueva sociedad'

==========

‘ En todos los países del mundo hay corrupción. Lo que no puede ser es que la corrupción esté generalizada. Hay que luchar contra eso. Esto será un esfuerzo sin fin y una lucha constante'

==========

JORGE AROSEMENA

Ha estado ligado a la Educación durante más de 40 años >p< Nació en ciudad de Panamá el 25 de junio de 1944. Ingresó a la Universidad de Panamá, donde cursó tres años de ingeniería civil. Dejó sus estudios para ingresar a la Compañía de Jesús. Como novicio, estudió en El Salvador, Ecuador y posteriormente, en Estados Unidos, donde hizo estudios de Humanidades, Sociología y Filosofía (Universidad de San Luis). Eventualmente, dejó el sacerdocio, y se instaló nuevamente en Panamá, donde se dedicó a la enseñanza durante 40 años. Fue viceministro de Educación y gerente general del IPAT, Promotor de la revista Tareas. Es presidente ejecutivo de la Fundación Ciudad del Saber, desde 1997.