Temas Especiales

04 de Apr de 2020

Nacional

Un nuevo beato para los católicos centroamericanos

La plaza Salvador del Mundo rebosó ayer en gente vestida de blanco y con acentos distintos.

La plaza Salvador del Mundo rebosó ayer en gente vestida de blanco y con acentos distintos. Delegaciones de toda América Central acudieron al corazón de la ciudad San Salvador para atestiguar de lo que ha sido, probablemente, el acontecimiento más importante de la última década para lo seguidores de la religión católica en este región del hemisferio: la beatificación de Óscar Romero, un sacerdote que habló su idioma y que ha sido considerado mártir de su pueblo.

El cardenal Ángelo Amato, prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, fue el encargado de dar lectura a la carta escrita a puño por el papa Francisco y oficializar la elevación a los altares de monseñor Romero, asesinado hace 35 años justo cuando preside una eucaristía.

‘En este día de fiesta para la nación salvadoreña, y también para los países hermanos latinoamericanos, damos gracias a Dios porque concedió al obispo mártir la capacidad de ver y oír el sufrimiento de su pueblo', leyó Amato en la carta del Papa durante la ceremonia religiosa de beatificación.

Luego, las reliquias del obispo consagrado llegaron al lugar, en medio de una procesión. La camisa sacerdotal manchada de sangre que llevaba el día en que fue asesinado se ha convertido en el tesoro más importante para sus seguidores.

A la ceremonia asistieron cerca de 1,400 religiosos y un decena de delegaciones oficiales, entre ellas la de Panamá, presidida por el mandatario Juan Carlos Varela.

‘Los ideales de Monseñor Romero viven 35 años después de que silenciaran su voz (...) él marcó con sus acciones la vida de millones de latinoamericanos', aseguró el presidente.

SU LEGADO POLÍTICO

El beato Romero fue considerado por décadas como un defensor de los derechos humanos por sus habituales homilías dominicales en las que denunciaba los abusos del ejército y la policía salvadoreña, en la década de los años setenta y ochenta.

‘Quisiera hacer un llamado, de manera especial a los hombres del Ejército y la Guardia Nacional. Hermanos, son de nuestro mismo pueblo, matan a sus mismos hermanos campesinos y ante una orden de matar que dé un hombre, debe de prevalecer la Ley de Dios', alzó un día antes de su asesinato.

La muerte de Romero, en marzo de 1980, se considera como detonante de la guerra civil (1980-1992) entre el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional y el Ejército de El Salvador.

==========

CAUSA PARA LA BEATIFICACIÓN

El obispo Óscar Romero fue asesinado de un disparo al corazón.

La solicitud para beatificación fue admitida por el Vaticano en 1996.