Temas Especiales

24 de Jan de 2021

Nacional

Los ngäbe-buglé dan nuevo plazo para cancelar Barro Blanco

Después del rompimiento de la mesa de diálogo, el 18 de mayo, los indígenas van esperar hasta el 15 de junio. Anuncian protestas

Los ngäbe-buglé dan nuevo plazo para cancelar Barro Blanco
El proyecto se construye sobre el río Tabasará y afecta áreas comarcales.

Los indígenas de la comarca Ngäbe-Buglé dieron un nuevo plazo hasta el próximo 15 de junio al Gobierno para que cancele el proyecto hidroeléctrico Barro Blanco, que se construye en el río Tabasará.

Diferentes organizaciones ngäbe-buglé se reunieron el fin de semana para analizar el tema y el rompimiento de la mesa de diálogo que mantenían con el Gobierno y Generadora del Istmo, S.A (Genisa), empresa que construye la obra.

Los ngäbe-buglé habían dado un plazo hasta el pasado lunes 18 de mayo para que las autoridades tomaran una decisión sobre el proyecto. Ese día, en la mesa de diálogo el Gobierno anunció la continuación del proyecto.

‘Ante la insistencia del gobierno del presidente Juan Carlos Varela de continuar el proyecto, a pesar de haberse probado en la mesa técnica que no es compatible con el pueblo originario, se ha decidido exigir la cancelación dando un plazo y si no, iremos a las calles', manifestó Manolo Miranda, vocero del Movimiento 10 de Abril por la defensa de los recursos hídricos, naturales y campesinos ngäbe-buglé (M-10).

El pasado 2 de febrero, se inició la mesa de diálogo convocada por el Gobierno y el día 9 del mismo mes, las autoridades gubernamentales ordenaron paralizar el proyecto por supuesto incumplimiento del estudio de impacto ambiental, por parte de la empresa.

Los indígenas siempre se han mantenido en su posición de cancelar el proyecto, mientras que el Gobierno propuso, al principio, quitarle la concesión a Genisa para dársela a otra empresa. Finalmente, Genisa seguirá con la obra.

Los indígenas culpan al Gobierno de romper la mesa de negociaciones. ‘El gobierno es responsable de la ruptura de la mesa de diálogo, porque a pesar de haberse demostrado todas las profundas e irreversibles incompatibilidades del proyecto, en lo cultural, ambiental, económico y religioso, ignoró la propuesta de la comisión indígena y campesino de cancelación de la obra', señala un comunicado del M-10.

Los ngäbes piden al Gobierno garantizar los valores culturales, ambientales, económicos y religiosos de la población indígena y campesina.

Además, piden respetar el resultado de la incompatibilidad demostrado en la mesa de diálogo causada por el proyecto hidroeléctrico Barro Blanco en la comarca.

El proyecto tiene un avance del 95% y, aunque la presa se construye fuera del área comarcal, afectada tierras indígenas.

En total son seis hectáreas de la comarca que quedarán bajo el agua, cuando se represe el río Tabasará. Los indígenas alegan que el área indígena afectada tiene una riqueza arqueológica y religiosa. Los ngäbes tienen 15 años luchando en contra de la construcción del proyecto.

==========

LAS MESAS SIN ACUERDOS

Durante el gobierno pasado también hubo una mesa de diálogo.

En febrero de 2012, las autoridades convocaron una mesa de diálogo para analizar el proyecto hidroeléctrico. Los indígenas pedían suspender el proyecto, pero el Gobierno no lo aceptó.

En febrero pasado, se convoca otra mesa de negociación, sin alcanzar acuerdos.