Temas Especiales

22 de Oct de 2020

Nacional

La limpieza del estanque de Monte Esperanza, una licitación polémica

Tras el derrame de 11 mil barriles de petróleo, una empresa se gana un contrato para limpiar la laguna de Mont Hope

Al estanque de Monte Esperanza, en Colón, lo que menos le va es el nombre. Aparte de maleza, palmeras, los rieles del ferrocarril, gallinazos y algo de basura, alrededor de la gigantesca charca artificial no hay nada.

De no ser por una gigantesca mancha de petróleo que flota en la superficie y unas barreras absorbentes para contener la mancha ( boom, se les llama en inglés), la laguna no llamaría para nada la atención de nadie.

Sin embargo, es justamente este derrame el que ha hecho que empresas, autoridades e, incluso abogados, posen su mirada sobre este lago artificial.

El pasado 21 de mayo, la Autoridad Marítima de Panamá (AMP) publicó el pliego de cargos para la limpieza del combustible derramado en este estanque y en las tierras a su alrededor. El trabajo, una licitación abreviada por el mejor valor, tiene un precio de referencia de $1,669,200.

El 19 de junio, el abogado David Aizpurúa denunció en el Ministerio Público un posible delito contra la administración pública, porque en el 2012 la AMP ya había contratado a una empresa para que se encargara del ‘saneamiento, extracción y remediación de dragados de hidrocarburos' en la laguna de Monte Esperanza, a un costo de $920 mil.

Según la denuncia de Aizpurúa, la empresa que se ganó la primera licitación cobró por un servicio que no se realizó y, además, se le pagó más dinero de lo que indicaba el contrato sin que hubiera adendas.

EL DERRAME

El 26 de diciembre de 2010, un barco llegó al muelle 16 del puerto de Cristóbal, en Colón, para que se le suministrara combustible.

Los funcionarios de la AMP procedieron a despachar al barco y abrieron las válvulas para que el petróleo fuera enviado. De lo que, no se dieron cuenta, fue de que, en algún punto entre el puerto y los tanques, la gasolina se perdió, pues nunca se depositó en la nave.

Parte de la tubería que lleva el combustible de los recipientes al puerto está soterrado en el estanque artificial de Mount Hope. Instalados por las fuerzas del ‘Tío Sam' que ocuparon el área canalera y aprovechados por el gobierno panameño una vez se dio la transición; sin mantenimiento, los drenajes se fueron corroyendo al punto que, a la altura de la laguna de Monte Esperanza, la tubería cedió y provocó el derrame de 11 mil barriles de fuel oil sobre el estanque.

LA (PRIMERA) LIMPIEZA

El 10 de diciembre del 2012, Roberto Linares, entonces administrador de la AMP, firma un contrato por $920 mil con el puertorriqueño Osvaldo de León Seijo, representante legal de Layne Commercial Services, Inc. para que la empresa realizara el ‘saneamiento, extracción y remediación de dragados de hidrocarburos a consecuencia del derrame en la laguna de Monte Esperanza'.

Un mes antes, el 6 de noviembre de 2012, la AMP había colgado en el portal ‘Panamá Compra' el acto en el que se anunciaba la contratación directa de Layne Commercial Services. Cuatro días antes, el 2 de noviembre, Layne había enviado una cotización para recuperar el lago.

En la cotización, la compañía se comprometía a la ‘limpieza del área del suelo con manchas visibles de petróleo' y a la ‘limpieza de los cuerpos de agua con petróleo flotante'. Además , se realizaría un programa de ‘mantenimiento y biorremediación' durante 60 días después de culminada la limpieza.

Se califica como biorremediación a ‘cualquier proceso que utilice microorganismos, hongos, plantas o las enzimas derivadas de ellos para retornar un medio ambiente alterado por contaminantes a su condición natural'.

La propuesta de Layne Commercial Services advertía que era casi imposible indicar cuánto desperdicio se generaría de la extracción de combustible del estanque, por ‘la magnitud del derrame, del tamaño del área impactada con aceite y el tiempo que el producto lleva derramado'. La cotización de la compañía de Osvaldo de León Seijo indica que el precio de $920 mil solo incluía el manejo y disposición de 200 metros cúbicos de desechos sólidos y de 10 mil galones de desechos líquidos.

Si la extracción superaba esas cifras, la compañía cobraría $310 por cada metro cúbico de desechos sólidos que se incinerara y $0.50 por cada galón de desecho líquido que se dispusiera. Por cada viaje que se hiciera para transportar esos desperdicios, se cobraría $1,000.

El contrato entre la AMP y Layne fue refrendado a finales de enero del 2013. Los trabajos culminaron el 7 de junio del 2013.

LA (SEGUNDA) LIMPIEZA

David Aizpurúa, el abogado que puso la denuncia en el Ministerio Público, dice que en la charca no se hizo nada. De haber sido así, entonces, hoy no se estaría licitando exactamente lo mismo que se licitó en el 2012.

Para el abogado, la primera licitación para limpiar el estanque de Mount Hope fue hecha a la medida de Layne Commercial. Comenta Aizpurúa que no es casualidad que la empresa, conformada en 2010, haya cambiado su junta directiva e iniciado operaciones apenas pocos meses antes de la publicación de la licitación, la cual se le otorgó por contrato directo.

Oscar Pagés, socio de Osvaldo de León Seijo, asegura que la sociedad que tiene con el puertorriqueño cumplió con todo lo que indicaba el contrato, incluso, con creces.

‘El proyecto se terminó en su totalidad. El contrato era por el movimiento de 200 metros cúbicos y se terminaron disponiendo 1,700 metros cúbicos que se hicieron en cuatro tinas en los predios de la AMP y se hizo biorremediación', le explicó Pagés a La Estrella de Panamá .

El empresario aclara que si se enterraron los desechos, en vez de incinerarlos, como indicaba la propuesta que se le presentó a la AMP, es porque ‘las empresas que tenían la licencia de incineración no tenían la capacidad como decían'.

Osvaldo de León Seijo y Oscar Pagés dicen que no están al tanto de la denuncia interpuesta por David Aizpurúa; sin embargo, rechazan haber recibido más dinero de lo que indicaba el contrato.

‘Cumplimos de más y no se nos pagó de más. Lo más fácil para mí hubiera sido construir una tina de 200 metros cúbicos y abrir una adenda [para construir otra tina en donde disponer del resto de los desechos]. Solo hubo un pago de $920 mil', sostiene Pagés.

La culpa de que el estanque de Monte Esperanza esté, nuevamente, sucio es de la AMP cuando era administrada por Roberto Linares, considera Pagés

El 10 de junio del 2013, tres días después de culminar el proyecto, Layne Commercial Services envió una carta a la AMP advirtiéndole que si querían ver resultados completos en la limpieza de la laguna, era necesario aplicar ‘un plan de mantenimiento'. La respuesta de Linares fue que no había dinero para eso y que no era importante .

‘Se le explicó a Linares que compañías panameñas estaban vertiendo producto en las aguas de la laguna sin ningún control', dice Pagés, quien asegura que tiene fotos de camiones depositando combustibles en el lago.

Cuando se le pregunta cuáles son esas compañías , el empresario se abstiene de dar los nombres, para evitar represalias. Asegura el comerciante que él presentó las pruebas en la AMP (fotos y video) y la Autoridad ya está investigando.

LA AMP

Al consultarle a Jorge Barakat, actual administradorl de la AMP, comenta: ‘Se tiene la impresión de que esa área había sido utilizada por empresas o particulares para establecer un lugar para depositar productos cuando hacían limpiezas'. Barakat no confirma que eso haya sido así; pero, acota, ‘es la teoría que se está manejando'.

Gerardo Varela es el director de Puertos e Industrias Marítimas Auxiliares de la AMP. Varela asegura que la nueva mancha es el resultado de acciones vandálicas. ‘No se le dio seguimiento al trabajo, por parte de la administración pasada, y hubo vandalismo. La línea que se rompió en el 2010 y pasa por la laguna sigue provocando el derrame, porque no se reparó'.

Dice el ingeniero que no saben quiénes son los criminales, solo saben que son ‘empresas sin permiso de la AMP para transportar el producto'.

EL LUGAR DE LOS HECHOS

Alrededor del estanque de Monte Esperanza no se observa ninguna autoridad. Para llegar a la laguna solo hay que pasar la entrada del vertedero de Colón y caminar unos cuantos pasos al costado de una carretera que, pareciera, no lleva a ningún lado.

Aunque el territorio aparenta ser virgen, se puede notar que en algún momento hubo presencia humana en los alrededores. Para acercarse al estanque se cortó, recientemente, la maleza, pues hay un tramo con la hierba a nivel.

De los trabajos hechos por Layne solo quedó en la tierra, parte de un boom (una barrera flotante que se coloca en las aguas contaminadas con hidrocarburos para contener los derrames).

‘Aquí vino a trabajar una gente hace un tiempo— dice uno de los pepenadores del vertedero— hicieron unas cosas en el estanque y luego se fueron'. Según el recolector, la laguna, aunque está sucia, está menos sucia que antes de que llegaran los trabajadores.

Cuando se le pregunta si es cierto que en las noches llega gente a tirar desperdicios en las aguas, el recolector lo niega. Al preguntarle por qué ha crecido la mancha, nuevamente, solo dice: ‘A lo mejor es que la vaina [la tubería] está ‘lickeando' otra vez'.

En la licitación que se adjudicará el próximo 6 de julio participan Layne Commercial Services Inc. y siete empresas más. Dice Oscar Pagés que la propia AMP los invitó a concursar de nuevo.

==========

LA COMPAÑÍA

Layne Commercial

Layne Commercial Services Inc. es una compañía fundada en 2010 que inició operaciones en julio de 2012.

Rogelio Barsallo Fábrega, director general de Puertos e Industrias Marítimas Auxiliares en el 2012 —en el informe técnico que justificaba la contratación de Layne para que saneara las aguas del estanque de Monte Esperanza en 2012— explicó que Caribbean EnviroMarine Services Inc, de la cual Layne es filial en Panamá, ‘cuenta con una amplia trayectoria en proyectos similares en el Caribe'.

Además, el 19 de septiembre de 2012, la AMP le había concedido a Layne las licencias de operaciones correspondientes ‘para ofrecer estos servicios a instalaciones portuarias'.

El presidente de la compañía es del puertorriqueño Osvaldo de León Seijo. Oscar Pagés, socio de Osvaldo de León, indica que el puertorriqueño es una ‘eminencia' en el negocio de la descontaminación por derrames de hidrocarburos en EE.UU..

‘Soy como el servicio de ambulancias Alerta, pero con hidrocarburos', indica de León Seijo.

David aizpurúa

‘ Se desembolsó, aproximadamente, un millón de dólares del erario público para la limpieza por daño ambiental... a través del derrame de combustible en la laguna de Monte Esperanza... [la limpieza] pese a ser pagada no fue realizada',

ABOGADO

Oscar Pagés

‘ El proyecto se terminó en su totalidad. El contrato era por el movimiento de 200 metros cúbicos y se terminó disponiendo de 1,700 metros cúbicos en cuatro tinas en los predios de la AMP y se hizo biorremediación',

LAYNE COMMERCIAL