Temas Especiales

16 de Jan de 2021

Nacional

¡Cuidado! así se ejecuta un secuestro exprés

Ante las nuevas formas de delito, la población debe redoblar precauciones. Las autoridades llaman a la calma

El ministro de Seguridad, Rodolfo Aguilera, deberá acudir a la Asamblea Nacional para responder un cuestionario de al menos diez preguntas relacionado con la aparentemente creciente inseguridad del país. La iniciativa fue impulsada por la diputada perredista Zulay Rodríguez y apoyada por varios de sus copartidarios, junto con el panameñista. Luis Eduardo Quirós.

Entre las preguntas que debe responder el ministro Aguilera destaca el interés de los diputados por ‘las medidas preventivas que se están promoviendo para disminuir de manera sustantiva el volumen de delincuencia'.

¿Por qué no hay concordancia entre lo que se asevera como disminución del índice de criminalidad en contraposición con lo que a diario sale en los medios de comunicación?, ¿qué elementos probatorios tiene a disposición el Ministerio de Seguridad para demostrar la disminución gradual que se asevera ha sido reducida de manera sistemática?, son otras de las interrogantes. Las nuevas modalidades de delincuencia y las relacionadas con las redes sociales también preocupan a los diputados. En la lista aparece, asimismo, la incertidumbre por nuevas modalidades de delinquir en las que se menciona la utilización de productos químicos.

Las redes sociales han abierto acceso a la información personal que es utilizadas por los delincuentes y los diputados esperan conocer los mecanismos de protección a la comunidad ante ese nuevo riesgo.

Aguilera deberá responder qué acciones se están tomando para que la información sobre prevención llegue a todos los ciudadanos en general, incluidos los más vulnerables.

La Policía Nacional, por su parte, sostiene que muchos de los casos que se ventilan en las redes no se corresponden con las denuncias recibidas, que atienden todos las pistas y les dan seguimiento con la colaboración de los establecimientos supuestamente afectados.

==========

VÍCTIMA #1

Mujer, jubilada, 60 años. Independiente

El pasado domingo, salí de hacer supermercado en Albrook acompañada del chico que lleva los paquetes y me ayudó a ponerlos en el maletero del carro. Abrí mientras contestaba una llamada de teléfono y me fijé que un hombre joven, bien vestido, se acercaba al vehículo de al lado, con la intención, al parecer, de entrar por la puerta del conductor, pero en el momento en el que entré a mi carro, abrió la puerta del copiloto y me amenazó con matarme, porque tenía una pistola. Me forzó a pasar al asiento de atrás y arrancó con amenazas e insultos. ‘Esto es lo que va a pasar: te voy a llevar conmigo y te voy a dejar tirada lejos de aquí. Si gritas te mato', me dijo. Yo me puse a rezar y pensé en mi familia, mis hijos y mis nietos, cuando me di cuenta de que la puerta no tenía seguro y me tiré. El hombre se llevó mi carro, pero con la ayuda de quienes me asistieron en la calle denuncié el robo y ya lo detuvieron. Es panameño y creo que muy joven, 21 años. Hice la denuncia en la Policía, fui a la DIJ y pasé por Medicatura Forense. Me rompí el codo, un meñique del pie y tengo contusiones, pero pudo ser peor. El estacionamiento donde me secuestraron no tenía seguro de responsabilidad civil.

==========

‘Me dijo que tenía un arma y que me iba a matar...yo pensé en mis hijos y en mis nietos y me tiré del carro en la primera curva'.

==========

VÍCTIMA #2

Mamá, 25 años, a cargo de una niña de dos años

Fuimos a tomar un helado mi marido, mi niña y yo en la zona de Marbella, por la avenida Balboa. Yo me bajé del carro con la bebé y mi marido fue a estacionar el carro. Mientras yo hacía la fila para ordenar, se me acercó una mujer con audífonos puestos, aparentemente una cliente, que me toca en entre el hombro y la espalda y me pregunta si estoy esperando para pedir... en cuestión de segundos sentí que la lengua se me adormecía y alcancé a llamar a mi esposo porque pensé que algo podía pasarme... avisé a las demás personas que creía que me habían drogado y cuando llegó mi marido, la mujer se fue corriendo de local. Creo que ella pensó que yo estaba sola. Inmediatamente nos fuimos al hospital. Ya tenía las piernas entumecidas y la boca se me había hinchado.

Me atendieron rápido y no pasó nada, pero no sé que me hubiera ocurrido si mi marido no hubiera estado cerca. Se aprovechan de las personas vulnerables. No lo denunciamos a la policía.

==========

‘Una mujer con audífonos puestos me tocó y me preguntó si estaba en la fila, y se me empezó a dormir la lengua'.

==========

VÍCTIMA #3

Carro de lujo, un solo conductor. Mujer

Salí del estacionamiento del hospital en el que tenía una cita de revisión y me subí al carro sin ninguna precaución porque durante todo el tiempo de la consulta lo dejé en estacionamiento privado, bajo techo y de pago. Cuando casi estaba llegando a mi casa, desde el asiento de atrás un hombre me apuntó con una pistola. El hombre me dijo que obedeciera con calma y continuara conduciendo por la ruta que me iba a indicar. Yo ya no sabía ni por dónde iba, estaba muy nerviosa, pero seguí sus instrucciones. Como a los veinte minutos o media hora me pidió que me estacionara en un lugar que no reconocí y me quitó el dinero, mis prendas, el reloj, el celular y hasta el anillo de compromiso. Arrancamos otra vez, yo siempre al volante y él atrás, y seguimos dando mil vueltas por áreas de la ciudad que yo no conocía. De pronto me dijo que parara, que cerrara los ojos y contara hasta diez... cuando los abrí, ya no estaba... era casi de noche y estaba muy nerviosa, pero conseguí salir manejando hasta que me vi en la Cinta Costera, como si regresara de Panamá Oeste. No sé dónde estuve.

==========

‘El delincuente tuvo que haber entrado al auto en el estacionamiento del hospital. No me di cuenta hasta que me apuntó con un arma'.

==========

DORMILONA O ESCOPOLAMINA

‘Burundanga' para adormecer las terminaciones nerviosas y el cerebro

El uso de la escopolamina, burundanga o adormidera para ‘atontar' a posibles víctimas de robo o secuestro no es nuevo en el continente. En Colombia y México hay reportes de medios de comunicación de personas que han sido víctimas de robo, como consecuencia del uso de estas sustancia.

La escopolamina es un polvo extraído de un árbol llamado en Colombia cacao sabanero o borrachero del que se extrae la atropina, una droga que tiene varios usos en la medicina clásica, entre ellos controlar vómitos y mareos, reseña el diario ‘El Universal' de México. Es un depresor del sistema nervioso central, que a pocos minutos de su aplicación es capaz de neutralizar la voluntad de la víctima, lo que hace que termine colaborando de forma inconsciente con el delincuente.

El diario ‘El Tiempo' de Bogotá también recoge notas informativas que hacen referencias a bandas de delincuentes que se dedicaban al robo, usando la escopolamina como la sustancia que rompe la voluntad de las víctimas.

En Panamá no hay referencia sobre el uso de esta sustancia para actos delictivos, aunque se han reportado casos de hombres que han sido asaltados por mujeres con métodos parecidos. Los efectos de la escopolamina son temporales y no dejan secuelas.