Temas Especiales

23 de Jan de 2021

Nacional

Observatorio sísmico, calidad panameña al servicio mundial

La empresa cada año innova con material tecnológico que facilite la mayor preparación a las personas ante eventuales terremotos.

Pensar en proyectos científicos y tecnológicos, solo es imaginarse países desarrollados como en Estados Unidos, Asia y Europa, pero, en las entrañas de la provincia de Chiriquí, se encuentra un observatorio sísmico único de Latinoamérica, y uno de los pocos a nivel mundial, con jefatura netamente panameña.

El Observatorio Sísmico Occidental de Panamá (OSOP), ubicado en el corregimiento de Volcán, provincia de Chiriquí, es un proyecto creado por panameños que desde hace muchos años se dedica a la fabricación de equipos de localización y sismógrafos con sistemas automáticos.

El OSOP es el ente facilitador del Instituto de Geo Ciencias de la Universidad de Panamá y del Sistema del Canal de Panamá, utilizando tecnología de punta, comprobada por un equipo de científicos en su mayoría panameños, que facilitan a la seguridad nacional e internacional de las herramientas de monitoreo necesarias para advertir posibles desastres producidos por movimientos telúricos.

Ángel Rodríguez, director de OSOP dijo “se venden sistemas integrados en toda Centroamérica, Suramérica y algunos países europeos y regiones de Estados Unidos que deciden probar la tecnología panameña, lo hemos facilitado y ha sido muy exitoso, ya que casi el 80% de observatorios mundiales lo utilizan.”

"Este observatorio también permite conocer en segundos, la magnitud y epicentro de los sismos en cualquier parte del mundo, sin importar la ubicación del sismógrafo", señala.

BRINCO, UN PROTOTIPO PERSONALIZADO DE SISMÓGRAFOS

La empresa cada año innova con material tecnológico que facilite la mayor preparación a las personas ante eventuales terremotos.

Para ello durante el 2015 han presentado al mercado un prototipo de sismógrafo llamado “Brinco” que sirve de alerta temprana a cada persona minutos antes de registrarse un movimiento de la tierra en distancias próximas al epicentro para evitar desgracias.

“El sismógrafo, el primero personalizado a nivel mundial, se ha presentado a un costo de apenas B/200.00 contrario a los sismógrafos empresariales, que superan los miles de dólares”, señaló Rodríguez.

“Esto se puede configurar en computadora o teléfono móvil para que donde vaya el dueño, reciba alerta temprana y pueda ubicarse en un lugar seguro, apagar equipos, movilizar estructuras en cuestión de segundos”, aseguró el mánager de OSOP.

OTROS PROYECTOS EN MERCADO

“Sensores tipo A como Sixaola 1, Sixaola 2 y Darién,(nombres de sensores), todos desde cien mil dólares, hasta una cantidad inferior a mil quinientos, todos construidos en Panamá y muchos utilizados por entidades como el Sistema Nacional de Protección Civil (SINAPROC) y algunas universidades”, añadió el experto.

Para construir estos aparatos tienen diseñadores, software, impresoras láser, tornerías mecánicas y moldes manejados por el sistema Linux en su mayoría panameños y algunos sismólogos internacionales.

Los científicos procuran crear la primera red sísmica personalizada en Panamá que sirva como modelo en todo el mundo para monitorear las acciones en las placas terrestres.

Este sistema no implica mucho conocimiento para manejarle, según los expertos es más sencillo que manejar un teléfono celular de última generación.

Con este observatorio Panamá recibe visitas de cientos de científicos de diferentes partes del mundo para conocer los avances e inventos que ponen al país como los primeros en conocimiento sísmico.