28 de Sep de 2021

Nacional

Radiografía del caso de los quemados de Tocumen

El 9 de enero de 2011 se incendió el pabellón de menores del Centro de Cumplimiento de Tocumen. Cinco reos murieron.

En el 2011, el Día de los Mártires, pasó a segundo plano para la sociedad panameña. Aquel domingo, la mirada de todos estaba situada en el Centro de Cumplimiento de Tocumen y no en la avenida que fue escenario en 1964 de la más cruenta batalla entre una nación que exigía respeto a su soberanía de parte del ejercito yanqui.

En horas de la mañana ocurrió un hecho que, aunque de distintas proporciones, resultó tan dramático como la rebelión que protagonizaron los estudiantes del Instituto Nacional.

El 9 de enero del 2011, en el pabellón de menores del Centro de Cumplimiento de Tocumen, hubo un motín para reclamar que esa área del penal llevaba más de una semana sin agua potable. Los Policías y custodios del Centro, con el apoyo de unidades del Grupo de Apoyo al Servicio (GAS) iniciaron un operativo para deshacer la reyerta. En medio del levantamiento, se inició un incendio dentro de la galería donde estaban los adolescentes rebeldes.

Una de las secciones que se quemó fue la celda seis, en donde se encontraban los menores Eric Batista, Benjamín Mojica Roberts, José David Frías Rentería, Víctor Jiménez Pardo, Omar Richard Ibarra, Cristian Mora y David Ríos Suazo, quienes sufrieron quemaduras que abarcaron entre el 40 y 80% de su cuerpo, dependiendo del caso.

Tras lo ocurrido, los muchachos fueron enviados al Hospital Santo Tomás. De los siete, cinco morirían en el nosocomio a causa de los grandes daños que causó el fuego en sus cuerpos. Solo Cristian Mora y David Suazo abandonaron con vida la institución de salud.

QUÉ PASÓ

Ante lo sucedido aquel día en el Centro de Cumplimiento, y por la muerte de cinco de los heridos, las familias de los difuntos y de los sobrevivientes presentaron una denuncia que inició una investigación en el Ministerio Público.

Por los acontecimientos del 9 de enero de 2011 se señaló a doce personas: Iris Nedelka Cedeño Fernández (directora del Centro); Alexander De Gracia y Guillermo Ábrego Fernández (custodios civiles); y los policías Luis Carlos Ortega, Joel Rodríguez, Luz María Padilla, Eduardo Barreno Bernal, Ernesto Blake, Eduardo Valdés, Maikol González, Darío Caballero y Ángel Batista.

Cuatro años después, luego de que la fiscalía encargada del caso armara un expediente de 22 tomos con, aproximadamente, 5 mil fojas cada uno, la magistrada María de Lourdes Estrada, del Segundo Tribunal de Justicia, en calidad de jueza sustanciadora, llama a juicio para deslindar la responsabilidad de estas 12 personas a quienes se les acusa de homicidio doloso, homicidio en grado de tentativa, y delito contra la libertad por vejámenes y maltrato.

Los otros dos magistrados son Adolfo Mejía y Secundino Mendieta.

Al imputarse más de un cargo, el juicio se lleva en derecho; es decir, no hay un jurado de conciencia, sino que los tres magistrados designados como jueces determinarán las sentencias.

EL JUICIO

Cuando se hizo el llamamiento a juicio, se estableció un calendario en el que se indicaba que del 13 al 31 de julio se interrogaría a todos los testigos del caso.

En un listado al que tuvo acceso La Estrella de Panamá del orden en que se tomaría la declaración de los testigos, se indica que, diariamente, siete personas deberían pasar al estrado. El calendario que distribuyó la jueza Estrada a las partes refiere que 104 personas serían llamadas a comparecer.

No obstante, por diversas circunstancias solo han comparecido 31 testigos en seis días de juicio.

Algunos de los inconvenientes que han provocado atrasos y modificaciones en el cronograma es la inasistencia de muchas personas que han sido citadas a declarar, otra causa es que muchas veces los testigos que están en la cárcel cumpliendo alguna condena no son llevados del reclusorio donde están hasta el Segundo Tribunal Superior.

Uno de los abogados acusadores, que prefirió mantener el anonimato, comentó a este diario que las autoridades del Sistema Penitenciario han prestado poca colaboración para movilizar a los testigos que purgan condena o se encuentran recluidos en algún penal.

En otros casos, como el de David Ríos Suazo, uno de los dos sobrevivientes, el retardo es por razones de salud.

Ríos Suazo estaba contemplado para narrar su visión de lo sucedido el día lunes 13 de julio; sin embargo, ya que la indagatoria al primer testigo, Cristian Mora (el otro sobreviviente), demoró más de lo previsto, Ríos Suazo no compareció. Al segundo día que acudió al Tribunal, en plena declaración dijo sentirse mal y fue llevado al Complejo Metropolitano de la Caja del Seguro Social.

No sería hasta el miércoles 15, tercer día del caso, que Ríos Suazo fue indagado, finalmente.

Una fuente vinculada al juicio comentó que aquellas personas que no declararon cuando estaba estipulado serán reprogramadas para otras fechas.

Entre las personas que deben declarar se encuentran los dos sobrevivientes al fuego (David Ríos Suazo y Cristian Mora), varios compañeros de pabellón que participaron del motín del 9 de enero del 2011, las madres de las víctimas, peritos del cuerpo de bomberos que analizaron la escena de la tragedia en el 2011, miembros del departamento de Medicina Legal, peritos forenses, así como otros policías que estuvieron en el Centro durante el motín.

Aunque, se suponía, los alegatos comenzaban el 3 de agosto, se pudo conocer que el Tribunal ya ha agendado a varios testigos para esa fecha, postergando los análisis de los abogados.

SEGURIDAD

Luego de que se filtrarse la información de que Geomara de Jones, fiscal del caso, solicitó escolta tras sentirse amenazada por un comentario de uno de los acusados, Luz María Padilla, una fuente del Ministerio Público indicó que, si bien la procuradora Kenia Porcell no había leído la carta aún, en cuanto la tuviera en sus manos se procedería a atender la solicitud de la fiscal.

==========

‘No hay absolutamente ninguna prueba en este expediente que indique que el fuego se inició por responsabilidad, culpa o intervención de los menores',

GEOMARA G. DE JONES

FISCAL

==========

‘Casi todos los testigos [que se han presentado] han sido desacreditados dentro del expediente... los que provocaron el fuego fueron los propios menores',

BENITO MOJICA

ABOGADO DEFENSOR

==========

‘Yo vi a Johnny [Víctor Jiménez] y a su primo [David Frías] que se abrazaban mientras se estaban quemando. Lloraban y pedían por su mamá',

DAVID RÍOS SUAZO

SOBREVIVIENTE

==========

‘Si usted los hubiera visto [a los siete menores quemados], aún tendría la imagen grabada en la mente. Salieron [de la celda] con la piel negra, cayéndosele',

YOSSI FOSTER

EXCOMPAÑERO DE PABELLÓN

==========

‘Es probable que el fuego fuese causado por las lacrimógenas halladas en la celda. Son lo único que no guarda relación con el ambiente de la celda',

HIRÁM PONCE

PERITO DE LOS BOMBEROS

==========

EL CASO EN CIFRAS

El juicio por la muerte de 5 menores en 2011 se inició la semana pasada

22 tomos de, aproximadamente, cinco mil fojas cada uno, conforman el expediente que estructuró la Fiscalía.

10 abogados conforman la parte defensora. Cinco son designados por la Policía Nacional y uno de oficio.

7 abogados acusadores acompañan en el caso a la fiscal Geomara Guerra de Jones. Cada abogado representa a una víctima.

104 testigos serán llamados a declarar. Sobrevivientes, madres de las víctimas, compañeros del Centro, policías y peritos, etc.

12 personas fueron acusadas de homicidio culposo, tentativa de homicidio y delitos contra la libertad por vejaciones y maltratos.