25 de Feb de 2020

Nacional

Los “zonians” contra un nación

En 1963, los gobiernos de Panamá y Estados Unidos anunciaron que a partir de 1964 ondearían 16 banderas panameñas en la Zona del Canal

Los “zonians” contra un nación
Los “zonians” contra un nación

El auditorio de la Escuela Superior de Balboa estaba prácticamente lleno. Unos 200 residentes del sector pacífico de la Zona del Canal de Panamá, en su mayoría miembros de asociaciones cívicas y sociales, aplaudían furiosamente al arquitecto Gerald A. Doyle mientras este tomaba posesión del podio.

‘Hemos llegado a las últimas líneas de defensa: o nos rendimos ahora o avanzamos', proclamó inflexible el arquitecto de 40 años, graduado en Harvard y la Sorbona y jefe de la División de Ingeniería de la Comisión del Canal de Panamá. Era el lunes 3 de enero de 1963, a las 8 de la noche.

‘Panamá quiere la Zona del Canal. También pediría la luna si se la pudiéramos dar, pero los tratados de 1903 son claros: la Zona es parte de los Estados Unidos", continuó Doyle. El arquitecto, residente de la Zona del Canal desde 1951 y padre de dos niñas, había interpuesto, en octubre del año anterior, una demanda contra el gobernador de la Zona del Canal, Robert Fleming, para impedir que se ejecutara un acuerdo negociado por Panamá y Estados Unidos, para ondear 16 banderas panameñas en la Zona del Canal a partir de enero de 1964.

La demanda planteaba que "ondear cualquier bandera que no fuera la estadounidense en los lugares públicos de la Zona iba en contra de las leyes de Estados Unidos y perjudicaría al demandante y a otros contribuyentes de impuestos de forma irreparable".

Cada vez más apasionadamente, Doyle continuaba: "El tratado es claro. El territorio de la Zona del Canal fue entregado a los Estados Unidos, que lo pagó no una, sino dos y tres veces; a los propietarios de las tierras, a Colombia, a Panamá".

El orador pasó a quejarse del gobernador Fleming, del presidente Kennedy, de los funcionarios del gobierno estadounidense, que "ya no se interesaban por el tradicionalismo ni las sendas del pasado".

Mientras Doyle hablaba, algunos voluntarios pasaban una bolsa del Comité Pro Fondo de la Bandera entre la concurrencia. La mayoría de los presentes colocaba billetes de $10. Solo esa noche, se recogerían unos $7 mil, de acuerdo con el detalle de la reunión, recogido por La Estrella de Panamá , 10 de enero de ese año.

ZONIAN MOLESTOS

No eran solo las luchas nacionalistas de los panameños, la creciente presión de los estudiantes y del gobierno nacional, lo que molestaba a los zonians presentes en el auditorio aquella noche. El enemigo también estaba por dentro. El propio gobernador Robert Fleming, días antes se había dirigido a la Sociedad de Ingenieros y Arquitectos alegando "la inevitabilidad del cambio" y anunciando que "los días de los zonians estaban contados".

Ante estas declaraciones, Doyle respondía seguro: ‘No hago esto por molestar a las autoridades. Tampoco tengo inclinación para luchar contra molinos de viento. Como ustedes, soy solo un patriota al límite de la paciencia, al ver cómo continúa disminuyendo la influencia de Estados Unidos en el mundo. Me siento obligado a hacer algo al respecto. Es nuestro deber preservar esta herencia para nuestros hijos, así como los ancestros lo hicieron por nosotros", continuó Doyle.

LA JAULA DE ORO

Quienes estaban dispuestos a dar su dinero y a poner su corazón en la lucha iniciada por Doyle eran, en su mayoría, empleados civiles de la Comisión del Canal de Panamá, residentes de las áreas cercanas a la Escuela de Balboa. Eran la élite, la cúspide de la pirámide social y laboral de la Zona, decididos a luchar por proteger su pequeño mundo, que parecía a punto de resquebrajarse.

Llamada "la jaula de oro" (guilded cage), la Zona del Canal era un área de 1,432 kilómetros cuadrados bajo jurisdicción norteamericana, separada de Panamá por una cerca de alambre.

Vista desde los desvencijados caserones de madera situados en el lado panameño (donde residían todavía algunos de los trabajadores caribeños que habían participado en la construcción del Canal), la Zona parecía, con sus céspedes nítidamente cortados, sus calles perfectamente trazadas, sus frondosos árboles bien podados, una maqueta de Hollywood.

Era un mundo cerrado, idílico, protegido, donde no había desempleo ni ciclos económicos. Todo lo pagaba el canal, una portentosa obra de ingeniería y un buen negocio para los norteamericanos desde el punto de vista geoestratégico y comercial.

Igual que en el periodo de la colonia española, el sistema era dirigido por hombres nacidos en el ‘mainland' del Imperio. Bajo la excusa de la "seguridad nacional", los puestos importantes de la compañía del canal eran ocupados únicamente por estadounidenes blancos o ‘zonians'. Eran los ingenieros, los contadores, los administradores, los jefes de personal. Ellos recibían hasta 3 y 4 veces más salario que los trabajadores de raza negra o latinos, contratados siempre para trabajos manuales. Además, recibían otro 25% adicional sobre el salario de quienes hacían el mismo trabajo en Estados Unidos, por el ‘sacrificio' de vivir en los trópicos (‘the tropical differential').

La Compañía del Canal les proveía de casa gratuita, energía eléctrica, agua y mantenimiento. A cada familia le correspondía una semana de vacaciones anuales en Estados Unidos, lo que incluía el transporte del automóvil familiar en un buque de la compañía, hasta Nueva York.

Los zonians tenían sus propios supermercados donde conseguían todos los productos que vendían en Estados Unidos a precios subsidiados. Con sus salarios y la disponibilidad de mano de obra local barata, podían contratar los servicios de sirvientas panameñas que hacían la vida más fácil y confortable. La educación de sus hijos era gratuita.

Algunos apreciaban la cultura panameña e intentaban conocer las costumbres, tradiciones y explorar la geografía del país, pero muchos no eran tolerantes con las costumbres y realidades locales. Veían a los panameños, latinos y negros como miembros de una cultura inferior, caracterizada por el desorden, la informalidad y la poca disciplina

SILVER ROLL Y GOLD ROLL

Las ventajas de los ciudadanos estadounidenses blancos era herencia de los tiempos de la construcción del Canal, cuando se había implantado el Gold Roll y Silver Roll, llamado así por la moneda de pago: oro para los blancos, plata para los demás. Incluso el presidente Roberto Chiari, quien había tenido en sus años juveniles una breve experiencia laboral en la Zona del Canal, había sido asignado ‘al silver roll'.

En este sistema, los ‘colored people' —muchos de ellos trabajadores caribeños que habían participado en la constucción del Canal, a quienes nunca se le dio la ciudadanía americana, a diferencia de los hijos y nietos de los blancos estadounidenes o europeos— vivían en barrios separados, iban a escuelas separadas, compraban en sus propios comisariatos y tenían sus propias facilidades de recreo.

Aunque este sistema se había ido haciendo menos rígido con el tiempo, y fue eliminado formalmente en el año 1961, todavía permanecían marcadas las diferencias de hecho.

EL MUNDO Y LOS CAMBIOS

Mientras los zonians se aferraban a su mundo, fuera de la cerca de alambre se percibía la irreversibilidad del cambio del que hablaba el gobernador Fleming. El año anterior se habían anunciado los estudios para un canal a nivel que solo requeriría de 4 mil trabajadores (en ese momento eran 14,500).

El mundo también entraba en una era de profundas transformaciones en todos los órdenes. Se desmantelaba el colonialismo, a medida que los últimos países africanos se independizaban de los europeos. El movimiento civil en Estados Unidos tomaba fuerza, bajo la promesa del presidente Kennedy de que "los logros alcanzados para desbaratar la discriminación eran irreversibles".

Cuba se acercaba cada día más a la Unión Soviética. Las masas empobrecidas de América Latina presionaban por el cambio. Betty Friedman preparaba su libro ‘La Mística Femenina'. La píldora comenzaba a venderse comercialmente. La Iglesia católica iniciaba el Concilio Vaticano II. La carrera espacial tomaba fuerza. Se daban las primeras transmisiones de televisión vía satélite.

Pero aquella noche, en la Zona del Canal, unas 12 organizaciones civiles apoyaban los esfuerzos de Doyle, quien anunciaba que "viajaría a Estados Unidos, hablaría con el Congreso y llevaría la demanda hasta la Suprema Corte de Justicia, si fuera necesario".

"Si la demanda tiene éxito habrá más manifestaciones y violencia, pero vale la pena intentarlo", diría Doyle ante la concurrencia, que una vez más, lo aplaudía entusiasmada, como recogiera entonces La Estrella de Panamá.

==========

‘Los funcionarios del gobierno de Estados Unidos ya no se interesan por el tradici9onalismo ni las sendas del pasado',

GERALD A. DOYLE

JEFE DE INGENIERÍA DE LA COMPAÑÍA DEL CANAL