Panamá,25º

19 de Feb de 2020

Nacional

Panamá se compromete con la transparencia fiscal

Varela aseguró que los ministros de Economía y Finanzas, de Francia y Panamá se reunirán en cuanto coincidan sus agendas

El presidente de la República de Panamá, Juan Carlos Varela, insistió esta tarde, tras una reunión con la comisión que vela por el buen funcionamiento del sistema financiero del país (Candsif), que la legislación local es robusta, pero está dispuesto a someterla a revisión por el bien del país.

“Vamos a revisar lo que tengamos que revisar, pero no vamos a actuar bajo presión”, destacó el presidente panameño, ante el anuncio de Francia, que decidió unilateralmente incluir a Panamá en su lista de países que no colaboran en materia de información fiscal.

La reunión de la  Comisión de Alto Nivel Presidencial para la Defensa de los Servicios Internacionales (Candsif), que duró poco menos de dos horas, concluyó con una rueda de prensa en la que participaron también el ministro de la Presidencia, Álvaro Alemán, y la canciller, Isabel de Saint Malo.

Panamá, dijo el presidente, ha alcanzado grandes avances en materia de intercambio de información fiscal y financiera, a través de acuerdos bilaterales y ha fortalecido la legislación para garantizar la transparencia del sector e insistió en la necesidad de una solución negociada y diplomática de "un problema que afecta a todo el mundo, no solo a Panamá".

“Hemos pedido a los gremios presentes la unidad para avanzar en esta situación con Francia y la OECD”, enfatizó Varela, ante representantes del sector bancario, empresa privada y el Colegio de Abogados.

Varela anunció la pronta conformación de un "comité de expertos" para estudiar las fortalezas y debilidades del sector y escuchar recomendaciones de mejoras si fueran necesarias. Integrado por figuras nacionales e internacionales, entre seis y ocho personas, Varela mencionó a Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía y Mark Pieth, especialista en Transparencia y Gobernancia.

El objetivo del encuentro, según el presidente, era consensuar las medidas con las que sector público y privado atenderán la presión internacional, tras la filtración de millones de documentos de la firma Mossack Fonseca, que ha desatado investigaciones en todo el mundo.

Al parecer, algunos de los clientes de esta firma de abogados pretendían eludir sus responsabilidades fiscales a través de la constitución de empresas de papel. El Ministerio Público panameño investiga también si pudo haber delito en la actuación del bufete panameño.