Temas Especiales

20 de Apr de 2021

Nacional

Extracontinentales agudizan situación en Paso Canoas

El gobierno de Costa Rica devolvió a Paso Canoas a 250 emigrantes africanos y asiáticos hallados en la zona fronteriza tico-nicaragüense

Costa Rica pudo haber incurrido en una ‘violación a los derechos humanos' al trasladar a Panamá 250 migrantes africanos y asiáticos que se encontraban en su territorio, sostiene el director del Servicio Nacional de Migración Javier Carrillo.

Los hechos se dieron en el día de ayer, cuando el gobierno del vecino país transportó desde Peña Blanca, zona fronteriza de Costa Rica con Nicaragua, a los extracontinentales para dejarlos en el lado panameño de Paso Canoas.

‘Las expulsiones masivas pueden constituir violaciones a los derechos humanos', recalcó Carrillo, para agregar, seguido, que estas personas fueron llevadas a la zona fronteriza entre Panamá y Costa Rica sin que mediara ningún trato o acuerdo entre las autoridades de ambos países.

FRONTERAS Y DESTINO

La crisis continúa a pesar de reuniones entre autoridades de ambos países

  • Desde hace años los cubanos han usado la región para llegar a EE.UU..
  • Nicaragua cerró la frontera a los isleños y provocó la situación en Paso Canoas, que se empeora cada día.

Pocas horas después de ser transportados a Panamá, los migrantes indocumentados volvieron a ingresar a territorio tico, sin salir del área de Paso Canoas.

La medida tomada por las autoridades costarricenses agudizó los problemas de la zona fronteriza, en la que los 250 africanos y asiáticos se suman a los más de 2 mil cubanos varados en espera de que el gobierno costarricense les otorgue la visa para continuar su recorrido hacia Estados Unidos.

Carrillo informó que los 250 extracontinentales, entre ellos mujeres y niños, fueron conducidos a la frontera en seis buses.

‘Estas personas no tienen ningún documento que los identifique y, por lo tanto, no hay registro de que hayan estado en Panamá antes de entrar a Costa Rica', como asegura Costa Rica, dijo Carrillo.

El director de Migración dijo desconocer las razones por las que Costa Rica devolvió a los extranjeros a Paso Canoas. ‘No sé si es que Nicaragua también les cerró la frontera, como lo hizo antes con los cubanos', dijo.

Carrillo informó que se puso en contacto con Santiago Paz, director de la Organización Internacional para la Migración en Panamá, para analizar la situación. Sin embargo, dijo que no ha tenido comunicación con las autoridades ticas.

Una fuente de la Cancillería señaló que la canciller Isabel de Saint Malo conversó con su homólogo costarricense: ‘Los ministros de Relaciones Exteriores, así como de las autoridades migratorias de Panamá y Costa Rica se han mantenido en comunicación para encontrar fórmulas para resolver la compleja situación, que tiene un enfoque primordialmente humanitario', señaló la Cancillería de Panamá.

Los africanos y asiáticos se mantienen en la línea fronteriza cercados por unidades policiales de ambos países y a la espera de que alguien tome la iniciativa de ayudarlos. Ellos solo piden que les permitan continuar su recorrido hacia Estados Unidos.