Temas Especiales

01 de Dec de 2020

Nacional

Feeley reconoce que habrá bajas laborales en 'caso Waked'

El embajador reclama el "derecho de EE.UU." a defender su sistema financiero de "dineros mal habidos"

John Feeley, embajador de EE.UU. en Panamá, volvió a repetir hoy que la única manera para "salvar" las empresas panameñas incluidas recientemente en la denominada "Lista Clinton"  es que los propietarios se desvinculen por completo de sus acciones y de su dirección.

"Estados Unidos no ha tomado estas acciones por capricho ni por imperialistas ni para atacar a Panamá", recalcó el diplomático en una entrevista radiofónica a un medio local, en la que abogó para que todos los panameños entiendan que como país, ejercen su derecho a velar por sus intereses.

Con las empresas señaladas no pueden hacer negocios estadounidenses, a riesgo de multa y cárcel; ni extranjeros, porque pueden correr la misma suerte y engrosar la "lista", que elabora el Departamento del Tesoro de EE.UU.

"No voy a tapar el sol con un dedo y decir que podemos preservar todos los trabajos",  dijo Feeley sobre esa situación que afecta directamente a unos 4,000 empleados panameños de cerca de setenta empresas relacionadas con el Grupo Waked International (Wisa) que encabeza Abdul Waked.

El diplomático añadió que su intención es trabajar con el gobierno panameño para proteger "la mayor cantidad de trabajos que podamos".

De los señalamientos en el caso Waked, Feeley insistió en que hay  "dos carriles", el judicial, por el que se ha encaminado el caso de Nidal Waked, detenido en Colombia y pendiente de extradición a Estados Unidos, y la vía "administrativa", por la que se gestiona el procedimiento contra Abdul Waked.

Ambos, sobrino el primero del segundo, fueron identificados como "co-líderes" de un entramado de lavado de dinero procedente del narcotráfico, según lo que se ha presentado como "investigaciones de más de diez años en las que han participado hasta siete instituciones" estadounidenses.

"EE.UU. simplemente prohíbe  a compañías americanas tener algo que ver con sus empresas (Waked), pero la realidad es que muchos de los afectados en Panamá no pueden operar sin tener acceso al sistema financiero de EE.UU.", reconoció Feeley, quien aceptó que "para muchos (empresas) va a ser muy difícil continuar" operando.

"Me da mucha pena. Los afectados y empleados...muchos ellos han tenido que sufrir la incertidumbre, los despidos...por la responsabilidades de los dueños...pero estamos adelantando un trabajando arduo para defender los empleos que podamos", concluyó el embajador, que dijo contar con la "plena colaboración" del gobierno de Panamá.