Temas Especiales

28 de Jan de 2021

Nacional

Empresa panameña querella penalmente a compañía rusa

Oleg Nikiolaevich Chekalin era la persona encargada de inspeccionar el proyecto y representaba al propietario de la obra

Empresa panameña querella penalmente a compañía rusa
La empresa querellante argumenta incumplimiento de contrato.

La empresa Esco Zinc Constructions Corporation interpuso ante la Fiscalía Quinta de Circuito dos querellas penales, el pasado 29 de julio, por supuestos delitos contra la fe pública y el patrimonio económico en contra de los ciudadanos rusos Oleg Nikiolaevich Chekalin, Elena y Alesandr Zolovarez y Mikhail Kalininla.

Los mencionados son representantes legales de la sociedad rusa Zao Remstroy Alekss, compañía encargada de la construcción del complejo de edificios de la nueva sede de la embajada de la República Federal de Rusia en Panamá, ubicado en Albrook.

Según los documentos facilitados a La Estrella de Panamá , la empresa Zao Remstroy Alekss contrató el 17 de abril del 2013 a la constructora Esco Zinc Constructions Corporation.

‘La que se encargó de comenzar la construcción y contratar al personal idóneo para los trabajos, avanzaron el 40% de la obra y luego de un año, sin previo aviso fueron despedidos por la contratista Zao Remstroy Alekss', detalló Benito Mojica, representante legal de la empresa querellante.

Las acusaciones se basan en el contrato celebrado hace tres años entre las partes en conflicto. ‘Se firmó un contrato a precio fijo y tiempo determinado', dijo.

Oleg Nikiolaevich Chekalin era la persona encargada de inspeccionar el proyecto y representaba al propietario de la obra.

El contrato era por la suma de $4,421,012.81 para la construcción del complejo de edificios.

A juicio del abogado Mojica, nunca se hizo un pago de lo acordado después de que la empresa Eco Zinc Constructions Corp. fuera expulsada de la obra y, ahora, resulta que la sociedad Remstroy Alekss no se encuentra registrada en Panamá.

‘Y continúan trabajando de esta manera, haciendo uso de un permiso de construcción tramitado por la empresa que represento y que vence el 22 de agosto', aseguró Mojica.

Según el abogado, ‘sin estar certificada en el Registro Público de Panamá (la contratista) trajo trabajadores rusos para continuar la obra'.

La Estrella de Panamá consultó a la embajada de Rusia en Panamá por este conflicto y mediante un correo electrónico respondió: ‘La Embajada de Rusia no maneja la temática de contratación de los ciudadanos panameños, la cual recae sobre la empresa panameña, que participa en la construcción. La empresa panameña funciona en calidad de subcontratista de la empresa ZAO Remstroy-Alekss', que es contratista principal.

OTROS CONFLICTOS

Las situación entre la contratista y la constructora causó problemas con los trabajadores, que hace un año realizaron jornadas de protesta. Los trabajadores de la Unión Nacional de Trabajadores de la Industria de la Construcción y Similares (Untraics) lograron llegar a un acuerdo con representantes de la empresa contratista Remstroy Alekss, con la mediación de Zulphy Santamaría, viceministra de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel).

Uno de los puntos que los obreros exigían era el pago de al menos dos quincenas que les adeudaba la empresa que adelanta el proyecto de construcción de la nueva embajada de Rusia en Panamá.

Entre los puntos acordados está el pago de salarios, décimo tercer mes proporcional, vacaciones proporcionales, indemnización y preaviso, en beneficio de los 155 trabajadores.

En tanto, un representante de la organización Untraics señaló que tras la negociación la empresa contratista se hará responsable de manera solidaria de cancelar las prestaciones y salarios de los trabajadores. Así lo certifica un documento que firmaron las partes en conflicto y está sellado por el Mitradel.

El documento fue presentado como parte de las pruebas en contra de la empresa rusa dentro del proceso en el Ministerio Público.

La Cancillería alega que no tiene jurisdicción en el tema.

==========

CONFLICTO LABORAL

Construcción de la nueva sede de la Embajada de la Federación de Rusia

La empresa local alega que los rusos incumplieron el contrato y la sacaron del proyecto sin justificación.

Los empleados también señalan que se les adeudan sus prestaciones laborales.