Temas Especiales

22 de Oct de 2020

Nacional

Las formas básicas de enseñar en aulas

Desde las aulas de Udelas

El siglo actual ha sido denominado como la “era de la sociedad del conocimiento”, por los cambios,  transformaciones y nuevos paradigmas que se vienen dando en el  contexto de todas las ciencias y  en especial por los grandes avances y teorías que ha producido la  globalización del conocimiento y  el modelo neoliberal en las sociedades latinoamericanas.

Las Ciencias de la Educación vienen siendo cuestionadas, porque la escuela ha dejado  de ser el lugar  atractivo para aprender,  se señala que en las escuelas o colegios los docentes no dan clases y que cada día es más necesario contar con el apoyo de docentes reforzadores que tienen que ser sufragados por los padres; o que los mismos señalen que están volviendo a cursar el grado o nivel educativo de sus hijos, pues son ellos los que tienen que asumir las explicaciones de los contenidos que los docentes desarrollan en sus clases.

La poca utilidad en la formación de los  estudiantes o más aun los  efectos negativos de un modelo de  clases desfasado y  centrado  exclusivamente en  exposiciones informativas de profesores y maestros que repiten conocimientos petrificados del siglo pasado, ha hecho que los contenidos o saberes no sean significativos para los niños y jóvenes, por ser datos, informaciones y hechos de otros contextos que no logran comprender y  que solo  sirven  en apariencia para resolver tareas y mantener a los estudiantes “ocupados o trabajando”.

Las corrientes psicológicas y pedagógicas señalan que la educación del nuevo  siglo debe estar  centrada en el  “aprendizaje” en el “aprender a aprender” y no  en la  enseñanza tradicional a la que están acostumbrados la mayoría de los docentes; por lo que el  pobre impacto de la metodología y la didáctica del docente, marcan significativamente a un alumno que pasa en la escuela como mínimo cinco horas  diarias, durante cinco  días a la semana, nueve meses al año y un mínimo de 12 años en su vida educativa.

El docente al  adquirir su status teórico y su estabilidad en el nombramiento,  deja de promover experiencias  pedagógicas ricas e innovadoras,  como  alternativa a las formas básicas de  enseñar que aprendió probablemente en su escuela normal o en la Universidad; y  no  incorpora o reutiliza una visión, mas contextualizada, personalista o de las nuevas tecnologías para el aprendizaje  y  el conocimiento (TAC), o las Tecnologías del Emponderamiento y la participación (TEP) del estudiante.

La Universidad Especializada de las  Américas comprometida con los  efectos movilizantes de  estas  críticas, viene desarrollando  entre sus docentes a nivel nacional, el programa de entrenamiento como tutores  virtuales, la creación del portafolio docente,  el desarrollo de las aulas virtuales en su moderna Plataforma Virtual;  y  el  desarrollo y  recuperación de la clases desde otras perspectivas de mayor pertinencia e impacto  en lo que se refiere a las teorías y prácticas educativas.

Creemos que la justa crítica a la clase tradicional que el  docente desarrolla en todos los  ciclos y niveles,  debe ayudarlo a reforzar la educación y cambiar el concepto que considera la educación como proceso de vaciamiento de contenidos y de una pobre significatividad en el  aula.

Basta de ser siempre consumidores del Curriculum; hay  que volver a pensar cómo  se dan las clases, hay que buscar nuevas estrategias más ricas e innovadoras;  debemos ser los mejores docentes y  entender la razón de nuestro apostolado,  con contenidos nuevos y  actualizados que desafíen la inteligencia y el razonamiento, la conciencia y el pensamiento de nuestros estudiantes.

Basta de perder el tiempo en  teorías y  cosas triviales, que las pueden leer en textos, Whatsapp  e internet… necesitamos docentes que aporten cosas nuevas, propongan proyectos, actividades innovadoras,  recuperen el poder de la enseñanza de la “buena enseñanza”,  que es lo que realmente justifica la existencia de las instituciones, escuelas, universidades y los docentes como profesionales de la educación.