Temas Especiales

29 de Oct de 2020

Nacional

El mini golpe contra Boris Martínez, cuatro meses después...

El nuevo gobierno militar parecía estarse convirtiendo en la dictadura de una sola persona: Boris Martínez. El militar estaba fuera de control

Tras los primeros días de incertidumbre después del golpe de Estado del 11 octubre de 1968, el gobierno militar empezó a consolidar su poder.

Ayudó a ello la invitación que hiciera el gobierno de Estados Unidos al derrocado presidente Arnulfo Arias de ‘salir de la Zona del Canal', donde se mantenía exiliado, haciendo continuos llamados a la población a ‘tomar las armas y alzarse contra el gobierno de facto'.

En los días posteriores, los países latinoamericanos fueron reconociendo al nuevo régimen. El 13 de noviembre, lo hizo Estados Unidos, el undécimo gobierno extranjero que restablecía relaciones con la Junta Provisional de Gobierno, que supuestamente había asumido el poder ejecutivo el 13 de octubre en el Palacio de las Garzas.

Pero no todo era sencillo para los autores del golpe. Decenas de detenidos llenaban las cárceles del país. Había rumores de que los agentes policiales intervenían las conversaciones telefónicas privadas. La población, en apariencia apática, estaba atemorizada.

‘Estamos protegiendo la vida y tranquilizando a la población', anunciaba, por su parte, José María Pinilla, jefe de la junta provisional de gobierno, pocos días asumir después de la toma de gobierno, en referencia al cierre de diarios y a la suspensión de las garantías fundamentales.

La nueva clase que asumía el poder se enfrentaba a la poco conocida tarea de correr un gobierno, a la falta de dinero para hacer frente al déficit financiero y dar seguimiento a proyectos en marcha. Estados Unidos había renovado las relaciones, pero no la ayuda económica, en un momento en que ya la Alianza para el Progreso estaba en fase moribunda.

Las asociaciones periodísticas internacionales protestaban por el cierre y censura de medios y el despojo a la familia Arias de la empresa editorial que publicaba cinco diarios.

Desde finales de noviembre, el movimiento que había surgido sin otro aparente objetivo que sobrevivir los embates del doctor Arias, empezó a promulgar una especie de ‘revolución moral' ante una ciudadanía lista para ese mensaje, dadas las condiciones de pobreza, analfabetismo y desigualdades que azotaban el continente latinomaericano.

‘Esto es una Revolución', anunció Boris Martínez, coautor del golpe junto con Omar Torrijos, en diciembre de 1968, días después de una horrífica matanza en la ciudad de México y de un golpe de estado en Perú y en momentos en que eran conocidos los esfuerzos cubanos por exportar su revolución.

‘La corrección moral parece ser uno de los argumentos que esgrimen los nuevos amos militares de Panamá en busca del respaldo de un país en el que la corrupción ha sido casi institucionalizada‘, decía la prensa estadounidense.

‘No somos comunistas. No vamos a intentar poner un régimen como el de Cuba en Panamá. No vamos a apropiarnos de ningún comercio', enfatizaba Torrijos en noviembre a los medios de comunicación internacionales y locales.

En efecto, el gobierno militar demostraría no ser comunista; el tipo de revolución que intentaba impulsar en ese momento iba por otros rumbos, algunos insospechados, como la persecución de aquellos que no devolvían los libros de las bibliotecas públicas, la retirada de las máquinas de pinball de los sitios públicos, (‘para no corromper a la juventud'), la imposición de multas a los que infringían las normas de tránsito.

El nuevo gobierno hacía alarde de sus esfuerzos por reducir el gasto público, recolectar impuestos ‘a todos los sectores', de purgar la planilla de ‘botellas', lo que, supuestamente, permitió recuperar un millón de dólares al mes.

En la Caja de Seguro Social, que estaba en déficit, se hizo una limpieza de gastos que supuestamente lograría salvar su situación económica.

El cierre de la Asamblea Legislativa redujo la planilla estatal en 1,300 empleados (que tenía un promedio de 30 empleados por cada uno de los 42 diputados).

‘Nos movemos rápido porque no tenemos mucho tiempo', decía Torrijos, aludiendo a la promesa de hacer elecciones en 1970, después de que se ‘limpiara' la contaminada maquinaria de conteo electoral.

LA PRIMERA CRISIS

El gobierno intentaba dar una apariencia de unidad, pero debajo de la superficie se cocían rivalidades y diferencias de pareceres, especialmente sobre el giro que debía tomar la política de Estado .

La primera crisis sobrevino el 8 de diciembre, con la renuncia de varios de los miembros del gabinete de civiles, a raíz de la detención y exilio de un grupo de figuras relacionadas con los gobiernos de Marcos Robles (1964-1968) y de Arnulfo Arias, a los que se acusaba de malversación de fondos.

Entre los presos figuraban Azael Vargas; el director del Idaan, Federico Guardia; el director de la CSS, Laurencio Jaén. Al exilio, había ido otro tanto, entre ellos Jorge Velásquez, antiguo director del Banco Nacional y ex embajador de Panamá en Estados Unidos.

‘No es persecución, es un asunto de deslindar responsabilidades, de establecer en la mente de los panameños de hoy, y por siempre, el concepto de que los dineros públicos son sagrados y no pueden ser usados para beneficio personal... ‘, señaló Omar Torrijos en relación a las detenciones.

El asunto tomó más fuerza cuando se llamó de vuelta al país al conocido empresario Roberto Alemán, quien había sido enviado a Washington como nuevo embajador, antes de que este presentara credenciales.

Igualmente, de forma sorpresiva, a Gonzalo Tapia, pariente de Torrijos, nombrado cónsul en Nueva York, se le impuso arresto domiciliario.

‘EL GOBIERNO REVOLUCIONARIO INICIARÁ UNA REFORMA AGRARIA EN FAVOR DE LOS CAMPESINOS DESPOSEÍDOS DE ESTE PAÍS',

CORONEL BORIS MARTÍNEZ

EN CADENA DE RADIO Y TELEVISIÓN, EL 21 DE FEBRERO DE 1969

La renuncia forzada de monseñor Tomás Clavel, arzobispo de Panamá también llamó la atención.

El 20 de enero, un artículo publicado en la prensa estadounidense sugería qué era lo que pasaba en el país: el gobierno panameño ‘estaba convirtiéndose en la dictadura de una sola persona': Boris Martínez.

EL AUTOR DEL GOLPE

El autor principal del golpe era un militar de carrera de 37 años, que según la prensa estadounidense ‘odiaba a los monos gordos' de la oligarquía panameña, indicaba un cable de la agencia NANA, publicado en numerosos diarios estadounidenses el 23 de febrero de 1969.

El mismo artículo describía a Martínez como un ‘hombre inteligente, pero duro e inmisericorde, que no respetaba ninguna opinión que no fuese la suya (el doctor Nicolás Ardito Barletta, en su libro, Huellas, relata que cuando explicaba a Torrijos y Martínez cómo podía ser saneada la economía panameña, Martínez se negó a escucharlo porque ‘el tenía sus propias ideas').

Martínez albergaba muchos rencores. De joven, el militar, nacido en una familia de clase media, había querido estudiar medicina. Logró obtener una beca para hacerlo, pero la perdió cuando tomó parte en un manifestación de estudiantes izquierdistas. Posteriormente obtuvo otra, pero para la milicia.

‘‘NO SOMOS COMUNISTAS. NO VAMOS A INTENTAR PONER UN RÉGIMEN COMO EL DE CUBA EN PANAMÁ. NO VAMOS A APROPIARNOS DE NINGÚN COMERCIO',

OMAR TORRIJOS

EN NOVIEMBRE DE 1969

Con el tiempo, su ideología transitó desde el izquierdismo, hacia el facismo, reportaba otro cable de la agencia AP.

Pero la figura de Martínez era respetada por las tropas, y según el recuento del coronel Amado Sanjur, estaba relegando a Torrijos ‘a la ociosidad y al consumo de tabaco y licor'.

Pero las decisiones drásticas de Martínez empezaron a provocar escozor dentro de las filas de la Guardia Nacional, entonces inmersa en el desorden institucional y confusión de funciones.

Según Sanjur, varios oficiales corrieron la suerte de quedar ‘relevados de sus cargos, presos o enviados al exilio', solo por articular un comentario que no fuera de su agrado.

En una ocasión, continúa el coronel, el mayor Bolívar Rodríguez le comentó a Martínez: ‘Bueno, ya se dio el golpe, ahora, ¿Cuándo se van a hacer las nuevas elecciones?'.

Esto, según Sajur, fue suficiente para que Martínez lo mandara a la cárcel y al exilio.

Martínez también odiaba a los estadounidenses y no le gustaba que estos estuvieran cerca de sus cuarteles, ni asistir a los actos oficiales de la Zona del Canal, como siempre se había hecho.

En una ocasión, según relata el coronel Sanjur, Martínez prohibió que se dejase a los militares estadounidenses entrar a los cuarteles.

‘No veo dónde está escondida la bomba atómica', le respondería su subalterno, haciendo el gesto exagerado de levantar el mantel de la mesa para mostrar que no había ningún explosivo debajo.

A esto, Martínez le respondió de forma brusca: ‘Tu no eres más que un vendido'.

Pero el coronel no se intimidó y con un manotazo en la mesa le espetó: ‘Ya tenemos frentes de enemistad con los políticos, los profesionales, los comerciantes, el clero, los estudiantes y el profesorado, el cuerpo diplomático y otros más. No debemos seguir peleando contra de todo el mundo …'.

Supuestamente, según el mismo relato, Torrijos, que estaba presente, lo habría apoyado.

El destino de Martínez quedó sellado el 21 de febrero de 1969, cuando anunció por cadena de radio y televisión sorpresivamente que el gobierno nacional iniciaría una reforma agraria.

El 26 de febrero de ese año, 4 meses y 15 días después del golpe de Estado, Torrijos llamó a Martínez a su oficina, con la excusa de que ‘necesitaba mostrarle algo'.

Cuando este se presentó, los ayudantes del nuevo comandante ‘le metieron un culatazo, lo amarraron, le taparon la boca con gutapercha y lo pusieron en un avión rumbo a Miami'. A la opinión pública se dijo que había sido nombrado delegado de la Junta Interamericana de Defensa, en Washington (cargo que nunca acepto).

El exilio de Martínez puso todas las riendas del ‘proceso revolucionario' en las manos de Omar Torrijos Herrera.

El 17 de marzo de 1969, un cable de los periodistas Frank Mankiewicz y Tom Branden, publicado en la prensa estadounidense describía a Torrijos de la siguiente manera:

‘Es el comandante de la Guardia Nacional de este país de 1.2 millones de habitantes. Es, sin duda, el jefe de estado, primer ministro y presidente, aunque no ostenta ninguno de estos títulos. Corre el país desde sus barraca, donde a menudo duerme en las noches'.

Con el poder del Estado en sus manos, la Guardia Nacional bajo control, el país apaciguado, las relaciones diplomáticas restablecidas, pocos días después del minigolpe contra Martínez, alguien le preguntó a Torrijos: ¿Cuál es el próximo paso, comandante? A lo que el militar mirando, reflexivo, hacia el horizonte, le respondió: ¿Y qué harías tú?