Temas Especiales

11 de Apr de 2021

Nacional

La sociedad panameña, entre la alienación y el odio

Politólogos y sociólogos analizan el origen y la respuesta social de la masiva afluencia de personas a la venta popular de jamones del IMA

La sociedad panameña, entre la alienación y el odio
Las ferias del IMA se realizaron en los sectores de Tocumen, San Miguelito y Arraiján y La Chorrera.

Después del caos que que se generó durante la venta de jamones en Pan de Azúcar, en San Miguelito, se han escuchado muchas opiniones sobre las razones y repercusiones de la masiva convocatoria del gobierno en un aparente gesto de solidaridad nacional con los más necesitados.

Uno de los comentarios más aplaudidos y criticados fue el de Ricardo Zubieta, fundador y director del Movimiento Independiente (MOVIN): ‘los que se comportaron como unos salvajes, fueron los que buscaron su jamón (que en su mayoría revenderán)', dijo Zubieta en Twitter, para dos días después ofrecer ‘humildemente disculpas' al país, añadiendo que valora mucho ser panameño y aspira a ‘promover un país de oportunidades, con clara conciencia en el desarrollo humano'.

El tumulto que generó la venta de jamones a solo ocho dólares, cuando el precio del mercado ronda los $25 ha ofrecido la oportunidad de hacer un diagnóstico de la sociedad panameña.

Para el sociólogo Danilo Toro, la respuesta desmedida de la multitud y las reacciones en las redes sociales reflejan ‘una sociedad alienada'.

El académico sostiene que la mayoría de población panameña ‘no es consciente de su condición de esclavo y actúa en agradecimiento de quien le hace sufrir'.

Sin embargo Toro, agrega que la parte de la población que condena a quienes van a comprar comida a bajo costo, arriesgando su seguridad, incluso con niños en brazos, ‘no está menos desorientado', y apunta que la única diferencia es que no hacen filas, porque no están necesitadas y están dispuestos a pagar más por estar más cómodos.

‘Los señalamientos de este sector favorecido provienen de su desconocimiento del fenómeno social que ellos señalan como salvaje e ignorante', explica Toro.

En su acercamiento al problema, Toro responsabiliza de la condición de alienación a toda la población, que de forma activa o pasiva, ‘construyó una tragedia social'. Y a la vez argumenta, que el tejido social panameño está compuesto por una mezcla de taras como:la manipulación y el clientelismo.

‘Para los políticos es más fácil hacer practicas clientelista, que trabajar arduamente para ofrecer bienestar a la sociedad a través de la educación', afirma Toro

Por su parte Richard Morales, con mirada de politólogo explica que las reacciones de odio hacia un sector de la sociedad, a través de las redes sociales son la muestra de un elitismo desconectado de las distintas y complejas situaciones del país. Este sector elitista, ‘culpa al sector más débil, para no asumir las responsabilidades propias', ya que son estos sectores los que durante años han manejado las riendas del país.

Morales hace una crítica a la clase dirigente política que, ante las necesidades existentes de la sociedad, niegan las condiciones de vida dignas a la población. ‘Los recursos son de los grupos que controlan el Estado', dijo.

Y específicamente, sobre el tuit de Ricardo Zubieta del MOVIN, quien además es asesor del Ministerio de Economía y Finanzas, advierte que es parte del pensamientos de ciertas élites, que con esnobismo asume y generaliza que el común de la gente es ‘ignorante', y que todas sus acciones son producto de ‘caprichos'.

Los académicos consideran que estos elementos evidencian la necesidad de un nuevo pacto social.

‘No hay un sentido de Nación, ni acuerdos entre ideologías políticas', recuerda Toro, agregando que se necesitan políticos que entiendan lo que sucede en el país, consideraciones a las que Richard Morales, agrega que, de darse ese necesario pacto social, debe darle poder, precisamente, a quienes hoy padecen necesidad, y quedan sometidos a la indefensión.

No obstante, la solución no es imposible, pero tampoco simple, ya que según los especialistas, se enfrentan una gran parte de la sociedad que está alienada ante un sector que se cree ‘elegido', por encima de los demás, solo porque gozan de privilegios o mejor situación económica..

‘TODOS SOMOS CÓMPLICES DE ESTA SITUACIONES, YA SEA ACTIVA O PASIVAMENTE',

DANILO TORO,

SOCIÓLOGO

La tarea del cambio recae, según Toro, en un pequeño grupo educado que, en busca de una conciliación, se compromete con los problemas del país. Pero, no solo depende de ellos, subraya el sociólogo, ‘el elector debe tomar conciencia de que si sigue asumiendo las posiciones actuales, solo empeorará el escenario'. Para Danilo Toro la clave radica en exigir responsabilidades a los políticos, las instituciones sociales y el Estado, y al votante.

LA DOBLE MORAL

¿Cuál es la diferencia entre hacer una fila para entrar a empujones a un culeco y hacer una fila para comprar un jamón barato en una feria?

Necesidad o quizás la doble moral, un mal que, según Danilo Toro, es la respuesta o en el caso de las reacciones sociales contra el ‘tumulto del jamón', un diagnóstico de nuestra miseria humana manifestada desde la tecnología del siglo XXI.

Sin concesiones, Richard Morales, puntualiza que estos dichos condenatorios hacia una parte de los panameños se dan por la pretensión de superioridad moral de cierto sector social ‘hipócrita, porque descansa sobre la ignorancia, ante el desconocimiento del origen de las injusticias', advierte.

Por su parte, el médico siquíatra José Calderón, de la Fundación El Panamá que Queremos, señala que la acción de repartición o venta de jamón a bajo costo ‘no es más que el abuso de la miseria en la que vive mucha gente en el país'. Y sospecha que ese abuso espiritual también se da a nivel económico, ‘desde allí se generan negocios desde los más grandes hasta los más pequeños', apuntó.

El especialista advierte que estas actuaciones son producto de la sociedad de consumo y de la ‘libertad de mercado, que hace que todo se convierta en un negocio'.

Calderón también agrega que la situación expone un rechazo hacia los productores nacionales, quienes podrían verse beneficiados con la venta de sus productos durante estos meses, en el mercado regular. ‘La sociedad panemaña debería darse cuenta de que los utilizando para la vulgar politiquería', indicó.

Pobreza, ‘juega vivo', proselitismo político, odio social y desidia, la discusión arrastra un sin número de elementos del escenario social, económico y político del país, que requiere atención, coinciden los consultados.

Por el momento quedan las cientos de opiniones en las redes sociales y un pedido de explicación por parte del procurador de la Administración sobre las acusaciones de proselitismo contra la diputada Kathleen Levy, quien habría ayudado a Raúl Ávila, director encargado del IMA, a la organización de la feria navideña.