Temas Especiales

13 de Jul de 2020

Nacional

Vargas sale de prisión, Francolini seguirá detenido

La Jueza Especial Baloisa Marquínez estableció la medida en los fallos emitidos el 18 y 19 del mes en curso.

Vargas sale de prisión, Francolini seguirá detenido
Evelyn Vargas cuando regresó a Panamá

El Juzgado Décimoséptimo Penal concedió una fianza de excarcelación al expresidente de la junta directiva de la Caja de Ahorros Riccardo Francolini y a la abogada Evelyn Vargas por $50 mil y $40 mil, respectivamente. Ambos son investigados por la supuesta comisión de blanqueo de capitales ligados al escándalo de la constructora Odebrecht.

La Jueza Especial Baloisa Marquínez estableció la medida en los fallos emitidos el 18 y 19 del mes en curso.

Francolini se encuentra detenido desde el pasado 13 de octubre de 2016.

Vargas tiene medida cautelar de impedimento de salida del país sin autorización judicial.

A su vez, a los hermanos Ricardo Alberto y Luis Enrique Martinelli Linares, la jueza les negó la fianza. Ambos están prófugo y fuera del país.

Todos los sindicados son investigados por el caso de los supuestos pagos de sobornos que hizo la constructora brasileña Odebrecht.

Pese a ser beneficiado por una fianza de excarcelación, Riccardo Francolini seguirá detenido, ya que también se le vincula al supuesto delito de peculado, a través de dos préstamos de $30 millones otorgados por la Caja de Ahorros en 2012, a la empresa HPC Contratas P&V S.A., para construir el Centro de Convenciones de Amador.

El hecho delictivo ocurrió mientras Riccardo Francolini presidía la Junta Directiva del banco de la familia panameña, y otorgó el mencionado crédito de $30 millones a la empresa HPC-Contratas-P&V, S.A. para la construcción del Centro de Convenciones de Amador, pero luego estos dineros se desviaron para otros fines, según las fuentes judiciales.

El primer desembolso se hizo el 31 de diciembre de 2012, y los cheques respectivos tenían destinos muy específicos.

El de mayor monto, $7 millones, era para pagar a un arquitecto; otro, por $1.1 millones, fue para la compra de acero; y un tercero, de $850 mil, para comprar equipo.

La defensa de Francolini argumenta que los préstamos se pagaron en su totalidad, pero la Fiscalía considera que a pesar de que el préstamo se pagó al banco, los dineros se utilizaron para otros fines y no se siguió el procedimientos de un crédito bancario.

Francolini ha argumentado ante la fiscal que las funciones de la junta directiva se limitan solamente a aprobar o rechazar una solicitud de crédito y cumplir con los procedimientos para su aprobación.