Temas Especiales

12 de Aug de 2020

Nacional

Una historia de soberanía

La solidaridad se mide en las suscripciones de GESE. Bajo la amenaza de la 'Lista Clinton', los diarios dependen de pauta y circulación

Después de una noche especialmente oscura, el sol parece brillar más. Así lo interpretó el equipo administrativo del Grupo Editorial El Siglo y La Estrella de Panamá (GESE), al que ‘amanecieron' ayer con innumerables llamadas para preguntar cómo suscribirse al servicio de los diarios.

Tras las noticias que anunciaban la inminente aplicación de las sanciones de Estados Unidos que atentan contra su operación, los panameños amanecieron marcando los teléfonos de La Estrella de Panamá y El Siglo para pedir información sobre las suscripciones a los diarios, con los que, desde ayer, no pueden realizar transacciones proveedores ni clientes estadounidenses, bajo amenaza de multa y/o cárcel.

Cuando empezó el primer día sin la licencia de operación que emite la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), la actividad comercial era una fiesta, gracias al interés de los panameños que pueden ejercer su derecho soberano de comprar lo que quieren en su país sin permiso de nadie y menos de una autoridad extranjera.

-¡Aló! Deme su correo electrónico y su número de teléfono para enviarle las suscripciones, repetía durante toda la mañana Giovani Palma, a cargo de Circulación, ante las muchas llamadas que recibía. ‘No nos lo esperábamos, ha venido mucha gente. Éste es el apoyo que necesitamos', señalaba tan atareado como en el día de mayor trabajo de su vida.

Encargado de las suscripciones de GESE, Palma no se daba abasto.

‘Los clientes me están contactando por teléfono, por chats, por correo electrónico, por todos los medios', explicaba después de atender a otro cliente que había llegado personalmente a la empresa ‘porque no le contestaban por teléfono'.

También se presentó en los diarios a pedir su suscripción el rector de la Universidad de Panamá, Eduardo Flores.

‘Vengo a mostrar mi apoyo y defender mi derecho a estar informado como ciudadano de un país soberano', recalcó tras firmar los documentos (laestrella.tv)

En la misma dirección animó a los lectores y ‘a todos los panameños', Camilo Brenes, de la Cámara de Comercio de Chiriquí, para quienes las sanciones que afectan a los diarios panameños son imposición contra la que hay que responder desde la soberanía.

‘Nosotros respaldamos la decisión que ha tomado la dirección de GESE de seguir adelante con la publicación y buscar algún tipo de medio alternativo que no los haga tan vulnerables a este tipo de presión', declaró el empresario chiricano que sobre todo exhortó a la población ‘a fortalecer de la manera más expedita posible la suscripción de los diarios para asegurarle a esta empresa que tiene un respaldo ciudadano a través de sus propios lectores y de los panameños en general'. (laestrella.tv)

Palma ha experimentado en persona la respuesta de la sociedad ante el peligro de cierre de los diarios, que han sobrevivido catorce meses a las consecuencias de las sanciones de la ‘Lista Clinton', en la que incluyeron a su principal accionista Abdul Waked, el 5 de enero de 2016.

Sin mediar proceso ni juicio, Waked es considerado un riesgo para el sistema financiero estadounidense, que ha arremetido contra sus empresas.

Aunque otorgaron un permiso especial a quienes se relacionaran con los diarios, esta semana anunciaron (a través de la OFAC) que no la renovarían

El mensaje es claro, dice Palma, ‘nuestros lectores no quieren que desaparezcan los medios'.

Y desde la presidencia del grupo, Eduardo Quirós, al frente de la editorial que publica los dos periódicos, ha tomado la bandera.

‘Vamos a continuar con las publicaciones hasta que podamos y el pueblo nos lo permita (...) porque tenemos la licencia de los panameños y esa es la única que debería hacernos falta', apuntó vehemente, tras reconocer que el esfuerzo no tendría sentido sin el respaldo de la sociedad, que es la que respalda los productos del grupo, y el trabajo sería imposible sin la pauta de los clientes.

EL RESPALDO DE LAS REDES

Las redes sociales están bombardeadas con el eslogan #PanamaconGESE. La pregunta más repetida por Twitter, Facebook e Instagram es ¿cómo nos suscribimos a La Estrella de Panamá y El Siglo?

La respuesta, también divulgada en las nuevas plataformas de comunicación, es expedita: teléfono: 204-0908 ext. 1048, correo: @y hasta por Twitter: @EstrellaOnline.

Pero, ¿quién querría pagar por adelantado por un producto cuyo futuro no está garantizado?

José Somarriba, editor de El Siglo , tiene una respuesta válida.

‘El dilema que experimentamos ha despertado la solidaridad del pueblo panameño', piensa el periodista sobre el fenómeno ocurrido en la oficina de suscripciones, que en la Redacción se ha visto acompañado con declaraciones de respaldo y manifestaciones de apoyo.

La sociedad panameña ha respaldado solidariamente la decisión de los diarios de mantener la batalla por la libertad de expresión, aun enfrentándose a un contendiente colosal, expresó Somarriba.

Flor Lizondo, colega periodista, dedicó gran parte de su popular programa radial ‘Regresando a casa con Flor Lizondo' a promover la solidaridad con el grupo GESE y comprometer la compra de sus productos.

‘Recibimos muchas llamadas, todas pedían información para suscribirse', relató cuando ella misma solicitó instrucciones al grupo para atender a sus oyentes.

Para Lizondo, salvar los diarios es responsabilidad de todos los panameños.

El conocido caricaturista ‘Vic' Ramos también se sumó a las muestras de apoyo y dedicó uno de sus trabajos al momento que vive La Estrella de Panamá , como ‘decana' del periodismo panameño, viñeta que se ha hecho viral en las redes sociales y acompaña además muchos de los perfiles de los ‘chats' del diario.

Con genial sincronía, ‘Vic' reseña a un ‘canillita' con una camiseta de El Siglo promoviendo la venta de La Estrella de Panamá, a lo que un hombre con sombrero montuno se sube a una escalera para sortear ‘el muro' de la ‘Lista Clinton' para comprar el periódico.

OTRAS VOCES

El periodista José María Torrijos, quien empezó a hacer periodismo en La Estrella de Panamá, publicó un artículo titulado ‘¿Cómo no me va a doler la agonía de la gente de La Estrella y El Siglo?', en el que reconoce la tristeza que provoca la comprometida situación por la que atraviesa la empresa.

El apoyo de los medios y los gremios periodísticos ha sido incondicional, tanto en declaraciones como en editoriales, porque la lucha identificada es por la libertad de prensa, de expresión y de opinión.

‘Mostramos nuestro respaldo pleno e irrefutable a estos compañeros y a la libertad de expresión', apunta un comunicado espontáneo enviado a la redacción de este medio.

‘¡Ciudadano!' ‘No permitas que nadie cercene nuestra libertad de expresión. Apoyemos a La Estrella de Panamá y al diario El Siglo del ultraje foráneo que es una vergonzosa afrenta todos en Panamá', dice uno de los mensajes difundidos en las redes que promueven la continuidad de los impresos de GESE.

La consigna interna la ha marcado El Siglo, ‘el periódico del pueblo', con su airado titular del 12 de julio de 2017: ‘Vamos a dar la pelea'.

‘La OFAC nos estrangula, sin embargo, a la voz del pueblo nadie la silenciará', apunta el tabloide que circula desde hace más de treinta años entre los más populares sectores del país.

LA CRONOLOGÍA

Desde el 5 de mayo de 2016, cuando el Departamento del Tesoro de Estados Unidos de América incluyó a Abdul Waked y sus empresas en su lista sancionadora, por supuestos indicios de lavado de activos procedentes del narcotráfico, La Estrella de Panamá y su periódico hermano, El Siglo , sortean restricciones que limitan su fundamental trabajo.

Las pautas del Departamento del Tesoro de EE.UU. han constreñido la operación de los diarios, que han perdido espacio editorial y productos especializados, además de parte del equipo, con las consiguientes dificultades en el trabajo diario.

Depositaria de la historia del istmo desde 1849, antes de que fuera país, la historia de ‘La Decana' parece sumarse ahora a otros episodios de importancia nacional, como el de los mártires del 9 de enero de 1964; los tratados de 1977 y la devolución del Canal en 1999, el simbólico episodio de ‘la tajada de sandía', y la propia gesta de independencia, en la que todos los panameños, sin distinción de credo o condición social, lucharon por la soberanía que tanto ha costado alcanzar.