La Estrella de Panamá
Panamá,25º

14 de Oct de 2019

Nacional

Minsa restringe la vacuna contra la fiebre amarilla

Los panameños que viajan a Bahamas, Brasil, Guyana, Jamaica, Nicaragua y Nigeria deberán estar vacunados contra la fiebre amarilla para ingresar a esos países.

Aplicación de la vacuna de la fiebre amarilla.

A partir del 11 de diciembre, el Ministerio de Salud (Minsa) exigirá a los panameños presentar la reserva de boleto de viaje para que se le aplique la vacuna de la fiebre amarilla.

La información fue confirmada por la doctora Itza Barahona de Mosca, directora nacional de Salud del Minsa. ‘Solo se colocará la vacuna de la fiebre amarilla a los viajeros que presenten la reserva del boleto de viaje', precisó.

La medida, explicó Barahona, obedece a que el Minsa necesita ‘hacer un uso más adecuado de la vacuna, hasta que el mercado se abastezca'. La funcionaria participó, este martes, en una reunión de Ministros de Salud de Centroamérica y República Dominicana.

Los panameños que viajan a Bahamas, Brasil, Guyana, Jamaica, Nicaragua y Nigeria deberán estar vacunados contra la fiebre amarilla para ingresar a esos países.

Cada año, el Minsa solicita 50,000 dosis para la vacunación rutinaria, pero debido a las alertas emitidas en el país se han intensificado las vacunaciones.

El reglamento sanitario internacional permite a los países exigir la vacunación a las naciones incluidas en la lista de riesgo.

Panamá, lamentablemente, según las autoridades de Salud, aparece en la lista de riesgo. En el país desde 1948 no se han registrado casos de fiebre amarilla urbana y desde 1972 casos de fiebre amarilla selvática, indicaron las autoridades de Salud.

Barahona de Mosca explicó que la solicitud de portar Tarjeta de Vacunación Internacional a los viajeros de Brasil y Nigeria se hicieron por los casos contabilizados de brotes activos en esos lugares, instó también a que esta debe ser colocada diez días antes para preparar al sistema inmunológico de la enfermedad.

El Minsa realiza inoculaciones en los grupos poblacionales en Chepo hasta Darién.

Las autoridades de Salud de Panamá no reportan casos de fiebre amarilla importada ni autóctona.

El Minsa, en conjunto con el Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) e institutos brasileños realizan estudios que buscan descartar si en la selva panameña circula el virus de la fiebre amarilla, que es transmitido por monos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), detallaron las autoridades de Salud, le exige a Panamá verificar la presencia de monos y mosquitos para que saquen al país de esa lista. Los síntomas de la fiebre amarilla son: fiebre, dolor de cabeza, ictericia, dolores musculares, náuseas, vómitos y cansancio, e inicia de tres a seis días después de la picadura del mosquito infectado.