06 de Dic de 2021

Nacional

Corte reprende a la ASEP por violar el debido proceso

Los 9 magistrados coincidieron en que la reguladora violó el debido proceso en perjuicio de la empresa Panamá NG Power, S.A. Para el magistrado Abel Zamorano, este amparo debe ser un mensaje para que las entidades cumplan con el procedimiento administrativo correcto

El Pleno de la Corte Suprema de Justicia, concedió en mayoría de votos un amparo de garantías a favor de la empresa Panamá NG Power, S.A. (PNGP) contra la orden de la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (ASEP) que establecía un término de 90 días a la empresa para presentar el cierre financiero del proyecto de operación de la planta generadora de gas natural para energía eléctrica, denominada Telfers, ubicada en la provincia de Colón, Panamá.

El fallo unánime, que cuenta con un voto explicativo del magistrado Abel Zamorano, ordena a la ASEP a cumplir con el término de 150 días que previamente había otorgado a la empresa para presentar el documento -pero por un cuestionado atraso de 7 días-. En diciembre pasado la ASEP procedió a cancelar la licencia del proyecto que contempla una inversión de de 800 millones de dólares, en el Atlántico, con una capacidad de 670 MW.

La magistrada Ángela Russo salvó su voto porque consideró que el fallo debió revocar la nota de la ASEP, toda vez que había violado el debido proceso al no expedirse una resolución aclaratoria solicitada por PNG Power.

‘La ASEP se olvidó que uno de los tres amparos presentados no estaba resuelto, y mientras tanto estaba impedido de actuar'.

JOSÉ DAPELO,

PRESIDENTE PANAMÁ NG POWER

Zamorano, en su fallo explicativo, describe que la ‘concesión de este amparo, debe constituir un mensaje a las autoridades que en sistemas jurídicos como los nuestros se requiere que la administración pública actúe, pero cumpliendo con los recaudos legales y constitucionales, con un procedimiento administrativo respetuoso de los derechos fundamentales del debido proceso'.

Es la segunda ocasión en que la Corte determina que la reguladora violó el debido proceso con la empresa. En esta ocasión la Corte enfatizó el derecho de la empresa a recibir un debido proceso a tiempo. Según se lee en el fallo, Roberto Meana se negó a resolver una solicitud de aclaración sobre una resolución emitida por la ASEP. En consecuencia revocó dicha nota -fechada el 3 de octubre de 2016- y ordenó que se cumpla el plazo de 150 días para el cierre financiero, de conformidad con el fallo que había dictado la Corte en mayo de 2017.

El fallo retrotrae los efectos al 23 de diciembre de 2016, lo que significa, que todo lo actuado desde esa fecha por Meana es nulo, puesto que había un amparo pendiente de resolver, lo que impide cualquier actuación con o hacia la empresa.

Entre las resoluciones que anula este amparo se encuentra la emitida en diciembre pasado en la que la ASEP canceló la licencia a PNG Power por no haber cumplido con la entrega del cierre financiero para la construcción y operación de la planta.

Antes, la Corte ya había ordenado a ASEP otorgar a la empresa un plazo de 150 días calendario para cumplir con su obligación. En cambio la ASEP, rebajó el lapso a 90 días, irrespetando la orden de los magistrados.

‘Lo grave es que Meana ha cometido varios delitos: prevaricato, extralimitación de funciones, y varios otros delitos penales', indicó a La Estrella de Panamá, José Dapelo presidente de Panamá NG Power.

Los directivos de la futura generadora, Alfredo ‘Mello' Alemán y José Dapelo, se encuentran a la espera de las actuaciones del administrador de la ASEP tras el reciente fallo de la Corte.

Manifestaron que ‘de no actuar conforme a derecho, la empresa considerará presentar una querella en su contra. ‘El amparo nos da derecho a demandarlo por daños personales y perjuicios, que si los sumamos desde 2014 a la fecha sobrepasan los $100 millones', dijo Dapelo.

Este medio consultó a la ASEP, pero el departamento de relaciones públicas indicó que Meana aún no ha sido notificado del fallo y en cuanto lo haga dará a conocer su postura.

‘La posición nuestra es sencilla, todos los proyectos (de generación de gas en Colón) deben hacerse. Que haya competencia leal y se respeten las reglas para todos. Nuestro proyecto es mucho más eficiente que el de la competencia dado el tamaño y la calidad de las turbinas', manifestó Dapelo.

ANTECEDENTES

En octubre pasado, la ASEP emitió una nota firmada por el director, Roberto Meana, -en lugar de una resolución- en la que declaró no procedente una solicitud de aclaración que había interpuesto PNG Power dos meses antes. En dicha aclaración, la empresa pretendía que la ASEP resolviera una reconsideración a un dictamen emitido por la reguladora en agosto de 2016, en la que modificó, sin justificación aparente, el tiempo de entrega del cierre financiero de 150 a 90 días calendario.

En su momento, la ASEP consideró que no estaba justificada la prórroga que solicitó la empresa, y en vez de responder con una resolución, lo hizo con una nota firmada rebajando el tiempo que contaba la empresa. La acción fue considerada por los abogados de PNG Power como una violación al principio de la reformatio in peius, en el sentido de que no se le podían desmejorar las condiciones a la compañía por haber presentado una reconsideración a la ASEP.

En mayo de 2017, la Corte Suprema de Justicia dictaminó que la empresa contaba con un plazo de 150 días para presentar el cierre financiero y que dicho término debería empezar a correr desde el momento que quede en firme la sentencia.

MERCADO ENERGÉTICO

Colón, la provincia de generación a base de gas

En los próximos años, la provincia de Colón será tal vez más conocida por la producción de energía a base de gas natural que por la icónica Zona Libre.

La inversión multimillonaria de tres proyectos, de empresas distintas, generará -una vez todas entren en funcionamiento- más de 1,300 MW para el país y con posibilidad de vender a naciones vecinas.

Panamá PN Power, asociada con el grupo asiático Shangai Electric Power, tiene una licencia por 40 años con capacidad de 640MW. La inversión supera los 800 millones de dólares y la norteamericana General Eléctric será su primer suplidor del producto, así como las turbinas que empleará el proyecto.

Panamá NG Power seleccionó una ubicación próxima al Canal de Panamá, para facilitar el acceso de las navieras globales y regionales de gas natural, y para la futura terminal de regasificación en perspectiva. En el futuro se podrá abastecer a los barcos con este combustible.

El segundo desarrollo, próximo a arrancar en 2018, es de la empresa AES que producirá 380MW en la planta de gas en Colón. Esta empresa comparte sociedad con el Grupo Motta y su inversión se calcula en $1,150 millones. Aunado a esto, la empresa produce 72 megavatios en una termoeléctrica en Colón.

Un tercer proyecto de inversión se ubica en Puerto Pilón, Colón, está a cargo de otra empresa de origen asiático conocida como Martano. La compañía se ha asegurado de suplir 350 MW del mercado de electricidad a partir de 2019 y su inversión supera los mil millones de dólares.

En 2016, la mayor producción de energía en el país recayó en la hidráulica que alcanzó una generación de 6,579 millones de kw por hora. Le siguió la energía térmica, con 3,540 millones de kw por hora, la energía eólica con 617 millones de kw por hora y la energía solar con 71 millones de kw por hora.