La Estrella de Panamá
Panamá,25º

16 de Oct de 2019

Nacional

La SIP publica balance periodístico de la región

Venezuela y Cuba con peor libertad de expresión. Condena la censura y ciberataques en Nicaragua y El Salvador. EE.UU. y sus buenas prácticas, a pesar de Trump. Un resumen de los informes publicados ayer

El director ejecutivo de la SIP, Ricardo Trotti leyó el informe sobre libertad de prensa en Cuba, ayer, en Medellín.

El deterioro de la libertad de prensa en Venzuela y ‘su ausencia en Cuba' fueron dos de los temas que destacaron en la agenda de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que presentó los informes sobre la libertad de prensa en la región, al cierre de su reunión de mitad de año, este fin de semana en Medellín, Colombia.

‘En términos generales, si comparamos lo ocurrido entre abril de 2016 y marzo de 2017 y los meses siguientes con los hechos acumulados en este periodo, la conclusión es inequívoca, las agresiones se han multiplicado', dijo el periodista venezolano Miguel Henrique Otero, presidente y editor del diario El Nacional , citado por Gonzalo Domínguez Loeda en una nota para la agencia EFE .

Cuba no podía pasar por alto en este punto. De acuerdo con la SIP, el Gobierno cubano busca tener ‘un país mudo, sordo, y ciego', en lo referente a comunicación e internet, detalla el informe sobre la isla presentado ayer en el encuentro en Medellín.

El documento subraya que luego de que el presidente Donald Trump anunciara la creación de un ‘grupo operativo' para facilitar el acceso de los cubanos a internet y el desarrollo de medios independientes, la Seguridad del Estado cubano ‘incrementó la agresividad contra los periodistas no oficialistas', según reportó EFE .

EL BUEN PERIODISMO

El ejercicio periodístico de Estados Unidos recibió una especie de venia por parte de la SIP, ya que su informe de la Comisión de Libertad de Prensa lamentó el constante ‘menosprecio' por parte de Trump hacia medios como el Washington Post , tildándolos de ‘Noticias Falsas'.

La SIP advirtió que esta postura del mandatario podría ir ‘acompañada de cambios en la política del Gobierno' que pondrían en jaque ‘las ‘filtraciones' (divulgación no autorizada de información) y otros esfuerzos para socavar el derecho del público a saber'.

En este sentido, afirmó la SIP, es ‘alentador' que los periodistas, observatorios internacionales y fundaciones se hayan pronunciado al respecto. ‘Lejos de acobardarse, los medios de noticias revisan implacablemente la agenda política de Trump y caricaturizan sin piedad sus gestos, sus debilidades y su personalidad', detalla el informe.

LOS ‘NICALEAKS'

En cuanto a la región centroamericana, la SIP hizo un llamado de atención sobre el deterioro de libertades en Nicaragua, citando el informe de la fundación alemana Bertelsmann, que colocó al país ‘entre los cinco donde ya no hay democracia' producto de las presiones del Estado.

‘Además, los medios televisados están controlados por un duopolio compuesto por la familia presidencial y el empresario mexicano Ángel González y se hace uso discriminatorio de las licencias y frecuencias de operación, así como de la publicidad estatal', reprochó el informe.

Un fenómeno peculiar también señalado fue la cuenta en Facebook ‘Nicaleaks' que, apoyada por el oficialismo, se dedica a acosar e injuriar a los opositores al Gobierno, una práctica que ha ido en aumento durante los últimos años.

Finalmente, la SIP se pronunció sobre los ciberataques que golpearon a los sitios web de los periódicos La Prensa Gráfica y El Diario de Hoy , en El Salvador.

Según la organización internacional, cinco acusados de perpretar estos hechos fueron liberados. Incluso, un informe del departamento de Justicia de Estados Unidos ‘fue desestimado por el juez que estaba investigando el caso'.

DIAGNÓSTICO DE LA REGIÓN

La SIP divulgó ayer un balance del periodismo en el continente.

En Centroamérica se denunció la degradación de la libertad de prensa en Nicaragua, debido a las fuertes presiones por parte del Estado.

Se condenó también la impunidad de dos ciberataques en El Salvador a ‘La Prensa Gráfica' y ‘El Diario de Hoy'. Cinco acusados fueron liberados.