La Estrella de Panamá
Panamá,25º

16 de Oct de 2019

Nacional

Decisión sobre Venezuela tendrá implicaciones políticas

El desconocimiento de los resultados electorales venezolanos significaría el retiro del embajador panameño. El presidente Varela espera que su homólogo venezolano reconsidere su decisión de seguir en el poder

Tras desconocer el resultado de las elecciones venezolanas, Panamá estará obligada a retirar a su embajador en ese país. El Istmo se sumó a la postura de otros trece países que conforman el Grupo de Lima, que no reconocen las elecciones presidenciales realizadas en Venezuela, el pasado domingo 20 de mayo.

En unos controvertidos comicios plagados de irregularidades con un abstencionismo que alcanzó el 46%, Nicolás Maduro se reeligió para los próximos seis años. Ganó con el 68% de los votos emitidos frente al 21.2% de Henri Falcón.

El Ministerio de Relaciones Exteriores panameño, en su página digital, dijo que considera que las elecciones no cumplieron con los estándares internacionales de un proceso democrático, libre, justo y transparente y por eso la decisión.

Y como medida inmediata, acordó reducir las relaciones diplomáticas con el Gobierno venezolano.

Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía llamaron a consulta a sus embajadores e informaron que convocarán a los diplomáticos venezolanos para expresar su protesta.

La decisión tiene implicaciones políticas. Juan Carlos Araúz, abogado especialista en derecho internacional, explicó que esto significa el desconocimiento de toda autoridad política que provenga del nuevo gobierno de Maduro, que debe empezar a regir el 10 enero de 2019, según establece la Carta Magna de Venezuela en su artículo 231.

‘Embajadores, cónsules y cualquier relación diplomática estará sujeta al rechazo que estableció el Gobierno panameño cuando no reconoció las elecciones presidenciales', añadió el jurista.

Con esta decisión, el país sale de su neutralidad habitual y se convierte en un activista de la oposición venezolana que busca respaldo en la comunidad internacional, continúa el experto.

‘Principalmente se compromete las relaciones comerciales ...',

JUAN CARLOS ARAÚZ

ABOGADO ESPECIALISTA EN DERECHO INTERNACIONAL

Ahora , dice Araúz, al país le corresponde sostener su posición ante los organismos internacionales. ‘Lo cierto es que nuestras autoridades tendrán que sostener con coherencia la medida adoptada', indicó Araúz.

Por último, el jurista cree que la postura compromete las relaciones comerciales que panameños pueden mantener en territorio venezolano. ‘Esto podría generarle condiciones anormales y hostiles', añadió.

El diputado panameño Elías Castillo, presidente del Parlamento Latinoamericano (Parlatino), prevé un futuro incierto en las relaciones diplomáticas y comerciales después de que Panamá se convirtiera en uno de los primeros en pronunciarse contra los resultados de las elecciones venezolanas.

Castillo augura que

Los días de ‘tirantez' diplomática entre ambos países estarán de vuelta.

Para el político, ‘estas reacciones son pronunciamientos diplomáticos que no ejercen ninguna fuerza, propios de quienes dirigen la política exterior'. A juicio del diputado del Parlatino, la solución a la crisis política, económica, social y humanitaria que experimentan los sudamericanos desde 2013 no está en la diplomacia.

COMERCIO

Para el presidente del Parlatino, la solución está en la unificación de la oposición venezolana. En su análisis, el diputado plantea que la clase opositora tiene que unirse, apoyar a un solo candidato y promover la participación contundente de los votantes para derrotar al régimen de Maduro, en lugar de llamar al abstencionismo.

La política asumida, sin embargo, podría tener implicaciones en los negocios de la Zona Libre de Colón y de las líneas aéreas, señala Castillo.

Según estadísticas, Venezuela es el séptimo destino de las reexportaciones de la zona franca, con un aporte de $473 millones, hasta diciembre del año pasado.

La Cancillería panameña reconoce que la decisión adoptada pone presión a la debilitada relación diplomática y comercial de ambos países.

Una fuente de esta institución aseguró a La Estrella de Panamá que están conscientes de que se debe retirar al embajador en ese país, pero la oficina de la embajada seguirá funcionando para trámites consulares con un encargado de negocios. Las relaciones comerciales se mantienen, añadió la fuente de la institución encargada de la política exterior panameña.

LA LEY DIPLOMÁTICA

En septiembre de 1990, se emitió el Decreto N°364, que salió publicado en Gaceta Oficial el 15 de febrero de 1991, que establece las reglas para el no reconocimiento de gobiernos surgidos de golpes y fraudes electorales.

En su artículo primero, esta norma establece que el Gobierno de Panamá no reconocerá a ningún gobierno que surja de un golpe militar contra un régimen legítimamente elegido en elección popular y, en consecuencia, retirará sus representantes diplomáticos e invitará a los del Estado concernido a retirar los propios dentro de un plazo breve. En su artículo segundo, se señala que el tratamiento anterior se dará también a los gobiernos surgidos del fraude electoral o en los cuales se haya impedido la votación.

El presidente Juan Carlos Varela espera que su homólogo venezolano reconsidere su posición de asumir el poder en enero de 2019. Mientras esto no ocurra, las relaciones comerciales y diplomáticas se mantendrán de manera irregular con el Gobierno venezolano.

‘Mientras se mantenga el período constitucional actual del presidente Maduro (...), Panamá va a tratar de mantener una relación constructiva, buscando el diálogo, la paz y la reconciliación', declaró Varela este lunes.

Cuando ‘termine este período constitucional del presidente Maduro, entonces veremos en ese momento con los países del Grupo de Lima, del que somos parte, cuál va a ser el siguiente paso', añadió el mandatario panameño.

‘Mientras tanto, hacemos un llamado al diálogo constructivo y al reconocimiento de que esa elección (del domingo) no representa la voluntad democrática del pueblo de Venezuela', sostuvo Varela.

RELACIONES ENTRE PANAMÁ Y VENEZUELA

Antecedentes de un deterioro diplomático

Hace un mes y medio (5 de abril de 2018), el Gobierno panameño tomó la decisión de retirar a su embajador en Venezuela después de que el presidente Nicolás Maduro suspendiera actividades comerciales con 22 funcionarios y 46 empresas panameñas, entre ellas las operaciones de la aerolínea Copa Airlines.

El Gobierno panameño calificó la medida como una reacción política que carecía de sustento y que se adoptaba fuera del marco jurídico internacional en represalia a acciones asumidas por Panamá.

En marzo de este año, Panamá pidió a los bancos intensificar la supervisión financiera de políticos venezolanos políticamente expuestos.

El Gobierno panameño divulgó una lista de la Comisión Nacional contra el Blanqueo de Capitales, Financiamiento del Terrorismo y de Armas de Destrucción Masiva de Panamá, que incluía a 55 personas y 16 empresas consideradas en riesgo.

En esta lista estaban el mandatario venezolano, el diputado Diosdado Cabello, la presidenta del Consejo nacional Electoral, Tibisay Lucena, y el fiscal general, Tarek Willian Saab.

El 26 de abril 2018, Panamá y Venezuela reanudaron sus relaciones diplomáticas y comerciales después de la insistencia del presidente venezolano de solucionar la crisis.

Los embajadores de ambos países volvieron a sus respectivos puestos.