La Estrella de Panamá
Panamá,25º

22 de Oct de 2019

Nacional

Negligencia de Etesa prolongó apagón eléctrico a seis horas

Una fuente de entero crédito de este medio de comunicación explicó que el Centro Nacional de Despacho (CND) no pudo responder de inmediato a la situación por fallas en su propia planta auxiliar de energía

La transmisión es el eslabón más débil del sector energético, según empresarios.

Las pérdidas económicas producto del apagón eléctrico que se produjo el domingo desde las 11:42 a.m. hasta las 5:26 p.m. se estiman en $1.3 millones por cada hora. Así lo confirmó la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP), que señaló que las actividades más afectadas fueron la industria de restaurantes y comercios que laboraron ese día y no cuentan con plantas de emergencia.

El apagón dejó también sin suministro eléctrico a varias regiones de Nicaragua, Costa Rica y Guatemala.

Víctor Urrutia, secretario de Energía, explicó que esto se produjo porque la región centroamericana está interconectada. Al ocurrir un evento de esta naturaleza, el resto del sistema puede verse afectado, indicó.

Urrutia aseguró que no se produjeron daños en ninguno de los equipos eléctricos y se logró restablecer el servicio.

Sin embargo, una fuente de entero crédito confirmó que se estaba dando mantenimiento a una de las líneas de transmisión cuando ocurrió una falla eléctrica que dejó sin suministro a gran parte del país, incluyendo el Centro Nacional de Despacho (CND) de Etesa, que durante una hora y media estuvo sin electricidad porque su planta auxiliar no operaba.

Etesa: el fallo se originó en un interruptor

El daño ocurrió mientras personal de Etesa realizaba pruebas de calibración y verificación. ‘Al realizar la prueba, la reacción normal es que los interruptores se abran y los tubos pierdan flujo de energía, lo que efectivamente sucedió de manera correcta en el equipo que estaba en pruebas', aclaró el gerente general de Etesa, Gilberto Ferrari. ‘Sin embargo, ocurrió una anomalía pues también se abrió un interruptor (23B12) de la barra en la que no se estaban realizando pruebas que provocó que se perdiera todo el sistema al no resistir la carga de los cuatro transformadores de esta subestación', agregó.

Etesa señaló ayer que el fallo se inició a las 11:42 de la mañana en la subestación Panamá, ubicada en Condado del Rey, provincia de Panamá, cuando personal técnico realizaba unas pruebas en caso de presentarse un incidente. ‘Los sistemas deben protegerse de manera muy similar a lo que sucede en nuestros hogares que se ‘vuelan' los fusibles cuando hay cargas extraordinarias para que no se ocasionen daños en electrodomésticos', manifestó Gilberto Ferrari, gerente general de Etesa.

Pero como consecuencia de la situación en el CND, el restablecimiento del suministro tardó más tiempo de lo estimado, continuó la fuente que calificó lo ocurrido como una ‘negligencia' de Etesa.

La Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas (Apede), por su parte, mostró preocupación por la falta de competencia y eficiencia de la gestión de Etesa y señala que su modernización es ‘urgente'.

‘Es indiscutible que la transmisión eléctrica es el eslabón más débil de ese sector', expresó Apede.

Al mismo tiempo, el gremio de empresarios realizó un llamado a la Asamblea Nacional para que discuta el proyecto 573 que regula el mercado eléctrico y ha estado engavetado por un año.

Zulay Rodríguez, diputada de la bancada del Partido Revolucionario Democrático, durante una breve intervención en la sesión de ayer de la Asamblea Nacional solicitó citar a Roberto Meana, director de la Autoridad de los Servicios Públicos (ASEP), y a Ferrari, gerente de Etesa, para que respondan a un cuestionario por el mal servicio de energía del país.

El apagón conllevó a que las dos líneas del metro suspendieran sus servicios temporalmente, mientras otras empresas estatales estratégicas debieron utilizar generadores.

La falla eléctrica se da en el contexto de la llegada del sumo pontífice Francisco, quien mañana 23 de enero arribará al país para formar parte de la Jornada Mundial de la Juventud.

Un evento similar a este tuvo lugar en 2017, cuando otra falla en Panamá causó un apagón total en Centroamérica.

La interconexión en la región facilita la comercialización de la energía porque se reducen los costos de generación. Pero, al mismo tiempo, el sistema conlleva el riesgo de que si existe una falla, el resto de las regiones pueda verse afectada.

Panamá, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Honduras y Guatemala están unidos por una red eléctrica de 1,800 kilómetros de longitud.