La Estrella de Panamá
Panamá,25º

14 de Oct de 2019

Nacional

Oficina de Gaby Btesh fue usada para ‘pinchazos'

Parte del equipo que se instaló para intervenir correos y teléfonos móviles operó en una oficina en el sexto piso del edificio Oceanía Business

Los nombres de los hermanos Martinelli Linares y de Btesh surgieron entre las 11 pruebas que introdujo el MP.

En el piso 6 del edificio Oceanía Business de Punta Pacífica operó parte del equipo que se utilizó para los ‘pinchazos telefónicos' ilegales durante la administración de Ricardo Martinelli (2009-2014). Así lo reveló el fiscal Ricaurte González, quien detalló que el inmueble pertenece al empresario Gabriel ‘Gaby' Btesh, considerado integrante del ‘círculo cero' del exmandatario.

En el edificio operaba la empresa Megaly International Investment, que mantenía un contrato por el servicio de internet de 10 megabytes que, a juicio del fiscal González, es importante para el trasiego de información en alta velocidad.

‘Ya vamos nosotros relacionando personas del círculo bien cercano al señor acusado', señaló el fiscal. Agregó que en ese edificio marcó un IP (número de identificación) de uno de los servicios que se utilizaron para realizar las interceptaciones ilegales a los correos y teléfonos móviles de las más de 150 personas víctimas de los ‘pinchazos'.

La defensa legal de Martinelli insistió en que hasta el momento el Ministerio Público no ha logrado demostrar la participación del expresidente en los hechos por los que se le acusa.

Alfredo Vallarino, abogado del equipo de la defensa del exmandatario, indicó que las pruebas introducidas por el Ministerio Público no mencionan a su cliente.

Durante el quinto día de juicio oral contra Martinelli, no solo salió a relucir el nombre del empresario ‘Gaby' Btesh, quien mantiene una orden de captura internacional por otro proceso, sino también los de los hijos del exmandatario, Ricardo Alberto Martinelli Linares y Luis Enrique Martinelli Linares, quienes actualmente se encuentran con una medida cautelar de fianza en Estados Unidos por un asunto migratorio y que mantienen procesos abiertos en Panamá.

Los nombres de los hermanos Martinelli Linares y de Btesh surgieron entre las 11 pruebas que introdujo por lectura, este miércoles, el Ministerio Público en el juicio al expresidente Martinelli.

En el caso de los hermanos Martinelli Linares, se trata de la prueba número 38 contenida en el oficio de apertura de juicio y que está relacionada con una certificación del Registro Público de la sociedad anónima Casiopea Panamá, S.A.

Los hermanos Martinelli Linares aparecen como directores y el exmandatario, como presidente de la sociedad; sin embargo, no se detalló la relación de esta empresa con el proceso.

El Tribunal de Juicio Oral, por su parte, rechazó la introducción de una prueba documental por solicitud de la defensa legal al argumentar que se trataba de un oficio dictado por el magistrado de la Corte Suprema de Justicia Harry Díaz, cuando actuaba como fiscal de la causa.

El abogado Vallarino alegó que un oficio de una autoridad judicial no puede considerarse como prueba. ‘Es como si la defensa emitiera un informe e intentara introducirlo como prueba', indicó.

Otras pruebas introducidas por lectura son dos certificaciones de la Corte Suprema de Justicia y una del Ministerio Público que comprueban que las interceptaciones telefónicas que se hicieron durante la administración gubernamental de Martinelli contra las 150 personas no fueron autorizadas por la Sala Penal de la Corte.

El Ministerio Público también introdujo una prueba que consiste en una certificación de la empresa israelí NSO Group Technologies, en la que detalla la venta que hizo para ‘uso exclusivo del Gobierno de Panamá' del sofware Pegasus.

En el contrato se detalla que el sistema fue adquirido por el Consejo de Seguridad Nacional y que fue firmado por Gustavo Pérez en su calidad de director de la institución.

El juicio oral contra Martinelli entra desde hoy en un receso de siete días para permitir que los abogados defensores puedan analizar los siete cuadernillos que contienen toda la información recabada de las víctimas de los ‘pinchazos telefónicos'.