Panamá,25º

07 de Dec de 2019

Nacional

Políticas culturales, la vía para reducir la desigualdad en la ciudad

En el actual quinquenio, la Alcaldía ha fomentado en la capital diversos proyectos culturales dirigidos a la ciudadanía con el fin de reforzar sus políticas culturales. Los Puntos de Cultura son solo un ejemplo de la red de trabajo que lograron consolidar

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), las políticas culturales han ido evolucionando con el correr del tiempo, tanto que hoy en día abarcan las letras y las artes, y un campo mucho más vasto: los modos de vida, las formas de convivencias, los sistemas de valores, las tradiciones y las creencias.

Al ser un ente rector en este tema, la Unesco apoya a los Estados miembros en la tarea de revisar y actualizar sus políticas culturales con un doble propósito: en primer lugar desarrollar el sector cultural, tratando de satisfacer concretamente la necesidad existente en materia de legislación, formación de administradores culturales y gestión de los recursos culturales; y, en segundo lugar, lograr que la cultura ocupe el puesto que le corresponde en todas las políticas de desarrollo, y más concretamente en las relativas a la educación, la ciencia, la comunicación, la salud, el medio ambiente y el turismo.

‘Se necesitan normas públicas que tengan el objetivo de resaltar que los derechos culturales forman parte de los derechos humanos',

ALONSO RAMOS

SOCIOLÓGO

En Panamá, la Alcaldía estableció a través de la Dirección de Cultura y Educación Ciudadana, estrategias programáticas durante este quinquenio (2014-2019), que estuvieron orientadas en lograr que los derechos culturales de todas las personas y comunidades del distrito fueran reconocidas, promovidas y garantizadas como componentes de una sociedad que respeta la igualdad, la dignidad humana y la no discriminación.

Esta iniciativa institucional ha incorporado cuestiones fundamentales como la lengua, la producción cultural y artística; la participación en la cultura, el patrimonio cultural, los derechos de autor, las minorías y el acceso a la cultura, la inter, pluri y multiculturalidad; la infraestructura y los servicios culturales, así como una visión sobre el rol de los actores de la cultura en el desarrollo, entre otros temas, según el sociólogo Alonso Ramos, subdirector de Educación Ciudadana del municipio.

Uno de los programas establecidos a partir de estas normas municipales, agregó Ramos, toma cuerpo y vida a través del programa ‘Puntos de Cultura', un espacio que se propone como una articulación institucional entre el municipio, juntas comunales (representación del primer nivel territorial del país: el corregimiento), escuelas del Ministerio de Educación y grupos de sociedad civil presentes en las comunidades educativas de los colegios y los ciudadanos.

El sociólogo recomendó que ante estos pequeños avances, el país necesita enfocarse en la creación de políticas culturales, más que en cualquier otra política pública, ya que estas trabajan desde la diversidad.

‘Se necesitan normas públicas que tengan el objetivo de resaltar que los derechos culturales forman parte de los derechos humanos, y destacar que estos también son parte del camino que nos lleva a su efectivo cumplimiento', señaló.

Además, resaltó que Panamá no ha tenido en los últimos 25 años políticas culturales estructurales que partieran de esta base y situaran la equidad en el centro de su agenda.

A juicio del especialista, no solo alcanza con promover la igualdad de posibilidades, sino que hay que establecer políticas e instituciones que promuevan libertades y normas legales básicas.

‘La promoción de la equidad implica desarrollar intervenciones específicas en función de las diferentes necesidades, con el objetivo de reducir las desigualdades en la participación, producción y toma de decisiones', apuntó el sociológo.

PUNTOS DE CULTURA

Creados desde la Dirección de Cultura y Educación Ciudadana del municipio, estos buscan obtener resultados como:

Que el programa sea una vitrina nacional que facilite la inclusión de políticas culturales y locales en la agenda de los municipios en el marco de la descentralización.

Que fortalezca al sector cultural profesionalmente, con herramientas para la sostenibilidad de sus proyectos, con sensibilidad social.

Ramos, criticó el hecho que desde el imaginario imperante en Panamá, la cultura ha sido siempre representada como sinónimo de producción artística (alta cultura), exclusivamente vinculada al uso creativo de los excedentes y riquezas sociales de ciertos grupos de la minoría .

‘Esta visión mal estructurada de la cultura deja por fuera múltiples y variadas formas que la misma asume, impidiendo el reconocimiento de los aportes que esta puede ofrecer en la configuración de identidades, cohesión e inclusión social, así como también en la generación de empleo, el ingreso de divisas y la exportación de bienes y servicios de base cultural', recalcó.

Entre los impactos esperados dentro del programa de Puntos de Cultura está: ser una vitrina a nivel nacional que facilite la inclusión de políticas culturales locales en la agenda de los municipios en el marco de la descentralización, fortalecer al sector cultural profesionalmente con herramientas para la sostenibilidad de sus proyectos, con sensibilidad social y con capacidades sólidas para participar en la construcción de las políticas culturales de alcance local y nacional; e impulsar procesos de abajo hacia arriba que desemboquen en una demanda y articulación de espacios y procesos culturales como una necesidad en sus comunidades.

El sociólogo concluyó estableciendo que hoy en día se está tratando de construir una estrategia cultural que permita el diálogo, y que a la vez se den espacios que posibiliten el reconocimiento de nuevas expresiones culturales, generar lugares para la creatividad, asegurar la desconcentración territorial, propiciar el registro de la memoria de la ciudad, generar encuentros para la innovación ciudadana y la convivencia pacífica, y otros elementos que son fundamentales en cualquier política cultural actual.